TURCO

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

türkçe ['tyɾkjʧe]

Nombre español

turco ['turko]

Nombre inglés

Turkish ['tɜrkɪʃ]

Filiación lingüística

familia altaica > grupo turco > rama meridional

Hablado en

Turquíaº¹, Chipre¹

Número de hablantes

63.000.000 (2010)

Dialectos principales

anatolio, rumelio, turco chipriota

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

s. XIII

Tipología sintáctica

S-O-V

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

ESQUEMA

1.        Introducción

2.        Evolución histórica

3.        Ortografía y pronunciación

4.        Morfología

5.        Sintaxis

6.        Texto ilustrativo

 

 

Introducción

 

El turco pertenece a la rama meridional del grupo turco de las lenguas altaicas. Constituye el idioma nacional de carácter oficial en Turquía, en donde es la lengua materna del 93 por ciento de la población (el resto son en su mayoría curdos, que habitan en el sureste del país). Junto con el griego, el turco es lengua co-oficial en Chipre, en donde lo habla el 19 por ciento de la población. Otros países del sureste de Europa en los que existen importantes comunidades de emigrantes turcos son Bulgaria, Grecia, Macedonia, Serbia y Rumanía. Fuera de la cuenca del Mediterráneo, el país en el que existe una mayor comunidad de turcoparlantes es Alemania, con más de dos millones. En el conjunto de las lenguas altaicas, el turco es, con diferencia, la variedad más extendida, ya que posee casi la mitad de los hablantes totales de esta familia lingüística.

 

Dentro de la rama meridional de lenguas turcas, los especialistas diferencian un subgrupo osmanlí (u otomano). El turco estándar moderno representa una continuación de uno de los dialectos que forman el anterior grupo, el anatolio, hablado originariamente en Estambul y sus alrededores, y que en la actualidad se ha convertido en la lengua de toda Turquía. Se distinguen tres agrupaciones dialectales dentro de esta variedad: anatolio occidental (al oeste del río Éufrates), anatolio oriental (al este del anterior río) y anatolio nororiental (en la costa oriental del mar Negro). Durante el amplio periodo de dominio del Imperio Otomano en la cuenca del Mediterráneo, el anterior turco anatolio se extendió por una región situada al sur de los Balcanes (Turquía, Grecia, Macedonia, Rumanía y Bulgaria) y dio lugar a un dialecto conocido como rumelio (o turco balcánico). Tras la conquista de Chipre por el Imperio Otomano en 1571, el dialecto turco que se empezó a hablar en la isla, el turco chipriota, se convirtió en la lengua de prestigio social, por encima del griego.

 

 

Evolución histórica

 

Aunque los primeros testimonios escritos en prototurco (la lengua original de la que derivan el resto de variedades del grupo turco) son una serie de inscripciones en caracteres rúnicos del siglo VIII conocidas como escritura orkhon, los primeros textos en una variedad independiente, el llamado turco anatolio, data del siglo XIII. Por aquel entonces las tribus turcas —que se habían asentado en Asia Central a finales del siglo XI procedentes de Mongolia— no poseían aún una tradición literaria muy sólida, por lo que era enorme la influencia del persa y el árabe, lenguas de prestigio cultural en Anatolia (hay que recordar que los turcos, al igual que otros pueblos vecinos, habían sido convertidos al Islam tras la invasión musulmana del siglo VII). Las obras literarias, educativas y administrativas de estos primeros años muestran un fuerte componente arábigo-persa, de forma que el “otomano” se convirtió en una lengua mixta, hasta tal punto carente de algunos de los rasgos gramaticales de los dialectos turcos que no servía como medio de comunicación entre las diferentes clases sociales de Anatolia. De forma simultánea, sin embargo, se estaba produciendo un auge de la literatura mística y popular orientada a las clases menos educadas, escrita en un “turco anatolio” escasamente contaminado que resultaba comprensible para la mayoría de la población. Ésta es la lengua que dio origen con el tiempo al turco moderno, y que puede ser entendida sin demasiada dificultad por un hablante actual.

 

A partir del siglo XIV, coincidiendo con el ocaso de la dinastía selyúcida en Anatolia, el número de obras escritas en turco aumentó considerablemente, en detrimento del persa, el árabe e incluso el griego. Durante los años posteriores se impusieron las corrientes puristas en la lengua, que tendían a erradicar los rasgos gramaticales ajenos y a potenciar los propios. Este movimiento “nacionalista” se desarrolló considerablemente durante el siglo XVIII y tuvo su culminación en el siguiente, con autores de la talla de Namik Kemal (1840-1888) y Tevfik Fikret (1867-1915), que fueron los primeros escritores turcos en cultivar conscientemente los géneros occidentales (en particular la novela, el teatro y la lírica). Todos estos esfuerzos literarios cristalizaron definitivamente en 1909 con la creación en Estambul del Türk Derneği ‘club turco’, que comenzó a publicar una revista en la que se expresaba el deseo de crear un turco más simplificado y puro. Algunos autores comenzaron entonces a emplear este nuevo “turco purificado” entre ellos Ömer Seyfettin (1884-1920) y Ziya Gökalp (1876-1924), haciendo esfuerzos conscientes y sistemáticos por establecer los rasgos gramaticales propios y usar un léxico patrimonial. Tras la creación en 1923 del moderno estado de Turquía, la búsqueda de una identidad nacional se combinó con una intensa campaña de “occidentalización” del país. Es entonces cuando se funda en Ankara una Academia de la Lengua Turca (Türk Dil Kurumu - TDK), con el propósito de investigar la etimología de las palabras y crear otras nuevas a partir de raíces turcas (o incluso de otras lenguas, como el inglés), purificando la lengua y eliminando su componente arábigo-persa.

 

 

Ortografía y pronunciación

 

Los primeros testimonios literarios en turco antiguo (o prototurco) son una serie de inscripciones de comienzos del siglo VIII representadas mediante un sistema de escritura conocido como alfabeto orkhon. Sin embargo, esta lengua originaria, de la que posteriormente derivaron el resto de lenguas turcas, no puede considerarse aún como una variedad anatolia antigua.

 

Desde el inicio del período anatolio en el siglo XIII, el turco empleó para su representación escrita el alfabeto arábigo, justo hasta que una serie de reformas ortográficas introdujeron el alfabeto latino en 1929. El principal motivo de este cambio fue el deseo de las autoridades turcas de “occidentalizar” el país, tras la creación de la moderna República de Turquía. No obstante, hasta el siglo XV se empleó también el alfabeto uiguro de base arábiga en Anatolia, lo que explica algunos rasgos peculiares del alifato empleado por los turcos que difieren del sistema arábigo estándar, como por ejemplo la representación gráfica de las vocales.

 

La versión del alfabeto latino que el turco emplea en la actualidad carece de las letras q, w, x, aunque utiliza adicionalmente los caracteres ç, ğ, ı, ö, ş, ü. El acento circunflejo sobre las vocales se emplea fundamentalmente en las palabras de origen árabe y persa, y desempeña dos funciones principales: señalar que la vocal es larga y marcar el grado extra de palatalización de las consonantes l, k, g que la preceden (véase más abajo). Las consonantes se pronuncian en general como en español, aunque existen las siguientes excepciones: 1) c y ç corresponden a los sonidos africados sonoro [ʤ] y sordo [ʧ], respectivamente (ej.: cep ‘bolsillo’, çiçek ‘flor’); 2) j y ş se pronuncian como los sonidos fricativos sonoro [ʒ] y sordo [ʃ], respectivamente (ej.: jale ‘rocío’, şişe ‘botella’); 3) ğ es una letra muda en turco, que simplemente alarga la vocal que la precede y reduce la siguiente (véase más abajo). A continuación se ilustran los 29 caracteres que componen el alfabeto turco:

 

Mayúsculas

A

B

C

Ç

D

E

F

G

Ğ

H

I

İ

J

K

L

M

N

O

Ö

P

R

S

Ş

T

U

Ü

V

Y

Z

Minúsculas

a

b

c

ç

d

e

f

g

ğ

h

ı

i

j

k

l

m

n

o

ö

p

r

s

ş

t

u

ü

v

y

z

Pronunciación*

ɑ

b

ʤ

ʧ

d

e

f

ɡ

-

h

ɯ

i

ʒ

k

l

m

n

o

œ

p

r

s

ʃ

t

u

y

v

j

z

* Representa la pronunciación de la letra aislada o la más habitual. Para su pronunciación real en el contexto de la palabra, véase las distintas reglas ortográficas más abajo.

 

El repertorio de sonidos consonantes del turco es el siguiente:

 

LUGAR DE ARTICULACIÓN

bilabial

labio-dental

alveolar

palatal

velar

glotal

MODO DE ARTICULACIÓN

oclusivo

p      b

 

t       d

 

k      ɡ

 

oclusivo palatal

 

 

 

 

kj     ɡj

 

fricativo

 

f       v

s       z

ʃ      ʒ

 

h

africado

 

 

 

ʧ    ʤ

 

 

nasal

m

 

n

 

 

 

vibrante

 

 

ɾ

 

 

 

lateral

 

 

l

 

 

 

lateral palatal

 

 

lj

 

 

 

aproximante

 

 

 

j

 

 

 

El sonido oclusivo glotal [ʔ] aparece de forma marginal en préstamos árabes. La distribución de las parejas de sonidos correspondientes a los fonemas /k/, /ɡ/, /l/ depende por lo general del timbre de la vocal tautosilábica, de forma que si ésta es anterior se pronuncian como sus correlatos palatales (ej.: kör [kjœɾ] ‘ciego’ vs. kor [koɾ] ‘ascua’, bel [belj] ‘cintura’ vs. bal [bɑl] ‘miel’). No obstante, estas asimilaciones fonéticas no son siempre predecibles, ya que hay casos en los que las variantes palatales preceden o siguen a una vocal posterior (ej.: kalp [kɑljp] ‘corazón’, kar [kjɑɾ] ‘beneficio’), por lo que más que alofonos hay que considerarlas verdaderos fonemas. Cuando se produce este último fenomeno, a veces se indica mediante un acento circunflejo sobre la vocal posterior (como en kâr).

 

El inventario de sonidos vocálicos del turco es el siguiente:

 

FRONTALIDAD

anterior

posterior

ALTURA

alto

i / y

ɯ / u

medio

e / œ

o

bajo

 

ɑ

 

Como puede verse, el sistema vocálico del turco posee una gran simetría, ya que los ocho fonemas anteriores se agrupan en parejas con respecto a los rasgos [+posterior] / [-posterior] [ɯ-i], [u-y], [ɑ-e], [o-œ], [+alto] / [-alto] [i-e], [y-œ], [ɯ-ɑ], [u-o] y [+redondeado] / [-redondeado] [y-i], [œ-e], [u-ɯ], [o-ɑ]. Esta distinción es importante para entender el fenómeno morfonológico de la armonía vocálica (que se explica más abajo). La vocal anterior alta no redondeada [i] se transcribe mediante la letra i latina, mientras que su correlato posterior [ɯ] se representa mediante el carácter ı, una “i” sin punto (sus mayúsculas son İ e I, respectivamente).

 

Todas las vocales turcas son inherentemente cortas. Sin embargo, hay dos procesos que producen su alargamiento: 1) los préstamos léxicos de otras lenguas, especialmente el árabe y el persa (ej.: hadise [hɑːdi'se] ‘acontecimiento’); 2) la aparición en algunas palabras de un originario sonido fricativo velar [ɣ], representado mediante la letra ğ, que desapareció de la lengua aunque no sin antes alargar la vocal que la precedía (ej: dağ [dɑː] ‘montaña’). Cuando este carácter va seguido por una vocal, ésta se reduce y llega incluso a desaparecer en la pronunciación (ej.: ağır [ɑːɾ] ‘pesado’).

 

Con la excepción de unas pocas palabras eruditas o extranjeras, el turco no permite los grupos consonánticos en posición inicial de palabra. Cuando esto ocurre, el habla natural tiende a introducir una vocal epentética que muestra armonía con la siguiente (compárese los términos eruditos klüp ‘club’ y kral ‘rey’ con sus correlatos coloquiales kulüp y kıral). Lo anterior también se aplica a ciertos grupos en posición final de sílaba: véase el caso del acusativo bur-nu, formado a partir del nominativo bu-run ‘naríz’ (con la segunda “u” epentética) mediante la adición de un sufijo -u.

 

Al igual que en otras lenguas como el alemán o el ruso, el turco transforma sus oclusivas sonoras en posición implosiva en sus correlatos sordos, aunque a diferencia de las anteriores representa este proceso fonético por escrito (compárese el nominativo kitap ‘libro’ con el acusativo kitabı y el locativo kitapta, relacionados con el término árabe kitab). En palabras de dos o más sílabas acabadas en -k, esta consonante se suprime fonéticamente en aquellos términos derivados en los que se combina con una vocal, y esta ausencia de sonido se representa mediante ğ (ej.: nom. kabak ‘calabaza’ — ac. kabağı [kɑ'bɑɯ]).

 

Al igual que en el resto de lenguas turcas, se produce el fenómeno morfonológico de la armonía vocálica —presencia condicionada de vocales anteriores o posteriores dentro de una misma palabra. En el caso particular del turco, las vocales de los distintos morfemas comparten el rasgo [posterior] y, si además son altas, comparten igualmente el rasgo [redondeado]. Compárese los siguientes pares de palabras equifuncionales:

 

ev-ler {casa} + {plural} = ‘casas’ (vocales anteriores y no redondeadas en raíz y sufijo)

at-lar {caballo} + {plural} = ‘caballos’ (vocales posteriores y no redondeadas en raíz y sufijo)

 

bülbül-ümüz-ün {ruiseñor} + {1ª pers. pl.} + {genitivo} = ‘de nuestro ruiseñor’ (vocales anteriores y redondeadas en raíz y sufijos)

kol-umuz-un {brazo} + {1ª pers. pl.} + {genitivo} = ‘de nuestro brazo’ (vocales posteriores y redondeadas en raíz y sufijos)

 

bülbül-ler-imiz-in {ruiseñor} + {plural} + {1ª pers. pl.} + {genitivo} = ‘de nuestros ruiseñores’ (vocales anteriores y redondeadas en raíz, vocales anteriores y no redondeadas en sufijos)

kol-lar-ımız-ın {brazo} + {plural} + {1ª pers. pl.} + {genitivo} = ‘de nuestros brazos’ (vocal posterior y redondeada en raíz, vocales posteriores y no redondeadas en sufijos)

 

El acento prosódico en turco recae por lo general en la última sílaba de las palabras, cualquiera que sea su estructura morfológica (ej.: kitap ‘libro’, görebileceklerini ‘lo que serán capaces de ver’). Las excepciones a esta regla son algunos sufijos en posición final (ej.: görecekti ‘él iba a ver’), palabras con más de una sílaba acentuada (ej.: remeyeceklerini ‘lo que no serán capaces de ver’) y algunos topónimos y préstamos léxicos (ej.: İstanbul, Ankara, lokanta ‘restaurante’).

 

 

Morfología

 

El turco es un claro exponente de lengua aglutinante desde el punto de vista morfológico. Esto significa que, salvo escasas excepciones, existe una relación unívoca y directa entre morfema y función gramatical, de manera que las palabras se forman mediante la adición ordenada, fija y sin sincretismo (una misma forma para varias funciones gramaticales) de sufijos a una misma base léxica. Este fenómeno favorece el proceso morfológico de la sufijación en todos los casos, aunque existe una única excepción: la reduplicación de la sílaba inicial (con una consonante epentética) en adjetivos y adverbios intensificadores, como en los pares beyaz ‘blanco’ — bembeyaz ‘blanquísimo’ y çabuk ‘rápido’ — çarçabuk ‘muy rápido’. En ocasiones, las palabras que se crean mediante este proceso de “aglutinamiento” pueden equivaler a oraciones enteras.

 

Por regla general, los sufijos derivativos preceden a los flexivos. La siguiente serie léxica ilustra perfectamente la derivación del turco dentro de la flexión nominal (que engloba nombres, adjetivos y adverbios):

ver-im {dar} + {sufijo nominal} = ‘renta, beneficio’

ver-im-li {dar} + {sufijo nominal} + {sufijo adjetival} = ‘rentable’

ver-im-li-lik {dar} + {sufijo nominal} + {sufijo adjetival} + {sufijo nominal} = ‘rentabilidad’

El orden que se establece para la adición de sufijos flexivos —tras los derivativos, si los hubiera— es el siguiente: 1) marca de plural -lAr (*); 2) sufijo posesivo de concordancia en persona y número, equivalente al adjetivo posesivo en español (pers. 1 -(I)m, pers. 2 -(I)n, pers. 3 -(s)I(n), pers. 4 -(I)mIz, pers. 5 -(I)nIz, pers. 6 -lArI(n)); 3) marca de caso (nominativo , genitivo -(n)I(n), acusativo -(y)I, dativo -(y)A, ablativo -DAn, locativo -DA, instrumental -(y)lA). Al igual que en el resto de lenguas altaicas, no existen marcas explícitas de género gramatical ni de artículo determinado en turco. Véase los siguientes ejemplos:

at-lar {caballo} + {plural} = ‘caballos, los caballos’

gül-üş-ler {risa} + {sufijo nominal activo} + {plural} = ‘risas, formas de reír’

üstün-lüğ-ümüz-ü {superior} + {sufijo nominal abstracto} + {1ª pers. pl.} + {acusativo} = ‘nuestra supremacía’

* En lingüística, se suelen utilizar letras mayúsculas para representar los archifonemas cuyos rasgos distintivos son predecibles gramaticalmente. En el caso de las vocales, I representa un sonido con el rasgo [+alto] y A otro con el rasgo [-alto] antes de la aplicación de la armonía vocálica. En el caso de las consonantes, una letra mayúscula simboliza un fonema oclusivo sonoro que se transformará en sordo en posición final de palabra, un fonema sordo que se articulará como sonoro en posición inicial de morfema o una k intervocálica que se suprimirá. En posición inicial de sufijo, las vocales y las consonantes entre paréntesis se suprimen detrás de un tema acabado en vocal y en consonante, respectivamente. Las consonantes entre paréntesis en posición final de sufijo se suprimen cuando ocupan el último lugar dentro de la palabra.

 

Los modificadores (adjetivos y determinantes) no muestran concordancia con el núcleo nominal al que acompañan, y los cuantificadores que expresan claramente plural rigen un nombre en singular. Véase el siguiente ejemplo:

beş adam heykel-i kır-dı

{cinco} {hombre} {estatua + acusativo} {romper + pretérito}

‘cinco hombres rompieron la estatua’

 

Un rasgo que el turco posee en común con el resto de lenguas altaicas es el hecho de emplear posposiciones en lugar de preposiciones. En el caso particular de aquéllas que rigen complementos en nominativo, tan sólo los nombres adoptan esta forma, ya que los pronombres se marcan mediante el genitivo (compárese kadın gibicomo una mujer’ con benim gibicomo yo’). Los pronombres numerales (del 1 al 10) son: bir, iki, üç, dört, beş, altı, yedi, sekiz, dokuz, on.

 

Dentro de la flexión verbal, existe tan sólo un sufijo morfológicamente productivo que forma derivados verbales a partir de formas nominales: se trata de la marca de causatividad -lA (ej.: kara-la-mak {negro} + {sufijo causativo} + {sufijo infinitivo} = ‘ennegrecer’). Los sufijos flexivos que se añaden a la raíz verbal son los siguientes: 1) desinencia de voz (media-reflexiva -(I)n, recíproca -(I)ş, pasiva -Il / -n, causativa -DIr / -t); 2) desinencia negativa -mA; 3) desinencia de modo (desiderativo -sA, obligativo -mAlI, optativo -(y)a); 4) desinencia de tiempo (pretérito definido -DI, pretérito de inferencia -mIş, aoristo -(A)r, futuro -(y)AcAK, presente progresivo -(I)yor); 5) desinencia posesiva de concordancia con el sujeto en persona y número (pers. 1 -Im, pers. 2 -sIn, pers. 3 , pers. 4 -Iz, pers. 5 -sInIz, pers. 6 -lAr). La marca de tercera persona plural puede omitirse cuando el sujeto se halla explícito en la oración (como en el anterior ejemplo beş adam heykeli kırdı(lar) ‘cinco hombres rompieron la estatua’), algo que resulta obligatorio cuando este último es inanimado (ej.: kitaplar masadan yere düştü ‘los libros cayeron de la mesa al suelo’). Las desinencias temporales expresan igualmente aspecto: los dos pretéritos denotan acciones completadas en el pasado, el aoristo acciones que se desarrollan o repiten durante un período de tiempo y el presente progresivo acciones que tienen lugar en el momento en el que se expresa la oración. Es posible formar tiempos compuestos en turco mediante la coaparición de dos desinencias de tiempo, de manera que la primera puede entenderse como la forma no personal y la segunda como el auxiliar conjugado. Véase el siguiente ejemplo:

imtihan-ım-a başlı-yor-du-m

{examen + 1ª pers. sing. + dativo} {comenzar + presente progresivo + pretérito definido + 1ª pers. sing.}

estaba comenzando mi examen (cuando...)’

 

 

Sintaxis

 

El turco es un claro ejemplo de lengua con una tipología sintáctica caracterizada por la ramificación a la izquierda, en la que los modificadores preceden a los elementos modificados (es decir, los objetos preceden al verbo, los complementos de régimen preceden a la posposición y el adyacente precede al núcleo nominal). Esto significa que el orden no marcado de la oración, al igual que en el resto de lenguas del grupo turco, es Sujeto-Objeto-Verbo (en donde el Sujeto se ve como el complemento requerido por el Predicado, que a su vez está compuesto por el complejo Objeto-Verbo). Si hay más de un objeto, el complemento directo tiende a estar en las inmediaciones del verbo. Véase el siguiente ejemplo:

Hasan çocuğ-a elma-yı ver-di

{hasan} {niño + dativo} {manzana + acusativo} {dar + pretérito definido}

‘Hasan dio la manzana al niño’

 

Lo anterior no significa que el orden Sujeto-Objeto-Verbo sea el único posible en turco; muy al contrario: prácticamente cualquier disposición de los constituyentes oracionales es posible, dada la riqueza morfológica de la lengua. Uno de los principales motivos de “dislocación” sintáctica en turco lo representa la distinción pragmática entre tema (información ya conocida por los interlocutores, que se suele situar al principio de la oración) y rema (nueva información, marcada acentualmente).

 

Las proposiciones subordinadas presentan la misma ordenación sintáctica que el constituyente equifuncional al que sustituyen, y por lo tanto poseen idéntica movilidad. Véase el siguiente ejemplo, en el que el grupo imtihanı geçtiğin- funciona como complemento directo de toda la oración:

Hasan ban-a [imtihan-ı geç-tiğ-in]-i anla-tı / Hasan ban-a anla-tı [imtihan-ı geç-tiğ-in]-i

{hasan} {yo + dativo} {examen + acusativo} {aprobar + sufijo factivo + 2ª pers. sing. + acusativo} {decir + pretérito definido}

‘Hasan me dijo que aprobaste el examen’

En el caso particular de las proposiciones de relativo, al funcionar como modificadores de un núcleo nominal van delante de él. Además, siguiendo el esquema básico de las lenguas altaicas, no aparecen introducidas por pronombres relativos y sus verbos están nominalizados. El sufijo nominal factivo -DIK (que indica la presuposición de un hecho) se suele emplear en este tipo de construcciones. Véase el siguiente ejemplo:

[Ahmed-in git-tiğ-i] okul

{ahmed + genitivo} {ir + sufijo factivo + 3ª pers. sing.} {escuela}

‘la escuela a la que va Ahmed’

 

Dentro de los sintagmas nominales que expresan posesión, el poseedor precede al núcleo (ej.: Ahmed-in kitab-ı ‘el libro de Ahmed’, literalmente ‘de Ahmed el su libro’). En el caso de que un adjetivo y un artículo indeterminado modifiquen conjuntamente a un nombre, el primero precede al segundo (ej.: ilgi-nç bir kitap ‘un libro interesante’, literalmente ‘interes-ante un libro’). Sin embargo, cuando el determinante es un adjetivo numeral, es éste el que precede al adjetivo (ej.: üç ilginç kitap ‘tres interesantes libros’).

 

Al igual que ocurre en español, el turco puede omitir el sujeto de la oración siempre que el predicado muestre claramente la concordancia gramatical mediante la desinencia de persona y número (ej.: okula gideceğim ‘iré a la escuela’). Esto es posible igualmente en los sintagmas nominales posesivos (ej.: Ahmed kitabımı kaybetmiş ‘se dice que Ahmed perdió mi libro’).

 

 

Texto ilustrativo

 

Bir kitabı elle tutulamayan ve maddesel varlıktan yoksun biçimiyle tutmak evirip çevirmek ve enine boyuna incelemek... işte kitap eleştirmeninin sürekli olarak yenilgiye yazgılı çabası hiçbir şey hiçbir güç biçimini ve yapısını istediğimiz gibi inceleyelim diye bir kitabı önümüzde sabit ve hareketsiz olarak tutamaz. Okur okumaz belleğimizde erir ve değişir; daha son sayfayı çevirmeden kitabın büyük bir bölümü ince ayrıntıları bulanıklaşmış kolayca anımsanamaz hale gelmiştir bile; bir süre sonra üzerinden birkaç gün ya da birkaç ay geçince gerçekten ne kadarı kalır akılda?

Roman yazma sanatı (1996), Ronald B. Tobias

════════════════════════════════════

Aprehender la oscura y fantasmal forma de un libro, cogerlo con firmeza, darle vueltas y estudiarlo con paciencia... éste es el trabajo de un crítico literario, y en él se encuentra constantemente derrotado: nada, ningún poder, podrá mantener un libro inmóvil y estático delante de nosotros para que tengamos tiempo de examinar su forma y diseño. Al mismo tiempo que lo leemos se funde y cambia de forma en nuestra memoria; incluso cuando se pasa la última página, el más nimio detalle de una gran parte del libro resulta ya vago e impreciso; más tarde, al cabo de unos pocos días o meses, ¿qué es lo que queda en realidad de él?

El arte de la ficción (1996), Ronald B. Tobias



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco