YUPIK ALASQUEÑO CENTRAL

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

yup'ik ['jupːik]

Nombre español

yupik alasqueño central ['ʤupik alas'keɲo θen'tral]

Nombre inglés

Central Alaskan Yup'ik ['sɛntrəl ə'læskən 'jupɪk]

Filiación lingüística

familia esquimal-aleutiana / grupo esquimal / continuo dialectal yupik

Hablado en

Estados Unidos#

Número de hablantes

10.400 (2010)

Dialectos principales

yugtun, cup'ik, cup'ig, yup'ik de Norton Sound, yup'ik de Egegik

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

mediados s. XIX

Tipología sintáctica

S-O-V

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

Descripción

El yupik alasqueño central (también conocido como yup'ik o yupik alasqueño) representa la principal variedad del continuo dialectal homónimo, que pertenece al grupo esquimal de las lenguas esquimal-aleutianas. Se habla en una franja costera del suroeste del estado norteamericano de Alaska que se extiende desde Norton Sound hasta la península de Alaska, así como en la vecina isla Nunivak. Aunque el yupik alasqueño central está reconocido como idioma oficial de carácter local en este territorio y forma parte del sistema educativo primario, se halla en peligro de extinción debido a que las generaciones más jóvenes lo están abandonando en favor del inglés, lengua de prestigio sociocultural en Alaska. Desde el punto de vista gramatical, esta variedad yupik representa un estadio de transición entre las lenguas esquimales de Alaska (alutiiq e iñupiat) y las siberianas.

 

Al igual que otras variedades esquimales de la región ártica, el yupik alasqueño central está integrado por distintos dialectos locales que presentan diferencias fonológicas y léxicas (pese a lo cual resultan mutuamente inteligibles en su mayor parte):

 

Yup'ik de Norton Sound. Variedad hablada en la bahía de Norton Sound e integrada por los subdialectos unaliq (con centros en las localidades de Golovin, Elim y St. Michael) y kotlik (en el municipio homónimo situado en la costa sur de Norton Sound).

 

Yugtun (o yup'ik central general). Variedad estándar de la lengua hablada entre la desembocadura de los ríos Yukón y Kuskokwim, en donde se conoce de forma local como yup'ik y yupiaq, respectivamente.

 

Cup'ik (o cugtun). Dialecto hablado en las localidades de Chevak y Hooper Bay. El subdialecto usado en la primera de ellas se caracteriza por la pronunciación africada [ʧ] de la aproximante [j] (como en la consonante inicial del propio nombre “cup'ik”, variante de “yup'ik”).

 

Cup'ig (o cup'ig de Nunivak). Variedad yupik divergente de la isla Nunivak que, al igual que el anterior dialecto cup'ik, transforma [j] en [ʧ].

 

Yup'ik de Egegik. Dialecto extinto hablado antiguamente en la localidad costera de Egegik, situada en la costa nororiental de la península de Alaska.

 

El yupik alasqueño central es una lengua de tradición oral que históricamente ha carecido de un sistema de escritura propio. Su principal corpus literario está integrado por leyendas tradicionales anónimas (conocidas como quliraq) y narraciones históricas de carácter personal (qanemciq). Con anterioridad a la venta de Alaska a Estados Unidos en 1867, el ruso ―introducido en la bahía de Bristol en la década de 1840 por misioneros ortodoxos― era la principal lengua de cultura en el suroeste de este territorio, y numerosos términos de este idioma eslavo penetraron en el yupik alasqueño central (que empleaba el alfabeto cirílico para su escritura), como kass'aq ‘blanco’, caanik ‘tetera’, cass'aq ‘reloj’, kalantaassaq ‘lápiz’, luussitaq ‘caballo’, mass'laq ‘mantequilla’ o muluk'uuq ‘leche’. Tras integrarse Alaska a la esfera política y cultural de Estados Unidos, el inglés (y con él el alfabeto latino) se convirtió en la nueva lengua de influencia cultural, y desde entonces han penetrado en yup'ik numerosos anglicismos (aunque adaptados fonéticamente), como ingek ‘tinta’ (obsérvese la presencia de la vocal epentética -e- para evitar el grupo consonántico -nk del inglés ink, no permitido por el sistema fonológico de esta variedad esquimal), patitussaaq ‘patata’, tiiviiq ‘televisión’ o piipiq ‘bebé’.

 

Tras la llegada de los hermanos moravos a la bahía de Kuskokwim en 1885 y de los jesuitas al delta del Yukón un año más tarde, el alfabeto latino (aunque en distintas variedades ortográficas) se convirtió en el principal instrumento cultural para la evangelización del pueblo yupik, a través de traducciones de textos bíblicos, gramáticas y diccionarios. La moderna ortografía del yupik alasqueño central está basada en un sistema de escritura desarrollado en la década de 1960 por la Universidad de Alaska en Fairbanks, introducido en 1970 para el inicio de los programas educativos bilingües y estandarizado en su forma actual en 1973, que adaptó y unificó la pronunciación de los sonidos de la lengua a las letras latinas.

 

A continuación se ilustran los caracteres que componen el moderno alfabeto yupik alasqueño y su correspondencia con los sonidos de la lengua que representan:

 

ALFABETO YUPIK ALASQUEÑO

a

c

e

g

gg

i

k

l

ll

m

ḿ

n

ń

ng

ńg

p

q

r

rr

s

ss

t

u

û

v

vv

w

y

a

ʧ/ts

ə

ɣ

x

i/e

k

l/ɮ

ɬ

m

n

ŋ

ŋ̊

p

q

ʁ

χ

z

s

t

u/o

w

v/w

f

j

 

Adicionalmente, el yupik alasqueño central posee los dígrafos u͡g /ɣʷ/ y u͡r /ʁʷ/. El dialecto cup'ik de Chevak carece del sonido fricativo labiovelar /xʷ/ (como en wani ['xʷani] ‘aquí’), de forma que emplea w para representar la aproximante sonora [w] y ww para indicar su correlato sordo [ẘ] (como en pawani [pa'wani] ‘ahí detrás’ y atawwaugug [ata'ẘauɣuɣ] ‘es una bendición’). La consonante africada c /ʧ/ presenta el alófono alveolar [ts] delante de la vocal central de timbre impreciso e [ə] (ej.: cetuk ['tsətuk] ‘uña’). Por el contrario, la labiovelar aproximante [w] es una variante fonética de v /v/ que precede a cualquier vocal menos e. En los dialectos cup'ik y cup'ig, la aproximante palatal y /j/ se pronuncia como el sonido africado [ʧ]. Las nasales sordas ḿ //, ń // y ńg /ŋ̊/ representan la articulación de sus correlatos sonoros tras consonantes oclusivas o fricativas sordas geminadas (ej.: pakma ['paka] ‘¡ahí arriba!’, errneq ['əχn̥əq] ‘amanecer’); cuando este ensordecimiento no resulta predecible según la anterior regla fonológica, se indica mediante una raya sobre la consonante nasal (ej.: pian̄aku [piæ'aku] ‘devolverlo ahí’). Las vocales altas i /i/, u /u/ rebajan su articulación a [e], [o] (respectivamente) en las proximidades de las consonantes uvulares q /q/, r /ʁ/ o la vocal posterior a /a/ (ej.: amiq ['ameq] ‘piel’, uquq ['oqoq] ‘aceite’, yuarun ['juaʁon] ‘canción’).

 

Como es habitual en las lenguas esquimales, las variantes alargadas de las vocales se representan como letras dobles (aa [aː], ii [iː]/[eː], uu [uː]/[oː], pero no e [ə]). Los siguientes diptongos (equivalentes fonológicamente a vocales largas) también pueden desempeñar la función de núcleo silábico: ai, au, ia, iu, ua, ui. Los únicos grupos consonánticos permitidos aparecen en interior de palabra. En el caso de las consonantes geminadas, sólo las creadas como resultado de procesos morfonológicos impredecibles en la lengua se indican mediante un apóstrofo ('), como en el etnónimo yup'ik ['jupːik] (término formado por la fusión de yuk ‘persona’ y pik ‘real’ en el que el grupo consonántico [kp] experimenta una asimilación progresiva a [pp]) frente a yupiaq ['jupːiaq] (en donde el alargamiento de la [p] resulta predecible entre una vocal corta y otra larga).

 

En 1900, un chamán local llamado Uyaquq, que ayudaba a los hermanos moravos del oeste de Alaska en labores de evangelización, inventó un sistema de escritura silábico para la representación del yup'ik central general conocido como silabario yugtun. En sus orígenes, esta escritura estaba basada en pictogramas que servían como elementos mnemotécticos para recordar pasajes de la Biblia, aunque durante los cinco años siguientes a su creación Uyaquq adaptó estos símbolos jeroglíficos para que funcionaran como silabogramas que permitían reproducir exactamente los sonidos de la lengua. Para ello, Uyaquq identificó los fonemas y las estructuras silábicas integrantes de su idioma materno y los expresó de forma sistemática mediante caracteres únicos: por un lado vocales independientes (a, e, i, u) y por otro sus combinaciones con consonantes iniciales (p-, v-, m-, t-, s-/ts-, n-, k-, g-, ng-, q-, r-, y-, l-) y variantes de estas últimas en posición final de sílaba. En su forma final, los silabogramas yugtun poseían un diseño cursivo.

 

Texto manuscrito de Uyaquq representado mediante el silabario yugtun.

 

El silabario yugtun constituye un caso único de protoescritura pictográfica que evoluciona a un verdadero sistema de escritura en un periodo limitado de tiempo y, gracias a las anotaciones de Uyaquq, de manera progresiva y sistemática. Pese a su originalidad, el silabario yugtun no fue la única escritura pictográfica creada para la representación de las lenguas vernáculas de Alaska. Otros sistemas similares fueron desarrollados por Charley Krerruertsaun y Kiatuak (1909), Lily Savok (1914) y Edna Kenich (década de 1940), aunque ninguno de ellos completó el tránsito de protoescritura pictográfica a silabario.

 

“Padrenuestro” representado mediante los pictogramas ideográficos creados en 1909 en Kwigillingok por Charley Krerruertsaun (izquierda), junto con su transcripción yugtun y su traducción en alemán (derecha), publicado en “Untersuchungen zur Geschichte der Schrift” (Alfred Schmitt, 1981).

 

“Padrenuestro” representado mediante los pictogramas silábicos ideados por Kiatuak en 1909.

 

Al igual que el resto de lenguas esquimal-aleutianas, el yupik alasqueño central posee una morfología polisintética, basada en la sufijación ordenada de morfemas léxicos (derivativos y flexivos) y elementos enclíticos a bases nominales y verbales para dar lugar a “palabras-oración”, que expresan el significado de una cláusula completa. Las distintas combinaciones entre los primeros (alrededor de cuatrocientos) y las segundas (más de dos mil) producen la enorme riqueza morfológica de esta variedad yupik. Por ejemplo, a partir de una base nominal como angya ‘barco’ se obtiene la “palabra-oración” angyarpaliyukapigtellruunga ‘deseaba mucho construir un gran barco’, término polisintético formado por la sufijación a la anterior raíz de los morfemas -pa ‘grande’, -li ‘construir’, -yu [modalidad desiderativa], -kapigte ‘mucho’, -llru [tiempo pasado] y -unga [1ª pers. sg.] (Miyaoka, 2012). Esta riqueza morfológica ha permitido al yupik central crear neologismos que de otro modo habría tenido que tomar prestados del inglés, como iqairissuun ‘lavadora’ (literalmente, ‘aparato para eliminar la suciedad de las cosas’) o tengssuun ‘avión’ (‘aparato para volar’), o incluso producir formas mixtas como vote-allruunga / vuutallruunga ‘voté’.

 

El yupik alasqueño central carece de marcas gramaticales explícitas de género y artículo, aunque por el contrario establece una triple distinción de número (singular, dual, plural). Al igual que el resto de lenguas esquimales, distingue ocho casos nominales: absolutivo, ergativo (que también incluye el genitivo), locativo, instrumental, ablativo, adlativo, prolativo y semblativo. Dentro de la flexión verbal existen marcas gramaticales que indican tiempo, aspecto, modo (indicativo, gerundivo, interrogativo, optativo, conectivo, apositivo) y concordancia verbal con sujeto y objeto (como en elitnauristem assikai mikelnguut ‘al profesor le gustan los niños’, en donde el sufijo -ai expresa de forma simultánea la concordancia del verbo assik ‘gustar’ con un sujeto agente de 3ª persona singular y un objeto paciente de 3ª persona plural).

 

El orden sintáctico básico dentro de la oración es Sujeto-Objeto-Verbo (ya que es el único capaz de desambiguar estructuras similares como elitnauristet mikelnguut assikait ‘a los profesores les gustan los niños’ y mikelnguut elitnauristet assikait ‘a los niños les gustan los profesores’), aunque el sujeto suele expresarse como un sufijo verbal (ej.: angyaq kiputaa ‘compra un barco’). Con oraciones transitivas que requieren un sujeto agente en caso ergativo, el objeto también puede indicarse como un sufijo de concordancia verbal (ej.: angutem tuqutellruaa ‘el hombre lo mató’). En todo caso, la riqueza morfológica del yupik alasqueño central hace que prácticamente cualquier disposición de los constituyentes oracionales sea posible, siempre que los sufijos de caso nominal indiquen claramente la función sintáctica de cada elemento.

 

Los pronombres numerales (del 1 al 10) en el dialecto yugtun son los siguientes: atauciq, malruk, pingayun, cetaman, talliman, arvinlegen, malrunlegen, pingayunlegen, qulngunritaraan, qula. Al igual que otras variedades esquimales, el yupik alasqueño central ha empleado tradicionalmente un sistema numérico vigesimal (formado por la combinación de veinte numerales básicos), de forma que 30 se expresaba como “20+10” (yuinaq qula), 40 como “20×2” (yuinaaq malruk), 50 como “20×2+10” (yuinaq malruk qulen), etc. En la actualidad, el anterior sistema decimal resulta más habitual por influencia del inglés.

 

Texto ilustrativo

1 Ayagniqarraami Agayutem ellarpak nuna-llu piliaqellruak. 2 Nuna-llu eluciinani imaunani-llu. Tang'erem mer'em-llu caqumaluku. Agayutem-llu anernera pekluni anuqerpagtun mer'em qaingakun; 3 Tua-llu Agayun alerquiguq, “Tanqigtangli” Tanqik-llu piurrluni. 4 Agayutem-llu tanqik tangrramiu assikaa: Elliin-llu avtak tanqik tan'geq-llu. 5 Aciraa-llu tanqik ernermek, tan'geq-llu unugmek; atakuq pelluggaartelluku unuakurtuq tua-i tauna erenret ciuqliat.

Ayagniqarraami (1:1-5)

════════════════════════════════════

1 Al principio Dios creó el cielo y la tierra. 2 La tierra era algo informe y vacío, las tinieblas cubrían el abismo, y el soplo de Dios aleteaba sobre las aguas. 3 Entonces Dios dijo: “Hágase la luz”. Y la luz se hizo. 4 Dios vio que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas; 5 y llamó “día” a la luz y “noche” a las tinieblas. Así hubo una tarde y una mañana: éste fue el primer día.

Génesis (1:1-5)



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco