PALAUANO

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

tekoi ra Belau ['tɛkoi ɾa 'bɛlau]

Nombre español

palauano [pala'wano]

Nombre inglés

Palauan [pə'lɑwən]

Filiación lingüística

familia austronesia > grupo malayo-polinesio > rama occidental > subgrupo sunda-sulawesi > rama micronesia occidental

Hablado en

Palaos¹

Número de hablantes

19.000 (2010)

Dialectos principales

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

s. XIX

Tipología sintáctica

S-V-O / V-O-S

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

 

Descripción

El palauano pertenece al grupo malayo-polinesio, subgrupo sunda-sulawesi, de las lenguas austronesias. Constituye el idioma oficial (junto con el inglés) en la mayor parte del archipiélago micronesio de Palaos (con excepción de las islas de Angaur, Hatohobei y Sonsorol). En las vecinas Islas Marianas del Norte y Guam existen también comunidades de hablantes de esta lengua. Pese a hablarse en la Micronesia, el palauano es (junto con el chamorro) la única variedad malayo-polinesia que no pertenece a la rama oceánica. Como resultado de la dominación de España y Japón en Palaos, numerosas palabras castellanas y del japonés han pasado a esta lengua (ej.: martiliong ‘martillo’, sensei ‘profesor’).

 

El sistema fonológico del palauano destaca por su reducido tamaño, ya que está formado únicamente por diez fonemas consonantes ―/b/, /t/, /d/, /k/, /ʔ/, /s/, /m/, /ŋ/, /ɾ/, /l/― y seis vocales ―/a/, /ɛ/, /ə/, /i/, /o/, /u/. No obstante, como resultado de diversos procesos fonéticos de la lengua, los anteriores fonemas se articulan como diversos alófonos (por ejemplo, las consonantes oclusivas se desdoblan en una triple serie sorda-sonora-aspirada). Para la representación escrita del palauano se emplea una versión del alfabeto latino estandarizada a comienzos de la década de 1970, cuyas correspondencias menos evidentes entre letra y sonido son las siguientes:

b          [b], [p], [pʰ]                ee        [ɛː]                              oo        [oː]

ch        [ʔ]                               ii          [iː], [ji], [ij]                  r          [ɾ]

d          [d], [t], [ð], [θ]                        k          [k], [ɡ], [kʰ]                 rr         [r]

e          [ɛ], [ə]                         ll          [lː]                               t           [t], [tʰ]

ę          [ə]                               ng        [ŋ], [n]                         uu        [uː], [wu], [uw]

 

Los pronombres numerales del 1 al 10 son: tang, erung, edei, euang, eim, elolęm, euid, eai, etiu, tęruich. El orden sintáctico dentro de la oración es Sujeto-Verbo-Objeto (ej.: a ngalek a menga a ngikel ‘el niño come pescado’) o Verbo-Objeto-Sujeto (ej.: ngulechar a tamanengi ‘compró cebollas’).

 

Texto ilustrativo

Ongerul bades (2)

Ar bek 'l chad a ngarngii a llemeltir ra ikal mla medung 'l ilmokl ma llemalt, 'l diak a ngodech lolkebai er tir, 'l ua uchelel a chad, ma iro, ma klechad, ma klaodengei ra tegoi, ma uldesuel, ma belual, ma klalou, ma klechelid, ma blekerdelel a cherellel.

E dirrek el diak lebol uchul ea chad a choriid aikang el dimle uchul a tegoi ra buai 'l lengarngii malechub eng belulachad er ngii, al dokurits ma lak eng diosisiu, malechub engdi ngodech el blekeradel ra beluu.

Klou El Subed Ra Llemalt Rar Chad

════════════════════════════════════

Artículo 2

Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

Declaración Universal de Derechos Humanos


© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco