MALGACHE

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

malagasy [malə'ɡasʲ]

Nombre español

malgache [mal'ɡaʧe]

Nombre inglés

Malagasy [mælə'ɡæsi]

Filiación lingüística

familia austronesia > grupo malayo-polinesio > rama occidental > subgrupo borneano > grupo barito > subgrupo barito oriental

Hablado en

Madagascarº¹, Comoras#, Mayotte (Francia)#, Reunión (Francia)#

Número de hablantes

18.000.000 (2010)

Dialectos principales

malgache oriental, malgache occidental, bushi, kiantalaotsi

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

s. XVII

Tipología sintáctica

V-O-S

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

ESQUEMA

1.        Introducción

2.        Evolución histórica

3.        Ortografía y pronunciación

4.        Morfología

5.        Sintaxis

6.        Texto ilustrativo

 

 

Introducción

 

El malgache ―glotónimo procedente del francés “malgache”, transcripción fonética en esta lengua del etnónimo original “malagasy”― pertenece al grupo malayo-polinesio, subgrupo borneano, de las lenguas austronesias. Desde 1958, representa el idioma nacional de carácter oficial en la isla de Madagascar, en donde la práctica totalidad de la población lo posee como lengua materna (el francés, segundo idioma oficial de este país africano, es empleado habitualmente en la comunicación oficial e internacional). Pese a su localización en la costa oriental de África, el malgache se halla relacionado lingüísticamente con las lenguas austronesias de la remota isla de Borneo, desde donde fue llevado a Madagascar por los primitivos pobladores de esta isla africana durante el primer milenio.

 

Existen numerosos dialectos locales de malgache que, en función de características fonológicas y léxicas comunes, se engloban dentro de dos agrupaciones principales, separadas por una isoglosa que atraviesa Madagascar desde el noroeste hasta el sureste: malgache oriental (hablado en la región tropical de la costa este de la isla y en el altiplano central) y malgache occidental (en las llanuras de la costa oeste de Madagascar). El primero está compuesto por los siguientes dialectos locales: malgache del altiplano (hablado en la meseta central de Madagascar, cuyo subdialecto merina, basado en el habla de la capital, Antananarivo, representa la variedad estándar de la lengua), tsimihety (distrito septentrional de Mandritsara), antankarana (distrito nororiental de Antalaha), betsimisaraka septentrional (distrito nororiental de Fenoarivo Atsinanana), betsimisaraka meridional (distrito oriental de Mahanoro), tesaka (regiones surorientales de Atsimo-Atsinanana, Ihorombe y Anosy). Dentro del malgache occidental se incluyen los dialectos sakalava (principal variedad del oeste de Madagascar, hablada en la costa occidental de la isla, principalmente en los distritos de Morondava y Manja), bara (distrito meridional de Betroka), masikoro (distrito suroccidental de Toliara), tandroy-mafahaly (distrito meridional de Ambovombe-Androy) y tanosy (distrito meridional de Tôlanaro).

 

En el vecino archipiélago de Comoras y la isla francesa de Mayotte se hablan dos dialectos malgaches occidentales conocido como bushi (o kibushi) y kiantalaotsi, muy influidos por el árabe y el shimaore (lengua bantú). En la isla francesa de Reunión, situada al este de Madagascar, existen también importantes comunidades de hablantes de malgache.

 

 

Evolución histórica

 

Los primeros pobladores de Madagascar fueron pueblos austronesios procedentes de la remota isla de Borneo (en el océano Pacífico), que llegaron a las costas surorientales de esta isla africana durante diversas migraciones oceánicas entre los siglos III y X. A finales del primer milenio, los pobladores austronesios de Madagascar se fusionaron con otros grupos étnicos de África que se establecieron igualmente en esta isla, como los bantúes y los árabes. En 1540, los diversos pueblos malgaches se unificaron bajo el reino de Merina, que constituyó la principal organización política de la isla incluso tras la llegada de los colonizadores franceses a finales del siglo XVII, hasta su anexión definitiva al Protectorado de Madagascar en 1897.

 

El malgache posee una rica tradición oral de poesía y leyendas populares, entre las que destaca el poema épico nacional Ibonia. El núcleo léxico de su vocabulario está formado por palabras de origen malayo-polinesio, ampliado con numerosos términos procedentes del suajili y el árabe (como resultado de los intercambios comerciales históricos con la costa oriental de África). Ya en época moderna, el francés y el inglés son las principales fuentes de préstamos léxicos.

 

 

Ortografía y pronunciación

 

Antes de la llegada de los franceses a Madagascar, el malgache se representaba mediante una variedad del alfabeto árabe conocida como sorabe ‘escritura mayúscula’, introducida en la isla por comerciantes árabes en el siglo X (aunque los manuscritos más antiguos que se conservan son de comienzos del siglo XVII). Durante el periodo colonial, los gobernantes franceses fomentaron el empleo del alfabeto latino, que se estableció definitivamente como forma única de representación escrita gracias a los misioneros ingleses llegados a Madagascar a comienzos del siglo XIX, que fundaron escuelas, introdujeron la imprenta y tradujeron la Biblia al malgache.

 

A continuación se ilustran las 21 letras que componen el alfabeto malgache moderno (entre las que no figuran las consonantes c, q, w, x y la vocal u), junto con su correspondiente grafía sorabe y su pronunciación:

 

ALFABETO MALGACHE

caracteres latinos

a

b

d

e

f

g

h

i

j

k

l

m

n

o

p

r

s

t

v

y

z

sorabe

ـَ

ب

د

ـِ

ف

غ

ه

ـِ

ج

ك

ل

م

ن

ـُ

ڡ

ر

س

ط

و

ـِ

ز

pronunciación

a

b

d

e

f

ɡ

h

i

ʣ

k

l

m

n

u

p

r

s

t

v

i

z

 

Las letras i e y representan ambas la vocal [i] (la segunda aparece únicamente en final de palabra, como en sivy ‘nueve’). Por influencia del francés, la consonante h es a menudo muda. Adicionalmente, existen tres dígrafos que representan sonidos únicos e indescomponibles en malgache: dr [ɖʐ] (ej.: mandray ‘recibir’), tr [ʈʂ] (ej.: trano ‘casa’), ts [ʦ] (ej.: tsara ‘bueno’). El carácter sorabe غ [ɡ] posee la pronunciación alternativa [ŋɡ], que en caracteres latinos corresponde al grupo consonántico ng (ej.: manga ‘azul’).

 

El sistema ortográfico del malgache estándar posee tres tipos de acentos, grave (`), agudo (´) y circunflejo (^), aunque no se suelen emplear en la escritura moderna salvo en casos de ambigüedad léxica o en palabras de origen francés (el acento circunflejo sobre la vocal o indica la pronunciación [o] francesa en lugar de la habitual [u], como en hôpitaly ‘hospital’). Adicionalmente, algunos dialectos malgaches poseen una variante de n con diéresis () para representar el sonido nasal velar [ŋ], como en Antsiran̈ana.

 

El repertorio de sonidos consonantes del malgache presenta la siguiente distribución fonológica:

 

LUGAR DE ARTICULACIÓN

bilabial

labio-dental

alveolar

retroflejo

velar

glotal

MODO DE ARTICULACIÓN

oclusivo

p       b

 

t        d

 

k       ɡ

 

fricativo

 

f        v

s        z

 

 

h

africado

 

 

ʦ      ʣ

ʈʂ     ɖʐ

 

 

nasal

m

 

n

 

(ŋ)

 

vibrante

 

 

r

 

 

 

lateral

 

 

l

 

 

 

 

El sonido nasal velar [ŋ] no es un fonema de la lengua, sino un simple alófono de /n/ delante de las consonantes velares k, g (ej.: hankany [haŋ'kani] ‘ir’, anglisy [aŋ'ɡlisʲ] ‘inglés’). Los sonidos alveolares [s], [z], [ʦ], [ʣ] se palatalizan a menudo como [ʃ], [ʒ], [ʧ], [ʤ] (respectivamente) delante de la vocal palatal átona [i] (como en malagasy [mal'ɡaʃ] ‘malgache’).

 

El inventario de sonidos vocálicos del malgache es el siguiente:

 

FRONTALIDAD

anterior

central

posterior

ALTURA

alto

i

 

u

medio

e

 

(o)

bajo

 

a

 

 

La vocal [o] ―que como se mencionó anteriormente se representa ô― no es un sonido patrimonial de la lengua y aparece únicamente en palabras de origen extranjero. Las vocales átonas se eliden a menudo en el lenguaje familiar (por ejemplo, el etnónimo malagasy se pronuncia [malə'ɡasʲ] o incluso [mal'ɡasʲ]). Existen diversos diptongos productivos en la lengua: ai/ay [aj], ao [aw], ei/ey [ej], eo [ew], oi/oy [uj], ia [ja], oa [wa], io [ju].

 

El acento prosódico en malgache recae generalmente en la penúltima sílaba de las palabras patrimoniales (ej.: lohany [lu'hani] ‘cabeza’), excepto en las acabadas en -ka, -tra o -na, que se acentúan en la antepenúltima sílaba (ej.: efatra ['efaʈʂa] ‘cuatro’, miankina ['mjaŋkina] ‘independiente’). Cualquier excepción a la anterior regla se indica mediante un acento grave en la vocal tónica (ej.: tana ‘ciudad’ vs. tanana ‘mano’).

 

 

Morfología

 

Al igual que el resto de lenguas austronesias, el malgache es un idioma aislante, en el que no existen morfemas flexivos que indiquen los distintos accidentes gramaticales de género, número, persona o caso, de forma que los lexemas nominales y verbales únicamente se diferencian por su función sintáctica dentro de la oración. Los únicos procesos de creación léxica son la derivación (ej.: asa ‘trabajo’ → miasa ‘trabajar’), la composición (ej.: feo ‘sonido’ + kira ‘ritmo’ → feon-kira ‘melodía’, satroka ‘sombrero’ + fotsy ‘blanco’ → satro-potsy ‘sombrero blanco’) y la reduplicación (ej.: latabatra ‘mesa’ → latabatabatra ‘mesita’). Sin embargo, hay una serie de partículas y afijos que se emplean para expresar las relaciones gramaticales entre los lexemas básicos, como la partícula copulativa no, que sirve para conectar sujeto y verbo (ej.: betsaka no tonga androany ‘hoy han venido muchos’), sujeto y atributo (ej.: Bakoly no anarako ‘me llamo Bakoly’) o verbo y complemento (ej.: aiza ianao no mipetraka? ‘¿dónde vives?’).

 

El malgache posee un complejo sistema de demostrativos (adverbios y pronombres) que combinan los conceptos de “distancia” (próximo-cerca-lejos) y “visibilidad” (visible-impreciso-no visible-foco temático no visible); por ejemplo, el adverbio demostrativo “aquí” posee cuatro formas: etỳ (próximo-visible), atỳ (próximo-no visible), èto (cercano-visible), àto (cercano-no visible). Los demostrativos en función de determinante se repiten delante y detrás del nombre (ej.: ity boky ity ‘este libro’). El pronombre de primera persona plural “nosotros” posee una doble forma “inclusiva” (isika) y “exclusiva” (izahay). Los pronombres numerales del 1 al 10 son: iray, roa, telo, efatra, dimy, enina, fito, valo, sivy, folo.

 

El verbo malgache no posee desinencias de persona y número, aunque existen prefijos temporales que indican presente, pasado y futuro (por ejemplo, a partir de la raíz verbal teny ‘hablar’ se obtiene miteny ‘hablo’, niteny ‘hablé’, hiteny ‘hablaré’). Al igual que ocurre en otras lenguas austronesias, los verbos poseen tres voces en función del papel temático del argumento que seleccionan en la oración: una forma básica de “foco agente” y sus formas derivadas de “foco paciente” y “foco instrumental”; por ejemplo, un verbo como manasa ‘lavar’, que selecciona por defecto un foco agente (ej.: manasa ny tanako amin'ny savony aho ‘(yo) me lavo las manos con jabón’), presenta formas derivadas que seleccionan un foco paciente, que corresponde a una estructura activa de significado pasivo (ej.: sasako amin’ny savony ny tanako ‘me lavo las manos con jabón’, literalmente ‘mis manos son lavadas por mí con jabón’), o un foco instrumental (ej.: anasako ny tanako ny savony ‘es con jabón con lo que me lavo las manos’).

 

 

Sintaxis

 

El orden sintáctico básico dentro de la oración es Verbo-Objeto-Sujeto (ej.: mamaky boky ny mpianatra ‘el estudiante lee un libro’, tsy mahay teny frantsay aho ‘no hablo francés’, nandeha tany Antsirabe i Paoly ‘Paul fue a Antsirabe’, fongotra ny tranon-kala ‘la tela de araña se rompió’). Esta tipología sintáctica favorece la presencia de los modificadores detrás de los núcleos: “sustantivo-complemento” (ej.: ny boky mena ‘el libro rojo’, ny boky rehetra ‘todos los libros’, ny boky novakin’ny mpianatra ‘el libro que leyó el estudiante’), “preposición-nombre” (ej.: ho an’ny zaza ‘para el niño’), “verbo-adverbio” (ej.: nanapa-bolo izy omaly ‘se cortó el pelo ayer’).

 

 

Texto ilustrativo

 

Ankaditoho – Traboina mampitaraina fiaraha-monina

Rakotoharimanana Volana     02.02.2015 | 8:05

Tsy laitra iainana ankehitriny ny fahalotoan’ny rivotra eny Ankadi­toho. Samy mitampina orona avokoa mantsy izay mandalo eny an-toerana, indrindra eny amin’ny toerana akaikin’ny toerana nametrahana ireo traboina. «Tsy azo iainana mihitsy ny rivotra misy tety nanomboka tamin’ny alakamisy lasa teo, satria manao maloto eny rehetra eny ireo traboina sasany tsy mahita toerana hivoahana», hoy Rasoanirina Felana, isan’ireo mponina eny an-toerana izay milaza fa tsy mety afaka aretina an-doha noho ny fisian’ny fofona maimbo eny an-toerana.

«Noho ny tsy fisian’ny toeram-pivoahana voatokana  dia ao amin’ireny fitaovana fanariana fako ireny izy ireo no manao maloto. Tsy mety hanadio izany ireo mpanadio ka dia mijanona eo ary miteraka fofona ratsy miparitaka eran’ny tanàna izany avy eo. Izay no mahatonga ireo olona rehetra mandeha ety manampina orona amin’ny tanàna sy mosara», hoy kosa Randria­nantoandro Hervé, mponina eny an-toerana ihany koa.

════════════════════════════════════

Ankaditoho – Las víctimas se quejan de la sociedad

Volana Rakotoharimanana     02.02.2015 | 8:05

La contaminación ambiental de Ankaditoho se está volviendo imposible. Especialmente en las zonas de mayor polución, los transeúntes tienen que taparse la nariz. «Desde el pasado jueves resulta imposible vivir aquí, ya que hay basura en todas partes, la gente no tiene adonde ir», dijo Felana Rasoanirina, una de las residentes locales, que padece dolor de cabeza debido a los malos olores.

«Debido a la falta de centros especializados de recogida de basura, la gente arroja sus desperdicios en cualquier parte. Los basureros no dan abasto para limpiar las calles, y eso crea mal olor en toda la ciudad. Por ese motivo, la gente tiene que caminar con la mano en la nariz y con pañuelos», afirmó Hervé Randrianantoandro, otra residente local.

(Noticia publicada en L'Express de Madagascar, periódico de Antananarivo)



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco