HURRITA

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

ḫuurri ['xuːrːi]

Nombre español

hurrita [u'rita]

Nombre inglés

Hurrian ['hʌriən]

Filiación lingüística

familia hurrito-urartiana

Hablado en

Turquía¹, Siria¹

Número de hablantes

Dialectos principales

hurrita de Mitanni, hurrita de Ḫattuša

Sistema de escritura

silabario cuneiforme

Documentado desde

s. XX a.C.

Tipología sintáctica

S-O-V

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

El hurrita es un idioma ya desaparecido hablado en una región que se extendía entre el este de Anatolia y el norte de Mesopotamia (en los actuales estados de Turquía y Siria, respectivamente), a pesar de lo cual no tiene relación filogenética alguna con las lenguas anatolias, subgrupo dentro de la familia indoeuropea. Su pariente más próximo es el urartiano, otra variedad lingüística independiente de Asia Menor, con el que forma la familia hurrito-urartiana. El pueblo hurrita se asentó en esta región asiática alrededor del año 2300 a.C., procedente de Armenia y otras áreas próximas. Su período de máximo esplendor se produjo a lo largo del segundo milenio, cuando gobernaron el reino de Mitanni (actual Siria). En el siglo XIII, las invasiones de hititas (procedentes del oeste) y de asirios (desde el sur) significaron el principio del fin de la civilización hurrita, que quedó dividida entre estas dos fuerzas conquistadoras y a merced de los ataques de otras tribus. Entre los siglos VI y V a.C., este pueblo desapareció definitivamente de la escena histórica.

 

El hurrita aparece testimoniado en una serie de textos pertenecientes al segundo milenio a.C., excavados en diferentes lugares de Oriente Próximo (especialmente Egipto, Siria y Turquía). Para representar sus catorce consonantes (p, t, k, f, s, š, x, ts, m, n, r, l, j, w) y cinco vocales (a, e, i, o, u) empleaba una derivación local del sistema de escritura cuneiforme del acadio (que los hurritas adoptaron en el año 2000 a.C.), aunque también hay muestras del protoalfabeto ugarítico. Lo más llamativo del sistema fonológico hurrita es la oposición contrastiva que se establecía entre consonantes sencillas y geminadas (ej.: /p/ — /pp/, /l/ — /ll/, /w/ — /ww/, etc.).

 

El análisis de los testimonios epigráficos conservados permite postular que el hurrita era una lengua aglutinante, en la que los distintos elementos léxicos poseían valores individuales que se combinaban para formar palabras. Los sustantivos carecían de género gramatical, y se han llegado a aislar hasta once casos nominales (absolutivo, ergativo, genitivo, dativo, esivo, adlativo, ablativo, instrumental, comitativo, asociativo, esivo). Los pronombres numerales del 1 al 10 (representados mediante una transcripción ortográfica en caracteres latinos) son: šukko, šini, kike, tumni, narija, šeše, šinti, kiri, tamri, ēmani.

 

El hurrita era una lengua ergativa, lo cual quiere decir que el mismo caso (absolutivo) servía para marcar el sujeto de los verbos intransitivos y el objeto de los transitivos, mientras que el sujeto de los verbos transitivos se señalaba mediante el caso ergativo. El orden sintáctico no marcado dentro de la oración era Sujeto-Objeto-Verbo (ej.: paššītḫiffuž tive andi kulôža ‘mi mensajero dijo esto’, en donde la raíz nominal pašš- ‘mensajero’ muestra el caso ergativo paššītḫe y tive es la marca de absolutivo del objeto andi ‘palabra’).

© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco