MALAYO

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

bahasa melayu / بهاس ملايو [ba'hasa me'laju]

Nombre español

malayo [ma'laʝo]

Nombre inglés

Malay [mə'leɪ]

Filiación lingüística

familia austronesia > grupo malayo-polinesio > rama occidental > subgrupo sunda-sulawesi > rama sonda > grupo malayo-sumbawano > subgrupo malayo

Hablado en

Malasiaº¹, Indonesiaº¹, Brunéi¹, Singapur¹, Timor Oriental¹

Número de hablantes

164.000.000 (2010) Indonesia (138.000.000), Malasia (25.000.000), Singapur (648.000), Brunéi (278.000)

Dialectos principales

malayo estándar, indonesio

Sistema de escritura

alfabeto latino / alfabeto árabe (abyad)

Documentado desde

683

Tipología sintáctica

S-V-O

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

ESQUEMA

1.        Introducción

2.        Evolución histórica

3.        Ortografía y pronunciación

4.        Morfología

5.        Sintaxis

6.        Texto ilustrativo

 

 

Introducción

 

El malayo pertenece al grupo malayo-polinesio, subgrupo sunda-sulawesi, de las lenguas austronesias. Representa el idioma materno de un grupo étnico que habita a ambos lados del estrecho de Malaca (que separa la península malaya de la isla de Sumatra), así como en la costa norte de Borneo. Debido a la estratégica posición de esta región marítima ―tránsito ineludible en el comercio entre Arabia y la India, en el oeste, y China, en el este―, el malayo ha sido a lo largo de la historia la principal lengua franca de intercambio comercial entre los distintos pueblos asiáticos que habitan en el archipiélago indonesio de la Sonda (Sumatra, Java, Borneo y Célebes), y en sus distintas variedades locales se convirtió en el idioma nacional de Malasia y Brunéi (malayo estándar) e Indonesia (indonesio) ―pese a que no representa en absoluto el idioma materno de la mayoría de sus habitantes. En Singapur, el malayo es una de las cuatro lenguas oficiales de esta ciudad-estado (junto con el inglés, el chino y el tamil). En Timor Oriental (antigua provincia indonesia entre 1975 y 1999), el indonesio es igualmente idioma oficial junto con el portugués, el tetum y el inglés.

 

Desde el punto de vista lingüístico, el malayo se considera una macrolengua (o “lengua pluricéntrica”), formada por dos variedades regionales que comparten el mismo sistema gramatical aunque presentan diferencias léxicas, fonéticas y ortográficas: malayo estándar (o malayo propiamente dicho, hablado en Malasia, Brunéi y Singapur) e indonesio (en Indonesia y su antigua provincia de Timor Oriental). Sin embargo, por motivos sociopolíticos más que lingüísticos, resulta habitual clasificar estas dos variedades dialectales como lenguas independientes.

 

Durante el siglo XIX y la primera mitad del XX, el malayo estuvo expuesto a la influencia de idiomas como el holandés, el javanés y el inglés, que se convirtieron en las principales lenguas de cultura y administración pública en la península de Malaca y el archipiélago indonesio. Tras la independencia de Indonesia y Malasia en la década de 1950, las variedades malayas habladas en estos dos países comenzaron a desarrollar un vocabulario social, político, técnico y científico independiente, de forma que en la actualidad el indonesio y el malayo estándar se diferencian únicamente en el plano léxico (y, hasta cierto punto, también en el fonético): mientras que el primero se ha mostrado relativamente permeable a lo largo de su historia a la influencia del holandés, el inglés y otras lenguas autóctonas de Indonesia (especialmente el javanés), el malayo estándar es una variedad más conservadora.

 

Al igual que otros idiomas malayo-polinesios, el malayo se caracteriza desde el punto de vista sociocultural por la diglosia o doble registro formal-informal: el primero se utiliza en contextos académicos, públicos y periodísticos, y se caracteriza por el empleo abundante de términos procedentes del sánscrito y el árabe (lenguas de cultura tradicionales en Malasia), mientras que el registro informal es propio del habla cotidiana y se enriquece con palabras procedentes de idiomas locales.

 

En Malasia, la variedad local de la lengua es conocida como malayo estándar o malayo propiamente dicho (bahasa Malaysia o بهاس مليسيا). Desde 1968, representa el único idioma oficial en este país del sudeste asiático, pese a que constituye la lengua materna de apenas el 50 por ciento de la población total. El inglés se emplea frecuentemente en los intercambios comerciales, en el lenguaje administrativo, en el sistema educativo universitario y en una forma mixta de prestigio social conocida como “Manglish”. El chino mandarín también es una importante variedad lingüística cultural en Malasia. Para la representación escrita del malayo se utiliza el alfabeto latino (en una variedad local conocida como rumi), aunque el alfabeto árabe (en la variante malaya jawi), que históricamente ha sido el principal medio de comunicación escrita de esta lengua en Malasia, continúa utilizándose en la actualidad en contextos religiosos y administrativos. En el estado septentrional de Kelantan se habla un dialecto especialmente divergente conocido como kelantanés, más próximo al pattani, variedad malaya hablada en la región fronteriza del sur de Tailandia.

 

El malayo estándar (junto con sus dos sistemas de escritura, rumi y jawi) también es la única lengua oficialmente reconocida por la Constitución de Brunéi ―país situado en la costa septentrional de la isla de Borneo y circundado por el estado malayo de Sarawak―, pese a que el grupo étnico malayo representa únicamente el 66 por ciento de la población total. No obstante, el principal medio de comunicación oral en este territorio lo constituye una variedad divergente del anterior conocida como malayo de Brunéi, que está considerado el idioma nacional de facto en este estado del norte de Borneo. El inglés (muy extendido en ámbitos comerciales, administrativos y educativos) y el chino son las otras dos lenguas de empleo mayoritario en Brunéi.

 

La variedad malaya hablada en Indonesia recibe la denominación de indonesio (bahasa Indonesia). Desde 1945, constituye el único idioma oficial en este país ―pese a que el grupo étnico malayo representa únicamente el 4 por ciento de la población total de Indonesia― y es el principal medio de comunicación en contextos comerciales, administrativos, educativos y periodísticos. Pese a que la mayoría de indonesios poseen como idioma materno alguna de las centenares de lenguas austronesias habladas en el país (fundamentalmente el javanés, en la isla de Java), el indonesio es la lengua franca de comunicación interétnica (o lengua segunda) empleada habitualmente por más del 55 por ciento de la población. Los distintos dialectos hablados en Indonesia se agrupan en dos grandes ramas: indonesio occidental (Sumatra) e indonesio oriental (Java, Borneo, Célebes y Papúa Occidental); dentro de este último, el habla de la capital, Jakarta, representa la variedad estándar de la lengua.

 

En la ciudad-estado de Singapur, situada en el extremo meridional de la península de Malaca, el malayo estándar ha servido tradicionalmente como lengua franca de comunicación interétnica, aunque en la actualidad el inglés es el idioma mayoritario en la mayoría de los ámbitos socioculturales y el chino mandarín es la lengua materna de la mitad de la población. Tras obtener su independencia de Inglaterra en 1963, el gobierno de Singapur eligió el malayo como idioma nacional del recién creado territorio para evitar fricciones con sus vecinos malayoparlantes (Malasia e Indonesia), aunque esta elección tuvo efectos simbólicos más que prácticos, y en la actualidad únicamente el 12 por ciento de los singapurenses posee el malayo como idioma materno.

 

CRIOLLOS MALAYOS

Por otro lado, dentro del grupo malayo existen una serie de criollos o lenguas mixtas de contacto, producto de los intercambios comerciales históricos entre los malayos y otros pueblos. Estos idiomas (fundamentalmente el árabe, el chino, el tamil, el portugués y el holandés) enriquecieron el léxico del malayo y dieron lugar a una lengua franca comercial conocida como bahasa melayu pasar ‘malayo del bazar’, un sabir (o pidgin) que, tras un proceso de criollización, desarrolló su propio sistema gramatical ―reducido y simplificado con respecto al del malayo estándar― en cada una de las regiones a donde fue llevado. Los principales criollos malayos son los siguientes (entre paréntesis, lengua de contacto, territorio en el que se emplea y número aproximado de hablantes a fecha de 2010):

 

betawi (chino, árabe, portugués, holandés / Java / 5.000.000). Variedad oral muy popular entre la juventud de Jakarta. En las Islas Cocos (archipiélago australiano situado al sur de Indonesia), una comunidad malaya de unos 1.000 individuos conserva un dialecto betawi conocido como malayo de Cocos (pulu Kokos), que ha incorporado elementos del inglés.

baba (chino / Singapur / 12.000). En la región oriental de la isla indonesia de Java existe un criollo similar conocido como peranakan, hablado por una comunidad china de cerca de 20.000 personas, en el que se mezclan elementos chinos, indonesios y javaneses.

malayo de Malaca (tamil / estrecho de Malaca / 300).

malayo de Macasar (macasarés / Célebes / 1.900.000).

manado (ternate, holandés, portugués / Célebes / 850.000).

malayo de Sabah (malayo de Brunéi / Borneo / 150.000).

ternate (ternate / Molucas / 700.000).

ambonés (holandés / Molucas / 250.000).

gorap (ternate / Molucas / 1.000).

bandanés (holandés / Molucas / 3.700).

papuense (holandés / Nueva Guinea / 500.000).

malayo de Sri Lanka (cingalés, tamil / Sri Lanka / 46.000).

malayo balinés (balinés / Bali / 25.000).

malayo bacanés (malayo de Brunéi / Islas Bacan / 6).

kupang (holandés, portugués / Timor Occidental / 200.000).

 

Evolución histórica

 

El malayo desciende del proto-malayo-polinesio, la originaria lengua que los pobladores austronesios introdujeron en la isla de Borneo alrededor del año 1500 a.C., que posteriormente fue llevada a Java y Sumatra y finalmente introducida en la península de Malaca hacia el año 500 a.C. En su etapa primitiva, conocida como malayo antiguo (ss. IV-XIV), la cultura hindú que penetró en esta región del sureste asiático hizo que el sánscrito contribuyera poderosamente a modelar el léxico y la morfología de esta lengua.

 

Con la llegada del Islam a Malasia a comienzos del siglo XIV y la progresiva influencia del árabe y el persa, se desarrolla el malayo clásico (ss. XIV-XVIII), una variedad de la lengua que ya resulta reconocible para los hablantes actuales. En el siglo XV, el dialecto malayo hablado en el sultanato de Melaka (uno de los muchos que se desarrollaron en Malasia, situado en los actuales estados meridionales de Malacca y Johor) se convirtió en la variedad literaria predominante, por su condición de principal lengua franca de intercambio comercial y diplomático. Dentro de este dialecto local de malayo comenzaron a desarrollarse dos variedades diferenciadas: bahasa melayu pasar ‘malayo del bazar’, una lengua criolla usada en el comercio marítimo y enriquecida con numerosos términos procedentes del árabe, el chino y el tamil, y bahasa melayu tinggi ‘alto malayo’, variedad originaria del interior de Melaka. La primera de ellas fue posteriormente llevada a otras islas indonesias, en donde dio lugar a distintos criollos malayos (ambonés, manado, makassar, betawi).

 

Con la llegada de los portugueses al sureste asiático en el siglo XVI comenzó la etapa de colonización europea de las Indias Orientales, que continuó en el siglo XVII de la mano de los holandeses. Para facilitar su misión evangelizadora, los misioneros cristianos comenzaron a traducir textos religiosos al malayo mediante el empleo del alfabeto latino, que a partir de ese momento sustituyó al árabe como principal medio de escritura de esta lengua austronesia. El primer libro impreso en Malasia fue Sovrat A.B.C. (1611), un catequismo pensado como manual de lectura y escritura para los escolares malayos  El creciente interés de los extranjeros (especialmente chinos) por aprender esta lengua, principal vehículo de intercambio comercial en el sureste asiático, hizo que comenzaran a publicarse también numerosos diccionarios y gramáticas.

 

A partir del siglo XIX, con la creciente influencia económica, política y tecnológica en Malasia de las potencias comerciales europeas (Inglaterra y Holanda), el uso del alfabeto latino se amplió a los ámbitos administrativo y educativo, en donde la influencia del inglés y el holandés como lenguas literarias sirvió para configurar la fisionomía del malayo moderno (que seguía estando basado en el dialecto prestigioso de Malacca-Johor, aunque con un nuevo centro cultural en la provincia indonesia de Riau, situada en la costa oriental de Sumatra). Con el desarrollo tecnológico editorial surgen los primeros periódicos, las asociaciones lingüísticas malayas e influyentes escritores como Abdullah bin Abdul Kadir (1796-1854), autor de una autobiografía titulada Hikayat Abdullah (1849), que presenta una notable descripción de la sociedad malaya de comienzos del siglo XIX mediante un lenguaje realista que refleja el habla común.

 

En el segundo tercio del siglo XX comenzó a tomar cuerpo el malayo contenporáneo, a cuya estandarización contribuyó enormemente el escritor y lingüista Zainal Abidin Ahmad (1875-1973), autor de una colección de libros de gramática titulada Pelita bahasa (1936) que modernizó y simplificó la sintaxis y la morfología del malayo (en especial, con la conversión de las estructuras pasivas clásicas en activas). En 1945, la lengua unificada de toda Indonesia pasó a denominarse bahasa Indonesia, y en 1957 el malayo fue reconocido como idioma nacional de la recién creada Federación Malaya (bahasa Malaysia), al igual que en 1959 en Brunéi y en 1965 en Singapur.

 

Las principales lenguas que han enriquecido el léxico malayo a lo largo de su historia son el sánscrito (ej.: guru ‘maestro’, roti ‘pan’), el árabe (ej.: dunia ‘mundo’, syariah ‘ley islámica’), el portugués (ej.: bendera ‘bandera’, gereja ‘iglesia’), el holandés (ej.: buku ‘libro’, bioskop ‘cine’), el chino (ej.: bihun ‘fideos’, kongsi ‘asociación’) y, ya en época moderna, el inglés (ej.: sains ‘ciencia’, komputer ‘ordenador’). Por otro lado, algunos términos de origen malayo también se han introducido en otras lenguas (entre ellas el español), como orangután, mandarina, bambú, lancha y junco ‘embarcación asiática’.

 

 

Ortografía y pronunciación

 

El testimonio literario más antiguo que se conserva del malayo es la inscripción de Kedukan Bukit (Sumatra), del año 683, representada mediante un alfabeto silábico conocido como pallava (derivado de la escritura brāhmī de la India). En el siglo XIV, con la llegada del Islam a la península de Malaca, se desarrolló en esta región una versión modificada del alfabeto árabe conocida como jawi, que constituyó el principal medio de transmisión literaria del malayo hasta la década de 1950. Desde el siglo XVII, con la progresiva colonización europea de Malasia a cargo de portugueses (1511-1641), holandeses (1641-1825) e ingleses (1826-1946), el alfabeto latino (rumi) se convirtió en el principal medio de escritura del malayo.

 

En la actualidad, el alfabeto latino es el sistema de escritura oficial del malayo en todos sus territorios (Malasia, Indonesia, Brunéi, Singapur y Timor Oriental), mientras que el alfabeto jawi es co-oficial en Brunéi y opcional en Malasia. Las escasas diferencias ortográficas entre el indonesio y el malayo estándar se deben al empleo de diferentes criterios de transcripción de esta lengua austronesia por parte de las autoridades holandesas y británicas durante el periodo colonial: basados en el alfabeto holandés en Indonesia y en el alfabeto inglés en Malasia. Sin embargo, una reforma ortográfica llevada a cabo en 1972 en ambos países sirvió para unificar en gran medida la escritura de la lengua común malaya. El actual alfabeto malayo de base latina (tulisan rumi ‘escritura romana’) está compuesto por las siguientes 26 letras (junto con su pronunciación habitual):

 

ALFABETO MALAYO (rumi)

a

b

c

d

e

f

g

h

i

j

k

l

m

n

o

p

q

r

s

t

u

v

w

x

y

z

a

b

ʧ

d

e

f

ɡ

h

i

ʤ

k

l

m

n

o

p

k

r

s

t

u

f

w

ks

j

z

 

Las consonantes q, v, x ―que poseen las pronunciaciones alternativas [ʔ], [v], [z], respectivamente― aparecen únicamente en palabras de origen extranjero. Las vocales del malayo presentan una mayor diversidad dialectal, que depende de dos factores fonológicos fundamentales: el tipo de sílaba en el que se hallan (abierta o cerrada) y su acento prosódico (tónica o átona). De esta forma, en Malasia, Brunéi y Singapur existen pronunciaciones alternativas de a [ə], i [e], u [o], mientras que en Indonesia ocurre lo mismo con e [ɪ], o [ʊ]. Por otro lado, existen varios dígrafos que representan sonidos individuales: gh [ɣ], kh [x], ng [ŋ], ny [ɲ], sy [ʃ].

 

El actual alfabeto jawi de base arábiga (جاوي ‘javanés’), que el malayo comparte con otras lenguas austronesias como el achenés, el minangkabau y el tausug, es uno de los dos sistemas de escritura oficiales en Brunéi (junto con el alfabeto latino), mientras que en Malasia, en donde ha representado el medio literario tradicional, se conserva en la actualidad como escritura opcional en contextos religiosos, administrativos y educativos (fundamentalmente en estados de fuerte tradición islámica como Kelantan, Terengganu, Kedah, Perlis y Johor). Sobre la base del alfabeto árabe, la escritura jawi añade seis sonidos particulares del malayo ―[ʧ], [ɡ], [ŋ], [ɲ], [p], [v]― y prescinde de otros que no existen en esta lengua (aunque a cambio conserva sonidos árabes para los que no hay correspondencia en rumi, con los que se representan términos de origen islámico). A continuación se ilustran los 40 caracteres que componen el alfabeto jawi, junto con sus alografemas posicionales, su pronunciación y su transcripción en el alfabeto malayo latino:

 

ALFABETO MALAYO (jawi)

POSICIÓN

SONIDO

TRANSCRIPCIÓN

aislada

inicial

media

final

ا

ا

ا

ـا

a

a

ب

بـ

ـبـ

ـب

b

b

ت

تـ

ـتـ

ـت

t

t

ة

ة

ة

ـة

t

t

ث

ثـ

ـثـ

ـث

θ

th

ج

جـ

ـجـ

ـج

ʤ

j

چ

چـ

ـچـ

ـچ

ʧ

c

ح

حـ

ـحـ

ـح

h

h

خ

خـ

ـخـ

ـخ

x

kh, k

د

د

د

ـد

d

d

ذ

ذ

ذ

ـذ

z

z

ر

ر

ر

ـر

r

r

ز

ز

ز

ـز

z

z

س

سـ

ـسـ

ـس

s

s

ش

شـ

ـشـ

ـش

ʃ

sy

ص

صـ

ـصـ

ـص

s

s

ض

ضـ

ـضـ

ـض

ð

dh, l

ط

طـ

ـطـ

ـط

θ

th

ظ

ظـ

ـظـ

ـظ

z

z

ع

عـ

ـعـ

ـع

ʔ

‒, ', k

غ

غـ

ـغـ

ـغ

ɣ

gh, r

ڠ

ڠـ

ـڠـ

ـڠ

ŋ

ng

ف

فـ

ـفـ

ـف

f

f

ڤ

ڤـ

ـڤـ

ـڤ

p

p

ق

قـ

ـقـ

ـق

ʔ / k

q

كک

کـ

ـکـ

ـكـک

k

k

ڬݢ

ڬـ

ـڬـ

ـڬـݢ

ɡ

g

ل

لـ

ـلـ

ـل

l

l

م

مـ

ـمـ

ـم

m

m

ن

نـ

ـنـ

ـن

n

n

ڽ

ڽـ

ـڽـ

ـڽ

ɲ

ny

و

و

و

ـو

w / u / o

w / u / o

ۏ

ۏ

ۏ

ـۏ

v

v

ه

هـ

ـهـ

ـه

h

h

ي

يـ

ـيـ

ـي

j / i / e

y / i / e

ء

ء

ʔ

‒, ', k

أ

أ

أ

ـأ

ʔ / a / u

a / u

إ

إ

إ

ـإ

ʔ / i

i

ئ

ئـ

ـئـ

ـئ

ʔ

لا

لا

ـلا

ـلا

la

la

 

El malayo muestra una clara tendencia hacia las palabras bisílabas, con una estructura silábica (C)V(C). Los grupos consonánticos únicamente aparecen en palabras de origen extranjero. Los únicos monosílabos de la lengua son afijos o partículas gramaticales (ej.: -ku ‘mi’, ke ‘a, hacia’, dan ‘y’), términos de origen extranjero (como el árabe sah ‘válido’ o el holandés bom ‘bomba’), interjecciones (ej.: dor! ‘¡bang!’) o abreviaturas de nombres (ej.: (ba)pak ‘papá’, (i)bu ‘mamá’, (Sulei)man), mientras que las palabras polisílabas (de tres o más sílabas) son términos derivados (ej.: se- ‘uno’ + umur ‘edad’ → seumur ‘coetáneo’), compuestos (ej.: mata ‘ojo’ + hari ‘día’ → matahari ‘sol’) o de origen extranjero (como el sánscrito sandiwara ‘obra de teatro’ o el portugués jendela ‘ventana’).

 

El repertorio de sonidos consonantes del malayo puede esquematizarse mediante la siguiente tabla (entre paréntesis, sonidos no patrimoniales de la lengua que únicamente aparecen en palabras de origen extranjero, fundamentalmente árabe e inglés):

 

LUGAR DE ARTICULACIÓN

bilabial

labio-dental

alveolar

palatal

velar

glotal

MODO DE ARTICULACIÓN

oclusivo

p      b

 

t       d

 

k      ɡ

(ʔ)

fricativo

 

(f)  (v)

s    (z)

(ʃ)

(x)

h

africado

 

 

 

ʧ    ʤ

 

 

nasal

m

 

n

ɲ

ŋ

 

vibrante

 

 

r

 

 

 

lateral

 

 

l

 

 

 

aproximante

w

 

 

j

 

 

 

La oclusiva glotal [ʔ] ―que se suele representar ortográficamente mediante la consonante -k en posición final de sílaba― no es un fonema distintivo de la lengua, sino un sonido predecible de transición intervocálica (ej.: maaf ['maʔaf] ‘perdón’), un alófono de [k] en posición final de sílaba (ej.: kakak ['kakaʔ] ‘hermano mayor’) o un sonido procedente del árabe (ej.: munafik [mu'nafiʔ] ‘hipócrita’).

 

El inventario de sonidos vocálicos del malayo es el siguiente:

 

FRONTALIDAD

anterior

central

posterior

ALTURA

alto

i

 

u

medio

e

ə

o

bajo

 

a

 

 

El sonido central [ə] corresponde a la pronunciación de la vocal e en sílaba átona, lo cual da lugar a homónimos como perang ['peraŋ] ‘castaño (cabello)’ y perang [pə'raŋ] ‘guerra’. El acento prosódico recae habitualmente en la penúltima sílaba de las palabras patrimoniales, excepto en casos como el anterior (con la vocal átona [ə]), en los que se desplaza a la sílaba final en palabras bisílabas o a la antepenúltima en palabras de tres o más sílabas.

 

 

Morfología

 

A diferencia de la mayoría de lenguas austronesias, que poseen una tipología morfológica aislante (con palabras compuestas por morfemas únicos e invariables), el malayo es un idioma aglutinante, en el que existen numerosos derivados léxicos formados por la unión de distintos morfemas fijos e inalterables. No obstante, ambas tipologías austronesias se caracterizan por la ausencia de morfemas flexivos que indiquen los distintos accidentes gramaticales de género, número, persona, caso o tiempo. Los únicos procesos productivos de creación léxica en malayo son la derivación (ej.: raja ‘rey’ → kerajaan ‘reino’, ajar ‘enseñar’ → belajar ‘aprender’), la composición (kereta ‘coche’ + api ‘fuego’ → kereta api ‘tren’, kerja ‘trabajo’ + sami ‘mismo’ → kerjasama ‘cooperación’) y la reduplicación (batu ‘piedra’ → batu-batu ‘piedras’, langit ‘cielo’ → langit-langit ‘techo’). Sin embargo, el carácter aglutinante de esta lengua frente a otras variedades austronesias da lugar a derivados léxicos de gran longitud, como ketidakberhasilannya ‘infructuoso’ (formado a partir del lexema básico hasil ‘resultado’).

 

Dentro de la flexión nominal, los nombres no poseen marcas gramaticales de género; las excepciones son algunos términos de origen extranjero (como putera ‘príncipe’ ‒ puteri ‘princesa’, del sánscrito पुत्र <putra> ‒ पुत्री <putrī>) y sustantivos epicenos como adik ‘hermano,-a menor’, que necesitan una etiqueta de género sexual (adik lelaki ‘hermano menor’ – adik perempuan ‘hermana menor’). La categoría gramatical de número tampoco se señala de forma explícita en los sustantivos malayos (un nombre como orang, por ejemplo, puede significar tanto ‘persona’ como ‘gente’, en función del contexto), aunque existen otros procedimientos sintácticos para indicar pluralidad, como la adición de los cuantificadores beberapa ‘algunos’ o semua ‘todos’ (ej.: beberapa orang ‘algunas personas’) o la reduplicación (ej.: orang-orang ‘gente, todas las personas’). Tampoco existe en malayo la categoría gramatical de artículo, aunque los demostrativo ini ‘este’ e itu ‘ese’ puede desempeñar la función de artículo determinado (ej.: buku ini ‘el libro’, babi-babi itu ‘los cerdos’) y la forma abreviada del numeral satu ‘uno’, se-, funciona como artículo indeterminado (ej.: sebuah rumah ‘una casa’).

 

Los pronombres personales del malayo presentan formas distintas en función del registro empleado: en contextos formales se utilizan saya ‘yo’ y anda ‘tú, usted’, mientras que en situaciones informales (con familia y amigos) se emplean sus respectivos correlatos aku y kamu. El pronombre personal de primera persona plural presenta una variante “inclusiva” kita y otra “exclusiva” kami. Como posesivos, los pronombres personales poseen formas enclíticas (ej.: meja ‘mesa’ → mejaku ‘mi mesa’, mejamu ‘tu mesa’). Los pronombres numerales (del 0 al 10), en caracteres rumi y jawi, son los siguientes:

 

0

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

sifar

satu

dua

tiga

empat

lima

enam

tujuh

delapan

sembilan

sepuluh

صيفر

ساتو

دوا

تيݢ

امڤت

ليم

انم

توجوە

دلاڤن

سمبيلن

سڤولوه

 

Al igual que otras lenguas austronesias occidentales, el malayo posee clasificadores numéricos, elementos gramaticales que se insertan entre el numeral y el sustantivo cuantificado con la función de especificar las características semánticas de este último; los más habitualmente empleados son orang ‘persona’ para seres humanos (ej.: lima orang murid ‘cinco alumnos’), ekor ‘cola’ para animales (ej.: seekor ayam ‘un pollo’), buah ‘fruta’ para objetos inanimados (ej.: dua buah rumah ‘dos casas’) y biji ‘semilla’ para pequeños objetos redondos (ej.: sebiji epal ‘una manzana’).

 

Dentro de la flexión verbal, no existen desinencias de persona, número, tiempo o modo, categorías gramaticales que deben deducirse del contexto o expresarse indirectamente mediante adverbios y partículas verbales, como sudah ‘ya’ o belum ‘todavía no’ (compárese saya makan ‘estoy comiendo’ con saya makan sudah ‘ya he comido’ / saya belum makan ‘no he comido’). Por el contrario, existen en malayo marcas aspectuales que establecen una triple distinción entre acción completada (ej.: Ali telah berpindah ‘Alí se ha mudado’), acción iniciada pero no completada (ej.: Ali sedang berpindah ‘Alí se está mudando’) y acción aún no iniciada (ej.: Ali akan berpindah ‘Alí se mudará’). Otras dos categorías verbales que se indican en malayo mediante partículas verbales específicas son la voz ―con los prefijos men- (que focaliza el agente frente al paciente en estructuras oracionales Sujeto-Verbo-Objeto, como en Ali membeli kereta itu ‘Alí compró el coche’) y di- (marca de foco paciente en estructuras oracionales Objeto-Verbo-Sujeto, como en kereta itu dibeli oleh Ali ‘el coche fue comprado por Alí’)― y la transitividad ―con prefijos causativos como memper- (ej.: lebar ‘ancho’ → memperlebar ‘ensanchar’), de formación de verbos intransitivos como ber- (ej.: kembang ‘flor’ → berkembang ‘florecer’, mobil ‘coche’ → bermobil ‘ir en coche’) y de creación de verbos transitivos como -kan (raja ‘rey’ → rajakan ‘coronar’, basah ‘mojado’ → basahkan ‘mojar’, jatuh ‘caer’ → jatuhkan ‘soltar’). Otros afijos verbales derivativos habituales en malayo son los siguientes:

-i (formación de verbos transitivos)                takut ‘miedo’ → takuti ‘asustar’

per- (formación de verbos transitivos)                       istri ‘esposa’ → peristri ‘casarse con’

men- (formación de verbos intransitivos)       kurang ‘menos’ → mengurang ‘disminuir’

ter- (acción involuntaria o repentina)             tidur ‘sueño’ → tertidur ‘dormirse’

 

 

Sintaxis

 

El orden sintáctico básico dentro de la oración es Sujeto-Verbo-Objeto (ej.: saya tidak bercakap bahasa Spanyol ‘no hablo español’, wanita itu mencuci kakinya ‘la mujer se lava los pies’, saya pergi ke pasar kemarin ‘ayer fui al mercado’). Además de la partícula negativa neutra tidak, los predicados nominales pueden expresan negación mediante el elemento con valor contrastivo bukan (ej.: marah Ali ‘Alí está enfadado’ Ali bukan marah ‘Alí no está enfadado (está contento)’).

 

 

Texto ilustrativo

 

[ALFABETO RUMI (latino)]

(malayo)

Perkara 2

Setiap orang adalah berhak kepada semua hak-hak dan kebebasan yang termaktub dalam Perisytiharan ini, tanpa sebarang apa jua pembezaan, seperti bangsa, warna kulit, jantina, bahasa, ugama, faham politik atau lain-lain fahaman, asal-usul bangsa keturunan atau sosial harta-benda, kelahiran atau apa-apa taraf lain.

Seterusnya, tiada sebarang pembezaan boleh dibuat berasaskan pada taraf politik atau bidangkuasa ataupun antarabangsa sesebuah negara atau wilayah datangnya seseorang itu, sama ianya merdeka, beraùanah, tanpa pemerintahan sendiri atau berada di bawah apa-apa sekatan kedaulatan lainnya.

Perisytiharan Hak Asasi Manusia Sejagat

 

(indonesio)

Pasal 2

Setiap orang berhak atas semua hak dan kebebasan-kebebasan yang tercantum di dalam Pernyataan ini tanpa perkecualian apapun, seperti ras, warna kulit, jenis kelamin, bahasa, agama, politik atau pendapat yang berlainan, asal mula kebangsaan atau kemasyarakatan, hak milik, kelahiran ataupun kedudukan lain.

Di samping itu, tidak diperbolehkan melakukan perbedaan atas dasar kedudukan politik, hukum atau kedudukan internasional dari negara atau daerah dari mana seseorang berasal, baik dari negara yang merdeka, yang berbentuk wilayah-wilayah perwalian, jajahan atau yang berada di bawah batasan kedaulatan yang lain.

Pernyataan Umum tentang Hak-Hak Asasi Manusia

════════════════════════════════════

Artículo 2

Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

Declaración Universal de Derechos Humanos

 

[ALFABETO JAWI (árabe)]

کيلاون اينتن برکليڤ-کليڤ دلاڠيت تيڠگي،

دان چهاي مناري-ناري دلاڠيت بيرو،

تيدقله داڤت مننڠکن ڤراساءنکو،

يڠ ريندوکن کحاضيرن کاسيه.

 

گمرسيق ايراما مردو بولوه ڤريندو،

دان ڽاڽين ڤاري٢ دري کايڠن،

تيدقله داڤت تنترمکن سانوباري،

يڠ مندمباکن کڤستين کاسيهمو.

(غاذال اونتوق ربيعة)

 

(transcripción rumi)

Kilauan intan berkelip-kelip di langit tinggi,

dan cahaya menari-nari di langit biru,

tidaklah dapat menenangkan perasaanku,

yang rindukan kehadiran kasih.

 

Gemersik irama merdu buluh perindu,

dan nyanyian pari-pari dari kayangan,

tidaklah dapat tenteramkan sanubari,

yang mendambakan kepastian kasihmu.

(Ghazal untuk Rabiah)

 

(traducción)

Ni el brillo de los diamantes que bailan en el firmamento

ni las refulgentes auroras que danzan en el cielo azul

pueden calmar mi corazón,

que anhela la presencia de la persona amada.

 

Ni el ritmo melodioso del bambú anhelante

ni la balada de ninfas del Edén

pueden sosegar mi espíritu,

que implora tu palabra de honor.

(Un ghazal para Rabiah (1999), canción compuesta por el cantautor singapurense Mohamad Nasir Mohamed)



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco