DYIRBAL

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

dyirbal ['cirbal]

Nombre español

dyirbal [ʤir'βal]

Nombre inglés

Dyirbal ['ʤɜrbəl]

Filiación lingüística

familia australiana / rama pama-ñungana / grupo pama-ñungano / subgrupo dyirbálico

Hablado en

Australia#

Número de hablantes

16 (2010)

Dialectos principales

ngadjan, waribarra mamu, dulgubarra mamu, gulngay, djirru, girramay, walmalbarra

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

comienzos s. XIX

Tipología sintáctica

S-O-V

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

Descripción

El dyirbal (o chirbal) pertenece al grupo pama-ñungano, subgrupo dyirbálico, de las lenguas australianas. Se habla en el noreste de Queensland, entre los municipios de Herberton y Ravenshoe. Al igual que la mayoría de lenguas aborígenes de Australia, el dyirbal se halla en peligro de extinción debido a la pérdida progresiva de hablantes ante el avance sociocultural del inglés. No obstante, es una de las lenguas australianas más estudiadas por la lingüística moderna, debido a lo excepcional de algunos de sus rasgos gramaticales (como la famosa categoría nominal que agrupa a sustantivos referidos a “mujeres, fuego y cosas peligrosas”).

 

Aunque el estudio filológico del dyirbal se inició a comienzos del siglo XIX con la publicación de los primeros glosarios, el verdadero interés de la lingüística hacia esta lengua aborigen comenzó en la década de 1960, gracias a los trabajos de campo del lingüista inglés Robert M. W. Dixon. Desde el punto de vista léxico, el dyirbal se ha caracterizado tradicionalmente (no tanto en la actualidad) por practicar el tabú lingüístico en las relaciones familiares “distantes”, de forma que a una persona le está prohibido hablar directamente con los parientes de su cónyuge que merecen respeto (como los suegros), mencionar su nombre o incluso nombrar ciertos conceptos, que son “tabú” y han de ser sustituidos por eufemismos o términos especializados. El lenguaje tabú empleado en dyirbal se conoce como dyalnguy, y está formado por un reducido número de palabras del lenguaje común o guwal (alrededor del 25 por ciento) con un contenido semántico limitado y especializado con respecto a sus equivalentes no tabú, mucho más precisos. Por ejemplo, la variedad tabú dyalnguy emplea un único eufemismo dyamuy ‘larva’ en situaciones en las que guwal posee hasta cuatro términos especializados: dyambun ‘larva grande del tronco de un árbol’, bugulum ‘larva pequeña de la corteza’, mandidya ‘larva del pino lechoso’ y gaban ‘larva de la acacia’. Igualmente, tres verbos guwal distintos como baygun ‘agitar’, dyindan ‘sacudir’ y banyin ‘golpear’ se neutralizan en un único verbo dyalnguy bubaman ‘agitar, sacudir o golpear’.

 

El sistema fonológico del dyirbal se caracteriza por la presencia de un reducido número de consonantes: dos series de oclusivas y nasales con cuatro puntos de articulación —bilabial /p/, /m/, alveolar /t/, /n/, palatal /c/, /ɲ/ y velar /k/, /ŋ/—, la vibrante múltiple /r/, la lateral /l/ y las aproximantes /w/, /ɽ/, /j/. Al igual que ocurre en el resto de lenguas australianas, se ha producido la neutralización de las oclusivas sordas y sus correlatos sonoros (con una articulación específica que depende del contexto fonético), aunque en la escritura todas ellas se suelen representar mediante las respectivas consonantes sonoras (b [p]/[b], d [t]/[d], dy [c]/[ʤ], g [k]/[ɡ]). El sistema vocálico del dyirbal es también típico dentro de la familia australiana, con las tres vocales básicas /a/, /i/, /u/ (aunque en ciertos contextos fonéticos a puede pronunciarse como [e] y u como [o]). El acento prosódico recae siempre en la primera sílaba de las palabras patrimoniales.

 

Al igual que la mayoría de lenguas pama-ñunganas, el dyirbal posee un sistema morfológico de carácter aglutinante que tiende hacia la sufijación, de forma que las relaciones gramaticales se expresan mediante morfemas añadidos como sufijos a una raíz léxica. Dentro de la flexión nominal, los sustantivos carecen de marcas gramaticales de género y número, aunque poseen sufijos que expresan ocho casos nominales: nominativo, ergativo, dativo, genitivo, instrumental, locativo, adlativo y ablativo. Uno de los rasgos gramaticales más llamativos del dyirbal es la presencia de un sistema de cuatro categorías nominales de carácter semántico indicadas mediantes clasificadores específicos: clase I (bayi) de sustantivos “masculinos” —hombres, la mayoría de los seres animados, la luna, los boomerangs, el dinero— (ej.: bayi yara ‘hombre’, bayi ganibarra ‘dingo’, bayi gagara ‘luna’), clase II (balan) de sustantivos “femeninos” —mujeres, agua, fuego, violencia, perros, pájaros, serpientes, peces, animales excepcionales, lenguas, el sol, las estrellas— (ej.: balan dyugumbil ‘mujer’, balan buya ‘campo de batalla’, balan guda ‘perro’, balan mamu ‘idioma mamu’, balan garri ‘sol’), clase III (balam) de sustantivos “comestibles” —fruta, verdura, frutos comestibles, cigarrillos, vino— (ej.: balam mirrany ‘judía negra’, balam dyuga ‘azúcar’, balam wuray ‘ciruela de Davidson’) y clase IV (bala) de sustantivos “inanimados” —resto de cosas: partes del cuerpo, piedras, carne, hierba, árboles…— (ej.: bala diban ‘piedra’, bala yugu ‘palo’, bala gawun ‘vestido’, bala wuray ‘ciruelo de Davidson’). Estas categorías nominales, de carácter semántico en lugar de genérico, están basadas en el universo cultural dyirbal: la mayoría de los seres animados no humanos se consideran “masculinos” (bayi); los pájaros representan el espíritu de las mujeres muertas, y por tanto se clasifican como “femeninos” (balan); la luna y el sol simbolizan en la mitología dyirbal al marido y la mujer (respectivamente), por lo que la primera se considera un sustantivo masculino y el segundo uno femenino. Los pronombres personales del dyirbal se distribuyen a lo largo de un sistema que diferencia dos personas (primera y segunda) y tres números (singular, dual y plural): ngadya ‘yo’, ngalidyi ‘nosotros (dos)’, nganadyi ‘nosotros (todos)’, nginda ‘tú’, nyubaladyi ‘vosotros (dos)’, nyuradyi ‘vosotros (todos)’. La función referencial del pronombre de tercera persona, ausente en la lengua, se expresa mediante otros procedimientos, como el empleo de las anteriores cuatro marcas de categoría nominal (ej.: bangum balan yanbanu ‘ella le preguntó a él’). Los pronombres numerales del 1 al 3 son yunggul, bulay y garrbu; a partir de 4 se forman mediante combinaciones de los anteriores (ej.: bulayirin-bulayirin ‘2-2’, bulayi-garrbu ‘2-3’, garrburun-garrburun ‘3-3’).

 

Los verbos en dyirbal carecen de marcas gramaticales de persona, número y tiempo. No obstante, poseen desinencias que indican transitividad (-l para verbos transitivos e -y para intransitivos) y modo —“real” (referido a situaciones ocurridas en el pasado o en el presente) e “irreal” (situaciones que pueden predecirse para el futuro o hechos universales basados en la observación). De esta manera, el dyirbal ha sustituido la habitual distinción temporal de la mayoría de lenguas del mundo (“presente-pasado-futuro”, “pretérito-no pretérito”) por un sistema modal equivalente a “futuro-no futuro”); por ejemplo, la raíz verbal bani- ‘llegar’ puede modificarse mediante las desinencias “real” -nyu (ej.: ngadya baninyu ‘llegué’) o “irreal” -ny (ej.: ngadya baniny ‘llegaré’). Otras marcas gramaticales añadidas a raíces verbales expresan negación (ej.: balga-m ‘no golpees’), reflexividad (ej.: balga-yiri-y ‘golpearse’) y reciprocidad (ej.: balgal-nbari-y ‘golpearse el uno al otro’).

 

El orden sintáctico no marcado dentro de la oración es Sujeto-Objeto-Verbo (ej.: girimugu dyugumbil bajan ‘la serpiente mordió a la mujer’), aunque en general existe una extraordinaria libertad en el orden de la frase, y otras estructuras son también posibles, como Sujeto-Verbo-Objeto (ej.: banggun ganibarragu budin bangun gujarra ‘el dingo se llevó a su hijo’) u Objeto-Sujeto-Verbo (ej.: bayi bargan banggul yaranggu dyurganyu ‘el hombre atravesó el wallabí con una lanza’). La estructura sintáctica del dyirbal se caracteriza por el fenómeno de la ergatividad parcial, una tipología mixta de carácter “ergativo-absolutivo” que se convierte en “nominativo-acusativo” cuando el sujeto y el objeto aparecen representados mediante pronombres. Mientras que las oraciones con sintagmas nominales sustantivos muestran la tipología “ergativo-absolutivo” típica de las lenguas australianas —en la que el sujeto agente de los verbos transitivos (A) posee una codificación sintáctica ergativa distinta a la del sujeto de los intransitivos (S) y el objeto de los transitivos (O), que desempeñan el papel de pacientes absolutivos—, las oraciones con pronombres se ajustan al modelo estándar “nominativo-acusativo” —en el que el sujeto de verbos transitivos e intransitivos aparece en caso nominativo, frente al objeto en acusativo. Véase los siguientes ejemplos:

(1) TIPOLOGÍA “NOMINATIVO-ACUSATIVO”

            ngadya baningu ‘vengo’ (S-V)

            nginda baningu ‘vienes’ (S-V)

            ngadya nginuna balgan ‘te pego’ (S-O-V)

            nginda ngayguna balgan ‘me pegas’ (S-O-V)

(2) TIPOLOGÍA “ERGATIVO-ABSOLUTIVO”

bayi yara walmanyu ‘el hombre se levantó’ (S-V)

            ngadya bayi yara balgan ‘golpeo al hombre’ (A-O-V)

banggul yaranggu balan dyugumbil balgan ‘el hombre golpea a la mujer’ (A-O-V)

ngayguna banggul yaranggu balgan ‘el hombre me golpea’ (O-A-V)

En (1), los pronombres ngadya ‘yo’ y nginda ‘tú’ mantienen su forma básica de nominativo en función de sujeto (intransitivo o transitivo), pero adoptan el caso acusativo (ngayguna y nginuna, respectivamente) como objetos de oraciones transitivas. En (2), el sustantivo bayi yara ‘el hombre’ aparece marcado en caso absolutivo como sujeto de un verbo intransitivo y como objeto de otro transitivo, mientras que se expresa en caso ergativo como sujeto de un verbo transitivo. No obstante, la lengua dyirbal moderna, por influencia del inglés, tiende a suprimir la marca de ergatividad en los sujetos de verbos transitivos (por ejemplo, la anterior oración tradicional banggun ganibarragu budin bangun gujarra ‘el dingo se llevó a su hijo’ se puede expresar en el lenguaje de los más jóvenes como bayi ganibarra budin bangun gujarra).

 

Texto ilustrativo

Yimburrinyu yirri

galbarrayarranyu

gunggarrimu janghirr

jarrugan bunangan

yimanbangu gabi

gulnggangu barrbandal.

Yidiny-yidiny guwal

jayanu yadanyu

wambinamu junggay.

Ngawaru yidinyba

guwal balan mamu.

Arrastrando hojas para su nido,

comenzando a cantar,

a medida que la luz va desapareciendo desde el norte,

el faisán viaja lejos

y sacude las ramas de la higuera,

colmada de frutos como un árbol.

Habla en yidiny todo el tiempo,

ya que tiene que usar otro idioma

para cruzan fronteras.

Con su voz habla yidiny,

pero su idioma propio es mamu.

Cambiando de casa (canción tradicional dyirbal)



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco