UDI

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

удин ['udin]

Nombre español

udi ['udi]

Nombre inglés

Udi ['udi]

Filiación lingüística

familia caucásica > rama nororiental > grupo daguestánico > subgrupo lezguio

Hablado en

Azerbaiyán#

Número de hablantes

6.590 (2010)

Dialectos principales

Sistema de escritura

alfabeto cirílico

Documentado desde

1863

Tipología sintáctica

S-O-V

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

Descripción

El udi pertenece a la rama nororiental, grupo daguestánico, de las lenguas caucásicas. Se trata de un idioma en inminente peligro de extinción, cuyos excasos hablantes (en su mayoría personas de avanzada edad) habitan en el pueblo de Nij, situado en el norte de Azerbaiyán. La diáspora del pueblo udi ha extendido su lengua a otros territorios como Georgia, Armenia, Kazajistán y Rusia. Junto con otras variedades afines dentro del grupo daguestánico, el udi forma parte del subgrupo lezguio (dentro del cual, la principal lengua es el lezguio propiamente dicho). Se trata de una variedad caucásica sin tradición escrita y reservada al ámbito oral, cuyos hablantes emplean habitualmente el ruso o el azerí como formas de comunicación (tanto hablada como escrita).

 

Debido a la creencia de que es el descendiente moderno de la antigua lengua hablada en la Albania caucásica —reino que floreció entre los siglos IV a.C. y VIII d.C. en la actual región ocupada por Azerbaiyán y Daguestán—, el udi fue una de las primeras lenguas daguestánicas que interesó a los lingüistas del siglo XIX (la primera descripción gramatical de esta variedad se publicó en 1863). Su sistema fonológico es más reducido que el de la mayoría de variedades caucásicas septentrionales, ya que su repertorio de consonantes oclusivas y africadas únicamente presenta correlatos eyectivos, mientras que el sistema vocálico está formado por los cinco fonemas básicos, /ɑ/, /ɛ/, /i/, /ɔ/, /u/, y sus variantes contextuales /æ/, /y/, /ø/, /ə/.

 

El udi antiguo se representó mediante el alfabeto albanés caucásico, sistema de escritura usado en el reino homónimo entre los siglos V y XII, cuya invención se atribuye al religioso armenio Mesrop Mashtots (creador igualmente del alfabeto armenio). En la actualidad, pese a carecer de un sistema de escritura propio y estandarizado, se suele emplear el alfabeto cirílico ruso para su representación gráfica (ampliado con el carácter de base no cirílica <ӏ>, que señala las consonantes de articulación eyectiva). Los pronombres numerales (del 1 al 10) son: са <sa>, пӏаъ <p'a">, хиб <xib>, бипӏ <bip'>, хъо <qo>, уъхъ <u"q>, вуъгъ <vu"ġ>, мугъ <muġ>, вуй <vuy>, вицӏ <vic'>. El orden sintáctico no marcado dentro de la oración es Sujeto-Objeto-Verbo.

 

Texto ilustrativo

[TRANSCRIPCIÓN FONÉTICA]

Sa pasč'aġen sa pasč'aġax č'axpi. Yesirreaq'sa enesča ič ölkina ič k'ua enefsa šet'a pasč'aġluġaxal zaft'ebsa. Q'a usenaxo yesir pasč'aġen xoiśnebsa me pasč'aġax te watanbez ixbaft'e, barta bez ölkinax taġa furuk'az. Me pasč'ağun sa haq'ullu q'odža maslahatč'it'a bui, doġrine met'in q'ulluġ tene besai amma pasč'aġen šet'ux gölö hörmätenne efsa ič dolluġaxal tanest'a. Pasč'aġen xabarreaq'sa met'uxo te yesir pasč'aġa but'uq'sa ič ölkinä taġane furuk'san. Un ek'an maslahatbesaˤ me maslahatč'inen exne: ma barta taysan ägänä buvaq'sa sinamišba met'a ölkinaxo k'ul ečest'a cipa paki ġenax waˤn furuk'al ganu. Ägänä ič k'ulla laxo furuk'axun badallebaki bartes bakaltene. Me pasč'aġen ečesnest'a yesir pasč'aġun ölkinaxo k'ul cipesnest'a paki maate ġenax p'aˤlen saganu furuq'unexa. K'ul cipit'uxo ośa p'aˤlenal furuq'unexa yesir pasč'aġen ari čaˤxk'axun ič k'ullul burreqsa t'esahat ič bex tik biq'sax ostavar ostavar aitpesax uk'ante ič źomoxo aruxne barsa. Burreqsa pasč'ağaxal hödžätbesax pasč'aġen fikirbesax te met'in ič ölkin k'ullel metärrebsa ägänä ič ölkina taġain dava burqalle. Met'abaxt'in tene barexa yesir pasč'ağax tağane ič ölkinä.

Yesiraq'i pasč'aġ

════════════════════════════════════

Una vez, un rey hizo prisionero a otro rey. Lo llevó a su reino y lo encerró en su propia casa, y también gobernó en su reino. Al cabo de veinte años, el rey prisionero le dijo a su captor: “echo de menos mi reino, permíteme volver para que pueda inspeccionarlo”. El otro rey tenía un consejero anciano y sabio que, pese a estar retirado, seguía recibiendo del monarca honores y un salario. El monarca habló con su consejero: “el rey prisionero desea volver a su reino para inspeccionarlo, ¿qué me aconsejas que haga?” El consejero le contesto: “no le permitas volver; si quieres ponerle a prueba, haz que traigan tierra de su reino y espárcela en el jardín por el lugar de vuestro paseo. Si al pisarla reacciona de alguna manera, no dejes que vuelva”. El rey hizo traer tierra del reino de su prisionero y ordenó que la esparcieran en el jardín, por donde ambos monarcas paseaban juntos cada día. Después de que la esparcieran, los reyes salieron a pasear. El rey prisionero, al pisar la tierra, levantó la cabeza inmediatamente y pronunció palabras muy fieras, como si le saliera fuego por la boca. Incluso, comenzó a pelear con su captor. Al ver esto, el monarca pensó que, si su prisionero tenía esta reacción al pisar la tierra de su reino, al regresar a su hogar iniciaría una guerra. Por ese motivo, no permitió que el rey prisionero regresara a su reino.

El rey prisionero (cuento popular udi)



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco