Lenguas ESQUIMAL-ALEUTIANAs

 

La familia esquimal-aleutiana (también llamada esquimo-aleutiana, aleutiano-esquimal o eskaleuta) es una agrupación lingüística independiente de la región ártica que se extiende entre Groenlandia (territorio autónomo de Dinamarca), norte de América (Canadá y Estados Unidos) y Siberia oriental (Rusia). Fuera de esta región circumpolar, existe una importante comunidad de hablantes de groenlandés (dialecto esquimal oriental) en Dinamarca. Dado que los hablantes de lenguas esquimal-aleutianas residen en la tundra ártica, donde los árboles no pueden crecer debido al frío extremo y las condiciones del suelo, su hábitat se limita fundamentalmente al extenso litoral costero de más de 8.500 kilómetros que se extiende desde el golfo de Alaska (en el sur del estado norteamericano homónimo) hasta la costa suroriental de Groenlandia (la mayor isla del mundo tras Australia, situada en el Atlántico Norte), y que recorre el mar de Bering, el mar de Chukotka, el océano Ártico, la bahía de Hudson y la bahía de Baffin.

 

Como su propio nombre indica, la familia esquimal-aleutiana está integrada por dos variedades genéticamente relacionadas: esquimal ―nombre genérico de una serie de lenguas afines habladas por el macrogrupo étnico homónimo, que recibe distintas denominaciones en cada uno de los anteriores territorios árticos: inuit (Groenlandia y norte de Canadá y Alaska), yupik (suroeste de Alaska y noreste de Siberia) y yuit (Siberia nororiental)― y aleuta ―idioma materno de los pobladores de las islas Aleutianas, inmenso archipiélago volcánico en forma de arco que se extiende desde el suroeste de Alaska hasta la península de Kamchatka, en el este de Siberia. Aunque estas dos variedades presentan una clara relación filogenética y gramatical que apunta a un origen común (proto-esquimal-aleuta), sus sistemas fonológico, morfológico y léxico difieren considerablemente como resultado de un proceso de separación que se inició hace más de 4.000 años. En menor medida ―aunque también de forma evidente―, las dos variedades principales que integran las lenguas esquimales, inuit y yupik, muestran marcadas diferencias, como resultado de su escisión de la originaria protolengua común, que se produjo a comienzos del primer milenio de la era cristiana.

 

 

Estudio histórico

 

Aunque los vikingos fueron los primeros occidentales en conocer la existencia de las lenguas esquimales tras arribar a las costas de Groenlandia a comienzos del siglo IX, su estudio y clasificación lingüística no se inició hasta mediados del XVIII, con la publicación de los primeros diccionarios y gramáticas por parte de los misioneros dano-noruegos llegados a esta macroisla. El posterior descubrimiento del aleuta y su inequívoca relación gramatical con las lenguas esquimales permitió al filólogo danés Rasmus Rask postular en 1819 la existencia de la familia esquimal-aleutiana. No obstante, dado que el trabajo de Rask permaneció sin publicar durante cerca de un siglo, el estudio comparativo de esta agrupación lingüística no se retomó hasta mediados del siglo XX.

 

Pese a los intentos de la lingüística moderna por relacionar las lenguas esquimal-aleutianas con otras agrupaciones de su entorno ―como la familia na-dené de Alaska y el noreste de Canadá, las lenguas paleosiberianas del grupo yeniseico habladas en Siberia central, el ainú de la isla japonesa septentrional de Hokkaido e incluso el grupo samoyedo de las lenguas urálicas―, las semejanzas gramaticales descubiertas son meramente circunstanciales, producto de su convivencia en un Sprachbund o área lingüística común, por lo que las lenguas esquimal-aleutianas deben ser consideradas a efectos clasificatorios como una agrupación independiente y una de las familias lingüísticas nativas de América. En este sentido, se ha planteado la posibilidad de que representen el estadio terminal de las migraciones prehistóricas desde Asia a través del estrecho de Bering, que tuvieron lugar hace 4.000-6.000 años, lo que explicaría su divergencia con respecto a otras familias lingüísticas de Norteamérica. Tras establecerse en Alaska, los primitivos hablantes de proto-esquimal-aleuta se expandieron en diferentes direcciones: hacia el sur (islas Aleutianas), el oeste (Canadá y Groenlandia) y de nuevo hacia el este (Siberia nororiental).

 

En la actualidad, determinadas comunidades de hablantes de lenguas esquimales ―especialmente en Canadá y Groenlandia― consideran que el término genérico “esquimal” (exónimo de origen incierto, aunque supuestamente relacionado con una palabra algonquina que significa ‘devoradores de carne’) es derogatorio e impreciso y emplean en su lugar la denominación “inuit” (plural de inuk ‘persona’) para referirse al conjunto de sus pueblos y lenguas ―como el Consejo Circumpolar Inuit (Inuit Issittormiut Siunnersuisoqatigiifiat en groenlandés); pese a que este último nombre es aceptado por la mayoría de sus hablantes, en modo alguno es universal, ya que el grupo étnico yupik de Alaska y Siberia rechaza la denominación “inuit” al considerarse discriminado por un término que ni siquiera existe en su idioma, aunque acepta el nombre genérico “esquimal”. En esta tesitura, este último exónimo neutro, libre de connotaciones etnográficas y sociopolíticas, resulta adecuado para referirse al conjunto de las lenguas esquimales ―y únicamente a ellas― habladas por los pueblos inuit, yupik y yuit.

 

 

Clasificación de las lenguas esquimal-aleutianas

 

Cada una de las tres variedades principales que componen la familia esquimal-aleutiana ―inuit, yupik y aleuta― esta integrada por un conjunto de dialectos afines, por lo que el término “continuo dialectal” en lugar de “lengua” describe más adecuadamente su naturaleza lingüística. De esta forma, el continuo dialectal inuit (conocido localmente como inuit uqausingit ‘lengua inuit’, literalmente ‘lo que las personas usan para hablar’) se extiende desde la ciudad costera de Unalakleet (en el oeste de Alaska) a través del norte de Canadá hasta el sur de Groenlandia. Las cuatro variedades dialectales que lo integran a lo largo de la anterior región ártica se conocen como iñupiat (noroeste y norte de Alaska), inuvialuktun (noroeste de Canadá), inuktitut (principal dialecto inuit hablado en el norte y el noreste de Canadá) y groenlandés (oeste de Groenlandia). El iñupiaq (o inuit occidental) se diferencia de los dialectos más orientales por la conservación de rasgos fonológicos y gramaticales afines a la variedad yupik, mientras que estos últimos se caracterizan por una asimilación consonántica progresiva (por ejemplo, el término iñupiaq kumlu ‘pulgar’ presenta la evolución de formas kuvlu-kublu-kulluk a lo largo del eje Canadá-Groenlandia) y diferencias léxicas.

 

El continuo dialectal yupik del suroeste de Alaska y el noreste de Siberia, por su parte, presenta una gran divergencia interna en sus sistemas fonológico, morfológico y léxico, por lo que la comunicación mutua resulta limitada y problemática: los dos dialectos orientales, naukan y yupik siberiano central (hablados en la península de Chukchi), poseen incluso una mayor afinidad lingüística con el inuit que con el resto de variedades yupik, mientras que los occidentales yupik alasqueño central (costa suroccidental de Alaska) y alutiiq (golfo de Alaska) están integrados a su vez por varios subdialectos divergentes (aunque mutuamente inteligibles). La variedad extinta sirenik del este de la península de Chukchi, tradicionalmente considerada como una lengua esquimal independiente, se puede clasificar también dentro del grupo yupik por su afinidad gramatical con los anteriores dialectos (aunque a diferencia de ellos carece de número dual). Los dialectos yupik se caracterizan por la conservación de la vocal /e/ del proto-esquimal, que se asimiló a /i/ en inuit (como en yupik alasqueño central neqa ‘comida’ frente a su correlato iñupiat niqi, ambos procedentes del proto-esquimal *neqe).

 

El continuo dialectal aleuta de las islas Aleutianas, Pribilof y del Comandante, extenso archipiélago que se extiende desde el suroeste de Alaska hasta la península de Kamchatka, está integrado igualmente por varios dialectos que, en función de sus semejanzas y diferencias fonológicas y gramaticales, se clasifican dentro de dos agrupaciones regionales: aleutiano oriental (en las islas Aleutianas del este, desde Amukta y Pribilof hasta la península de Alaska) y aleutiano centro-occidental (en las islas Aleutianas occidentales de Atka, Attu y Bering). El aleuta se diferencia del inuit y el yupik por la ausencia de consonantes oclusivas bilabiales, la presencia de grupos consonánticos inexistentes en las otras dos variedades esquimales, una gran reducción de su morfología flexiva y una tipología sintáctica de ergatividad parcial. Por otro lado, la presencia continuada de comerciantes y colonos rusos en las islas Aleutianas durante los siglos XVIII y XIX hizo que numerosas palabras de su idioma penetraran en el vocabulario aleuta (a diferencia del inuit y el yupik de Alaska, expuestos culturalmente al inglés).

 

Las relaciones filogenéticas y geográficas entre las distintas lenguas esquimal-aleutianas permiten postular la siguiente clasificación general (en donde una cruz [†] señala las variedades lingüísticas ya desaparecidas o sin hablantes nativos):

 

1. Grupo esquimal

       1.1. inuit [N Alaska, N Canadá, Groenlandia]

             1.1.1. iñupiat (D)

             1.1.2. inuvialuktun (D)

             1.1.3. inuktitut (D)

             1.1.4. groenlandés (D)

       1.2. yupik [SO Alaska, NE Siberia]

             1.2.1. yupik alasqueño central (D)

             1.2.2. alutiiq (D)

             1.2.3. yupik siberiano central (D)

             1.2.4. naukan (D)

             1.2.5. sirenik (D) (†)

2. aleuta [islas Aleutianas (Alaska)]

       2.1. aleutiano oriental (D)

       2.2. aleutiano centro-occidental (D)

 

 

Distribución geográfica de las lenguas esquimal-aleutianas

 

Las distintas variedades que integran los continuos dialectales inuit, yupik y aleuta se distribuyen en los siguientes territorios circumpolares:

 

SIBERIA (RUSIA) / ALASKA (ESTADOS UNIDOS)

yupik siberiano central (variedad yupik hablada en la costa suroriental de la península de Chukchi y en la vecina isla norteamericana de St. Lawrence, en el mar de Bering), aleuta (variedad divergente hablada en las islas Aleutianas, Pribilof y del Comandante, extenso archipiélago que se extiende desde el suroeste de Alaska hasta la península siberiana de Kamchatka).

 

SIBERIA (RUSIA)

naukan (variedad de transición entre el yupik siberiano central y el yupik alasqueño central hablada en las localidades de Uelen, Lavrentija y Lorino, situadas en la costa nororiental de la península de Chukchi), sirenik (variedad esquimal de la localidad de Sireniki, en la costa suroriental de Chukchi, que se extinguió tras la muerte de su último hablante nativo, una mujer llamada Valentina Wye, en enero de 1997).

 

ALASKA (ESTADOS UNIDOS)

iñupiat (dialecto inuit hablado a lo largo de la costa septentrional y noroccidental del estado norteamericano de Alaska), yupik alasqueño central (variedad yupik hablada en la costa suroccidental de Alaska), alutiiq (dialecto yupik de la costa occidental del golfo de Alaska).

 

CANADÁ

inuktitut (principal variedad inuit del norte de Canadá, hablada en una amplia región ártica que se extiende desde los Territorios del Noroeste hasta la península del Labrador), inuvialuktun (dialecto inuit en peligro de extinción hablado en la costa ártica de los Territorios del Noroeste y Nunavut, que tradicionalmente se ha considerado una variedad occidental del inuktitut).

 

GROENLANDIA

groenlandés (idioma oficial del territorio autónomo danés de Groenlandia).

 

En la actualidad, las lenguas esquimal-aleutianas cuentan con poco más de 110.000 hablantes nativos, repartidos de la siguiente manera (a fecha de 2010):

groenlandés

57.000

inuktitut

34.000

yupik alasqueño central

10.400

iñupiat

8.600

yupik siberiano central

1.200

inuvialuktun

630

alutiiq

200

aleuta

160

naukan

60

 

Características gramaticales de las lenguas esquimal-aleutianas

 

Las lenguas esquimal-aleutianas poseen un sistema fonológico similar al de otras variedades amerindias de Norteamérica, integrado por un reducido número de vocales (/i/, /a/, /u/ y sus correlatos largos, aunque algunas variedades yupik distinguen también una antigua vocal central de timbre impreciso /ə/) y series de consonantes oclusivas y fricativas sordas y sonoras (en ciertos dialectos yupik y en aleuta se establece también una oposición de sonoridad en las nasales, mientras que las variedades inuit de Alaska han conservado las fricativas retroflejas /ʂ/ y /ʐ/, presentes en la protolengua original). A diferencia de otras lenguas norteamericanas de Alaska y el norte de Canadá, como las familias na-dené y tsimshiánica, las lenguas esquimal-aleutianas carecen de consonantes eyectivas (rasgo fonológico afín a las lenguas paleosiberianas del grupo chucoto-kamchatkano).

 

La estructura silábica de estas variedades circumpolares impide la presencia de grupos consonánticos en el interior de la sílaba (tanto en posición prenuclear como posnuclear), aunque en aleuta la reducción y pérdida de la vocal silábica ha dado lugar a agrupaciones anómalas (compárese el sustantivo aleuta sla ‘temperatura’ con su correlato inuit sila). Incluso en aquellos casos en los que la unión de dos morfemas da lugar a grupos de consonantes pertenecientes a sílabas distintas, éstos tienden a reducirse a una única consonante geminada por asimilación, generalmente regresiva (como en “inuttitut”, variante de “inuktitut” en la pronunciación del dialecto nunavimmiutitut de Nunavik), o incluso se neutralizan en un único sonido consonante. En inuit, las únicas consonantes que pueden aparecer en posición final de sílaba son las oclusivas /p/, /t/, /k/, /q/ (aunque la adición de otros morfemas puede hacer que se pronuncien como sus correlatos sonoros). La estructura silábica de las lenguas esquimal-aleutianas responde al esquema general (C)V(V)(C) (en donde los paréntesis indican elementos opcionales), que produce las siguientes combinaciones (ilustradas con ejemplos en inuktitut):

            V         / una ‘éste’

            VV      / uuma ‘de éste’

            CV       / siku ‘hielo’

            CVV    ᑕᐃ / taina ‘ése’

            VC       ᐃᒡ / iglu ‘casa’

            VVC    ᐅᐊᑦᑎᐊᖅ / uattiaq ‘ya está’

            CVC    ᑐᒃ / tuktu ‘caribú’

            CVVC ᖁᐊᖅ / quaq ‘comida congelada’

 

Las lenguas esquimal-aleutianas presentan una tipología morfológica polisintética, un caso extremo de morfología aglutinante por sufijación en el que numerosos morfemas se añaden a un base léxica (nominal o verbal) en posiciones fijas para dar lugar a “palabras-oración”, constituyentes que equivalen morfológicamente a una sola palabra pero expresan el significado de una oración completa. Los siguientes dos ejemplos del inuktitut ilustran el polisintetismo morfológico de las lenguas esquimal-aleutianas:

            (1)       ᖃᖓᑕᓲᒃᑯᕕᒻᒨᕆᐊᖃᓛᖅᑐᖓ / qangatasuukkuvimmuuriaqalaaqtunga

‘tendré que ir al aeropuerto’

            (2)       igluliulaaqpunga

                        ‘construiré una casa’

La expresión polisintética de (1) está formada a partir de la base verbal qangata ‘volar’ mediante la adición de los sufijos -suuq [nominalizador], -kkut ‘grupo’, -vik ‘grande’, -mut [dativo singular], -aq ‘ir’, -jariaq [modo obligativo], -qaq ‘tener’, -laaq [tiempo futuro] y -tunga [primera persona singular], mientras que en (2) la base nominal iglu ‘casa’ recibe los sufijos léxicos -liuq ‘construir’, -laaq [tiempo futuro] y -punga [primera persona singular].

 

Como resultado de su polisintetismo, las lenguas esquimal-aleutianas poseen un número relativamente bajo de raíces (morfemas libres), que aparecen siempre en posición inicial de palabra, y un número aún menor de sufijos léxicos (morfemas trabados), que expresan un valor semántico completo (en muchos casos, equivalente al de un verbo). Las distintas combinaciones de las primeras con los segundos (a menudo acompañadas de asimilaciones fonológicas progresivas y regresivas) produce la riqueza morfológica de estas variedades árticas. Incluso en los casos en los que un sufijo léxico expresa su significado de forma independiente, es necesario que se añada a una raíz neutra. Las últimas posiciones morfológicas dentro de las “palabras-oración” de las lenguas esquimal-aleutianas están reservadas a los sufijos gramaticales propiamente dichos ―que indican las categorías de caso, persona y número (singular, dual y plural)― y a los clíticos o partículas oracionales ―que expresan valores de modalidad (indicativo, imperativo, interrogativo, optativo, participio), coordinación y subordinación. El único prefijo existente en estas lenguas es el pronombre anafórico ta- referido a un antecedente oracional (como en inuit una ‘éste’ → tauna ‘éste último’).

 

En el plano léxico, las variedades esquimal-aleutianas reflejan en su vocabulario la influencia cultural de las lenguas dominantes durante el periodo de colonización y evangelización que se inició a mediados del siglo XVIII: danés y alemán en Groenlandia, inglés y francés en Canadá y Alaska y ruso en las islas Aleutianas y Siberia nororiental. Por otro lado, el polisintetismo morfológico de la familia esquimal-aleutiana ha contribuido a difundir el mito ―gramaticalmente injustificado― de que estas lenguas poseen numerosos términos para nombrar el concepto “nieve” en sus diferentes formas y texturas (se han identificado alrededor de cien). En realidad, se trata de la misma base léxica nominal (con diferentes formas locales) que recibe distintos morfemas-sufijo para formar “palabras-oración” (de igual manera que en español se podrían expresar los mismos conceptos mediante la adición de adjetivos y complementos nominales al sustantivo “nieve”). A continuación se ilustran algunos ejemplos de estas expresiones polisintéticas en inuit que, pese a su apariencia de palabras individuales, están formadas por la unión de las bases nominales tla, kri y pri (indicadas en negrita) y uno o varios morfemas:

tla ‘nieve común’

tlacringit ‘nieve resquebrajada’

tlamo ‘nieve que cae en grandes copos húmedos’

tlapa ‘nieve en polvo’

tlapi ‘nieve de verano’

tlapinti ‘nieve que cae rápidamente’

tlapripta ‘nieve que te quema la cabeza y los párpados’

tlatim ‘nieve que cae en pequeños copos’

tlayinq ‘nieve mezclada con barro’

tlayopi ‘nieve inestable en la que te caes y mueres’

krikaya ‘nieve mezclada con vaho’

kriplyana ‘nieve de aspecto azul en la madrugada’

kripya ‘nieve derretida y recongelada’

kriyantli ‘bloques de nieve’

pritla ‘nieve para que jueguen los niños’

privtla ‘nieve derretida por la lluvia de primavera’

priyakli ‘nieve que parece que cae hacia arriba’

El empleo continuado de las anteriores expresiones polisintéticas ha dado incluso lugar a términos humorísticos creados mediante la adición de morfemas ingleses a la base léxica esquimal que significa “nieve”, como tlalam ‘nieve vendida a los turistas norteamericanos’, tlaman ‘nieve vendida a los turistas alemanes’, tlanip ‘nieve vendida a los turistas japoneses’ o tlaslo ‘nieve que cae lentamente’. De forma inversa, las lenguas esquimal-aleutianas también han contribuido al vocabulario internacional con términos inuit como kayak (qayaq), anorak (annoraaq), iglú (iglu) o komatik (qamutik), y aleutianos como parka.

 

Los nombres propios tradicionales en las lenguas esquimal-aleutianas (antropónimos y topónimos), asignados por los padres o por la comunidad, están tomados de elementos comunes de la naturaleza, bajo la creencia de que las personas y los lugares nombrados recibirán de esta forma algunas de las características de esos objetos, como Ujaraq ‘roca’, Nanuq ‘oso polar’, Nasak ‘sombrero’, Qajaq ‘kayak’, Iqaluit ‘peces’, Iglulik ‘casas’ o Inuvik ‘gente’. En ocasiones, el nombre de una persona refleja algún rasgo típico de su cuerpo o su personalidad, como Tulimak ‘costilla’, Itigaituk ‘sin pies’, Usuiituk ‘sin pene’, Anana ‘madre’ o Piujuq ‘hermosa’.

 

Desde el punto de vista sintáctico, las lenguas esquimal-aleutianas favorecen estructuras oracionales amplias en las que una cláusula principal es seguida por una o varias subordinadas. Los constituyentes oracionales se distribuyen alrededor de un orden básico Sujeto-Objeto-Verbo y muestran una alineación ergativo-absolutivo, en la que el sujeto agente de los verbos transitivos (A) aparece marcado en caso ergativo, mientras que el sujeto (agente o paciente) de los verbos intransitivos (S) y el objeto paciente de los transitivos (O) se indican en absolutivo (nominativo-acusativo), que es el caso nominal no marcado. En general, las variedades esquimales diferencian más casos nominales que el aleuta: locativo, instrumental, ablativo, adlativo (‘dirección hacia algo’), prolativo (‘mediante algo’) y semblativo (‘como algo’), aparte de los anteriores casos gramaticales absolutivo y ergativo. Todas las lenguas esquimales poseen sufijos de concordancia verbal con sujeto y objeto dentro de oraciones transitivas. En yupik, estos sufijos verbales reflejan también la alineación general ergativo-absolutivo, como en la siguiente oración:

            angute-m neqa ner-aa

hombre-erg.sg. pescado-abs.sg. comer-3sg.3sg.ind.

‘el hombre come el pescado’

 

Las lenguas esquimal-aleutianas se representan en la actualidad mediante dos sistemas de escritura: el alfabeto latino (introducido originariamente en Groenlandia a mediados del siglo XVIII por los misioneros dano-noruegos llegados a esta isla para predicar el Evangelio entre los pobladores nativos) y el silabario inuktitut (creado originariamente para la representación de las lenguas algonquinas ojibwa y cree e introducido en 1855 para la escritura del inuit del norte de Canadá). El aleuta se representó originariamente mediante el alfabeto cirílico introducido en las islas Aleutianas por los misioneros ortodoxos rusos en 1826, aunque tras la venta de Alaska a los Estados Unidos en 1867 el inglés se convirtió en la nueva lengua de influencia cultural (y con ella el alfabeto latino). Los primeros testimonios escritos de una lengua esquimal (groenlandés) aparecen incluidos en un libro de viajes del misionero luterano Hans Egede publicado en 1742 (Des alten Groenlands neue Perlustration), en el que los sonidos de esta variedad inuit oriental se representan mediante las letras del alfabeto danés.

 

Durante la primera mitad del siglo XX se crearon en Groenlandia, Norteamérica y Siberia distintas ortografías de base latina adaptadas a la pronunciación específica de las diferentes variedades inuit, yupik y aleuta. En 1976, el Consejo Circumpolar Inuit propuso una ortografía unificada para todas las lenguas esquimales basada en el alfabeto latino, que en la actualidad es el medio escrito más habitual (aunque en el territorio canadiense de Nunavut y en el norte de la provincia de Quebec el silabario inuktitut está reconocido como sistema de escritura co-oficial, junto con el anterior). Por otro lado, y debido al polisintetismo extremo de las lenguas esquimal-aleutianas, los textos digitales publicados en la actualidad suelen incluir párrafos con alineación izquierda en lugar de justificada en ambos márgenes (ya que este último formato de publicación daría lugar a un espaciado irregular entre las palabras).

 

 

Bibliografía

 

ALLEN, Shanley: Aspects of Argument Structure Acquisition in Inuktitut (Amsterdam: John Benjamins, 1996).

BOK-BENNEMA, Reineke: Case and Agreement in Inuit (Berlin: Foris Publications, 1991).

DORAIS, Louis-Jacques: The Language of the Inuit: Syntax, Semantics, and Society in the Arctic (McGill-Queen’s University Press, 2010).

FORTESCUE, Michael: A Comparative Manual of Affixes for the Inuit Dialects of Greenland, Canada and Alaska (Copenhaguen: Nyt Nordisk Forlag, 1983).

FORTESCUE, Michael: West Greenlandic (London: Croom Helm, 1984).

GEOGHEGAN, Richard Henry: The Aleut Language (Washington D.C.: US Department of the Interior, 1944).

JAHR, Ernst Håkon / BROCH, Ingvild (eds.): Language Contact in the Arctic (Berlin: Mouton de Gruyter, 1996).

MacLEAN, Edna Ahgeak: North Slope Iñupiaq Grammar (University of Alaska Fairbanks, 2000).

MAHIEU, Marc-Antoine / TERSIS, Nicole (eds.): Variations on Polysynthesis: The Eskaleut Languages (Amsterdam: John Benjamins, 2000).

MIYAOKA, Osahito: A Grammar of Central Alaskan Yupik (CAY) (Berlin: Walter de Gruyter, 2012).

NIELSEN, Flemming A.J.: Vestgrønlandsk grammatik (2014).

© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco