MAORÍ

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

reo māori ['ɾeo 'maːɔɾi]

Nombre español

maorí [mao'ri]

Nombre inglés

Māori ['maʊri]

Filiación lingüística

familia austronesia > grupo malayo-polinesio > rama centro-oriental > grupo oriental > subgrupo oceánico > subrama oceánica centro-oriental > grupo oceánico central > subgrupo Pacífico centro-oriental > grupo polinesio

Hablado en

Nueva Zelanda¹

Número de hablantes

130.000 (2010)

Dialectos principales

maorí septentrional, maorí meridional

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

1815

Tipología sintáctica

V-S-O

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

Descripción

El maorí pertenece al grupo malayo-polinesio, rama centro-oriental, de las lenguas austronesias. Representa, junto con el inglés, el idioma oficial de Nueva Zelanda (conocida como Aotearoa ‘tierra de la gran nube blanca’ en el idioma maorí). Los maoríes ―que habitan fundamentalmente en la costa nororiental de la Isla Norte, en las regiones de Bay of Plenty y Gisborne― constituyen el 4 por ciento de la población total de Nueva Zelanda, aunque menos de la cuarta parte de este grupo étnico domina su idioma materno y lo emplea activamente en la comunicación habitual. En las Islas Cook, estado libre asociado de Nueva Zelanda, se habla una variedad polinesia muy similar conocida como rarotongano, lengua de la que deriva históricamente el maorí, ya que los primeros pueblos polinesios que se asentaron en esta isla desde el siglo V (y fundamentalmente más tarde, a partir de finales del siglo XIII) procedían del archipiélago de Cook.

 

El maorí es famoso por poseer el topónimo más largo del mundo, una colina de la Isla Norte de Nueva Zelanda que contiene 85 letras:

Taumatawhakatangihangakōauauotamateaturipukakapikimaungahoronukupokaiwhenuakitanatahu

cuyo significado literal es ‘La cima donde Tamatea, el hombre de grandes rodillas, el escalador de montañas, el devorador de tierra, el viajero incansable, tocó su flauta a un ser querido’.

 

El maorí fue la lengua predominante en Nueva Zelanda hasta mediados del siglo XIX, cuando el inglés, traído por los misioneros, los buscadores de oro y los comerciantes occidentales, se convirtió en el primcipal medio de comunicación. En 1867, el gobierno colonial de esta isla declaró el inglés como única lengua oficial de enseñanza y prohibió el uso del maorí (incluso mediante castigos físicos a los escolares que osaran hablar su lengua materna). En la década de 1940, muchos maoríes emigraron a las grandes ciudades de Nueva Zelanda, en donde las nuevas generaciones crecieron hablando el inglés de los pākehā (blancos de origen europeo). El número de hablantes nativos de maorí continuó descendiendo peligrosamente hasta la década de 1980, cuando los líderes locales, preocupados por la inminente desaparición de su idioma materno, crearon programas de recuperación de la lengua maorí a través de centros de inmersión lingüística como los kōhanga reo (jardines de infancia), que fueron posteriormente complementados con kura kaupapa māori (escuelas primarias) y wharekura (escuelas secundarias).

 

Pese a ser una lengua de tradición oral, en la actualidad el maorí emplea para su representación escrita una variedad del alfabeto latino desarrollada en 1814 por los primeros misioneros cristianos llegados a Nueva Zelanda y estandarizada en 1820. El primer libro publicado en esta lengua es una gramática bilingüe maorí-inglés de 1815 titulada Ne korao no New Zealand ‘habla de Nueva Zelanda’, a la que siguió el primer periódico en este idioma polinesio (1842). El moderno alfabeto maorí está compuesto por las siguientes 15 letras (junto con su pronunciación):

 

ALFABETO MAORÍ

a

e

h

i

k

m

n

ng

o

p

r

t

u

w

wh

a

ɛ

h

i

k

m

n

ŋ

ɔ

p

ɾ

t

ʊ

w

ɸ/f

 

Las cinco vocales básicas poseen correlatos largos de carácter fonológico contrastivo que se indican ortográficamente mediante el diacrítico macrón (ej.: wahine ‘mujer’ vs. wāhine ‘mujeres’). La consonante r se pronuncia [d] delante de las vocales altas i, u. Dentro del sistema consonántico del maorí, destaca la ausencia de varios sonidos habituales en las lenguas austronesias, como las oclusivas sonoras [b], [d], [ɡ], la lateral [l] y la semiconsonante [j].

 

El maorí presenta una estructura silábica típica dentro de las lenguas polinesias, formada por una consonante opcional en posición inicial (incluidos los dígrafos ng y wh, que representan sonidos unitarios) y una vocal obligatoria (corta, larga o diptongo) en posición final. Los grupos consonánticos de préstamos léxicos del inglés se separan mediante una vocal epentética (como la u en whutuporo ‘fútbol’, del inglés football) y las consonantes inexistentes en maorí se asimilan a los sonidos articulatoriamente más próximos (b > p en el anterior préstamo léxico). Los únicos diptongos de la lengua son ae, ai, ao, au, oi, oe, ou; cualquier otra combinación vocálica se pronuncia como dos sílabas separadas. El acento prosódico recae habitualmente en la penúltima sílaba de las palabras patrimoniales, aunque se desplaza a la última si ésta contiene una vocal larga o un diptongo.

 

Al igual que el resto de lenguas polinesias, el maorí posee una morfología aislante, carente de elementos flexivos que indiquen las categorías gramaticales de caso, género, número, tiempo o aspecto (aunque existen distintas partículas fijas que pueden expresar estos conceptos). Los procedimientos de creación léxica más habituales son la composición (ej.: whare ‘casa’ + rongoā ‘medicina’ → whare rongoā ‘farmacia’), la derivación (ej.: tangi ‘llorar’ → tangihanga ‘luto’, māori ‘común’ → whakamāori ‘traducir’kaiwhakamāori ‘traductor’) y la reduplicación total o parcial (ej.: whero ‘rojo’ → wherowhero ‘rojizo’, kimo ‘parpadear’ → kikimo ‘guiñar un ojo’).

 

Los principales determinantes que modifican al nombre son el artículo determinado te y su plural ngā (ej.: te whare ‘la casa’, ngā whare ‘las casas’) y el artículo indeterminado ne (ej.: ne whare ‘una casa/unas casas’). Los pronombres personales establecen una triple distinción de número ―singular (ej.: ia ‘él/ella’), dual (ej.: rāua ‘ellos dos’), plural (ej.: rātou ‘ellos’)― y una cuádruple distinción de persona ―primera inclusiva (ej.: tāua ‘nosotros (tú y yo)’), primera exclusiva (ej.: māua ‘nosotros (él y yo)’), segunda (ej.: koutou ‘vosotros’), tercera (ej.: rātou ‘ellos/ellas’). Al igual que ocurre en otras lenguas polinesias, las relaciones de posesión se indican mediante dos partículas distintas: a con nombres “alienables”, creados por el posesor o dependientes de él (ej.: ngā tamariki a te matua ‘los hijos del padre’), o con nombres “inalienables”, no producidos o controlados directamente por el posesor (ej.: te matua o ngā tamariki ‘el padre de los niños’). Los pronombres numerales del 1 al 10 son: tahi, rua, toru, whā, rima, ono, whitu, waru, iwa, tekau.

 

El verbo maorí carece de morfología flexiva (conjugación), aunque diversas partículas verbales, afijos y adverbios pueden indicar las categorías gramaticales de tiempo ―pretérito con i (ej.: i haere ahau ki Pōneke ‘fui a Wellington’), presente con kei te (ej.: kei te haere ahau ki Pōneke ‘voy a Wellington’), futuro con ka (ej.: ka haere ahau ki Pōneke ‘irè a Wellington’)―, aspecto ―perfectivo con kua (ej.: kua haere ahau ki Pōneke ‘he ido a Wellington’), imperfectivo con e… ana (ej.: e haere atu ana te tangata ‘el hombre se estaba marchando’), progresivo con kei te (ej.: kei te haere ahau ki Pōneke ‘estoy yendo a Wellington’)― y modo ―desiderativo con kia (ej.: kia haere hari atu ai ahau ki a koutou ‘para que con gozo llegue a vosotros’ Romanos 15:32).

 

El orden sintáctico básico dentro de la oración es Verbo-Sujeto-Objeto (ej.: ka kite au i a koe ‘te veré’, nō Aotearoa ahau ‘soy de Nueva Zelanda’), que incluso se mantiene en la llamada alineación austronesia, una tipología sintáctica característica de esta familia lingüística que combina rasgos nominativos y ergativos en estructuras de forma pasiva y significado activo (ej.: kua kainga e au te āporo ‘he comido la manzana’, literalmente ‘ha sido comida por mí la manzana’).

 

Texto ilustrativo

[PROSA]

He whare pukapuka hōu mō te manomano

By Numia Ponika-Rangi 2:16pm, Rā Apa 3 Pipiri 2015

Kei te wāwāhitia ngā rekoata e tētahi whare pukapuka hōu, nā te tini manomano tāngata kua whakahono atu i roto i ngā marama e toru noa iho. Neke atu i te rua tekau mā whitu mano tāngata noa iho i tae mai ki te whare pukapuka tawhito o Devonport i tēnei wāhanga o tērā tau, ā, i te tau i mua atu i tērā e whā tekau mā rima mano, engari anei rā Te Pātaka Kōrero o Te Hau Kapua i tūwherahia i te marama o Hui-Tanguru e whakaemi ana i ngā iwi tautoko neke atu i te iwa tekau mā toru mano. He whare pukapuka rerekē ngā whakahaere, rerekē ngā ture me ngā tikanga, ā, i tua atu i tōna ātaahua, ko te wairua mahana, me te take e tukuna ai te mana ki te tangata i runga i te wairua Māori.

Pouaka Whakaata Māori

════════════════════════════════════

Una nueva biblioteca atrae a miles de usuarios

Por Numia Ponika-Rangi 2:16 pm, miércoles 3 de junio de 2015

Una nueva biblioteca ha roto todos los registros, al recibir a miles de usuarios en apenas tres meses desde su apertura. La antigua Biblioteca de Devonport atrajo únicamente a 20.000 usuarios por estas mismas fechas el año pasado, que fueron 45.000 el año anterior. Sin embargo, desde que la nueva Biblioteca de Torpedo Bay fue inaugurada en febrero pasado, ha recibido ya a más de 93.000 visitantes. Se trata de una biblioteca con novedosos servicios, departamentos e instalaciones que, además de su belleza, conserva el espíritu cálido del pueblo maorí.

(Noticia publicada en el portal de Māori Television el 3-06-2015)

 

[VERSO]

E Ihowā Atua,

o ngā iwi mātou rā

āta whakarangona;

me aroha noa

kia hua ko te pai;

kia tau tō atawhai;

manaakitia mai

Aotearoa.

Whakatikaia ta te Atua Aotearoa

Oh Señor, Dios,

entre todas las personas

escúchanos a nosotros;

protégenos

para que florezca la bondad;

para que tus bendiciones se esparzan;

defiende

Nueva Zelanda.

Que Dios protega a Nueva Zelanda (himno nacional)



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco