Danés

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

dansk [dænsɡ]

Nombre español

danés [da'nes]

Nombre inglés

Danish ['deɪnɪʃ]

Filiación lingüística

familia indoeuropea > grupo germánico > rama septentrional > escandinavo oriental

Hablado en

Dinamarcaº¹, Groenlandia¹, Islas Feroe¹, Alemania+, Islandia#

Número de hablantes

5,3 millones (2006)*

Dialectos principales

danés estándar, danés oriental, danés insular, juto

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

ca. 1250

Tipología sintáctica

S-V-O

° idioma nacional        ¹ idioma oficial        + dialecto        # idioma minoritario        * Estimación de Ethnologue.

 

ESQUEMA

1.        Introducción

2.        Evolución histórica

3.        Ortografía y pronunciación

4.        Morfología

5.        Sintaxis

6.        Texto ilustrativo

 

 

Introducción

 

El danés (dansk) pertenece a la rama septentrional de las lenguas germánicas, subgrupo dentro de la familia indoeuropea. Constituye la lengua oficial de Dinamarca (en donde posee 5.269.000 hablantes*) y sus territorios de Groenlandia y las Islas Feroe (en los que comparte el caracter de oficial junto con las respectivas variantes vernáculas, groenlandés y feroés); el número de habitantes en estos dos últimos territorios es, respectivamente, 58.768* y 43.057*. Por otro lado, el noruego estándar o bokmål es un desarrollo histórico del danés hablado en Noruega durante el período en el que este país constituyó un territorio de Dinamarca. El danés es una de las lenguas oficiales de la Unión Europea.

*Fecha de referencia estadística: 1997.

 

Dentro del grupo septentrional de las lenguas germánicas, el danés es el idioma que más se ha apartado de la originaria variante lingüística conocida como escandinavo común. Esto se debe fundamentalmente a su posición geográfica entre los países nórdicos y la Europa continental.

 

El danés estándar (rigsdansk), basado en el dialecto hablado en Copenhague y sus alrededores, representa la norma lingüística en Dinamarca, aunque también existen otros tres dialectos diferenciados: danés oriental (østdansk), hablado en Bornholm, Scania y Halland; danés insular (ømål or ødansk), en Zealand, Funen, Lolland, Falster y Møn; juto (jysk), hablado por cerca de 50.000 daneses en la frontera germano-danesa, concretamente en el área al sur de la península de Jutlandia (Dinamarca) y norte de Schleswig-Holstein (Alemania). En realidad, las variantes más suroccidentales del juto difieren tanto del danés estándar que resultan difíciles de entender para el resto de la población, por lo que algunos especialistas lo consideran un idioma aparte dentro del grupo escandinavo oriental.

 

 

Evolución histórica

 

Los primeros testimonios escritos en esta lengua datan de mediados del siglo XIII, cuando se introdujo el alfabeto latino en Dinamarca en sustitución de las runas escandinavas: es el período histórico que se conoce como danés antiguo (1250-1550), cuya producción literaria está constituida fundamentalmente por baladas. Durante toda la Baja Edad Media, el poderío danés se extendió por los territorios vecinos de Noruega y Suecia, en cuyas respectivas lenguas influyó considerablemente (especialmente en el noruego). El primer libro impreso en danés antiguo data de 1495.

 

La pérdida de Suecia en 1523 y la adopción del luteranismo dieron inicio al período del danés moderno, basado en la lengua escrita que se empleó durante la Reforma protestante del siglo XVI (fundamentalmente la que surgió a raíz de la traducción de la Biblia al danés en 1550), que durante los dos siglos posteriores se vio influida por el habla de las clases altas de Copenhague y Lund, núcleos económicos y sociales de la emergente nación danesa. Durante esta época histórica se produce un gran influjo del alemán sobre el danés. En 1815, Dinamarca perdió la hegemonía sobre Noruega a manos de Suecia, con lo que dejó de ser una gran potencia en la Península Escandinava.

 

La primera mitad del XIX supuso el reconocimiento mundial de dos de los autores más célebres de Dinamarca, el filósofo existencialista Søren Kierkegaard y el escritor de cuentos infantiles Hans Christian Andersen. Durante el siglo XX, los más destacados escritores han sido Kjeld Abell, Kaj Munk y Martin Nexø.

 

 

Ortografía y pronunciación

 

El danés utiliza el alfabeto latino para su representación escrita, ampliado con los caracteres vocálicos æ, ø, å. Desde 1955, el alfabeto danés consta de las siguientes 29 letras:

 

Mayúsculas

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

W

X

Y

Z

Æ

Ø

Å

Minúsculas

a

b

c

d

e

f

g

h

i

j

k

l

m

n

o

p

q

r

s

t

u

v

w

x

y

z

æ

ø

å

Pronunciación (véase AFI)*

a

b

s

d

e

f

ɡ

h

i

j

k

l

m

n

o

p

k

ʀ

s

t

u

v

v

ks

i

z

æ

ø

ɔ

 

* Representa la pronunciación de la letra aislada o la más habitual. Para su pronunciación real en el contexto de la palabra, véase las distintas reglas ortográficas más abajo.

 

Las consonantes c, q, w, x y z se emplean únicamente con nombres propios, topónimos y palabras foráneas (por ejemplo, se utiliza el dígrafo ks en lugar de x en el caso de vocablos patrimoniales como seks ‘seis’, que se diferencia del extranjerismo sex ‘sexo’). Antes de la reforma ortográfica de 1948, la vocal å se transcribía como aa (motivo por el cual algunos topónimos daneses como Ålborg se suelen representar en español de esta forma, en este caso Aalborg). Otra novedad introducida por esta reforma ortográfica fue la abolición del empleo de mayúsculas en los sustantivos (por influencia anterior del alemán).

 

El repertorio de sonidos consonantes es el siguiente (véase Alfabeto Fonético Internacional):

 

LUGAR DE ARTICULACIÓN

bilabial

labio-dental

dental

alveolar

post-alveolar

palatal

velar

uvular

glotal

MODO DE ARTICULACIÓN

oclusivo

p      b

 

 

t       d

 

 

k      ɡ

 

ʔ

fricativo

 

f       v

ð

s

ʃ

 

ɣ

 

h

nasal

m

 

 

n

 

 

ŋ

 

 

vibrante múltiple

 

 

 

 

 

 

 

ʀ

 

lateral

 

 

 

l

 

 

 

 

 

aproximante

 

 

 

 

 

j

 

 

 

 

Como puede observarse, el danés —al igual que el resto de lenguas escandinavas— carece de las consonantes sonoras [z], [ʒ] y [ʤ], que se perdieron durante la etapa del escandinavo común.

 

Las oclusivas sordas [p], [t], [k] se pronuncian en danés con un cierto grado de aspiración, como en inglés, aunque este rasgo no posee valor fonemático: [pʰ], [tʰ], [kʰ]. La distinción fonemática entre oclusivas sordas y sonoras se produce únicamente en posición inicial de palabra o al comienzo de sílaba acentuada; tras vocal, las sordas se articulan como sus correlatos sonoros [b], [d], [ɡ] (respectivamente): lappe ‘parche’ y labbe ‘vuelta’ se pronuncian ambos [labə]. En muchos casos, esta asimilación de la oclusiva sorda a su correlato sonoro se representa también en la ortografía. Este proceso de sonorización, característico del danés, lo diferencia claramente del noruego y el sueco (compárese las formas danesas tabe ‘perder’ / bide ‘morder’ / lege ‘jugar’ con sus correlatos noruegos tapa / bita / leika y suecos tappa / bita / leka).

 

El sonido oclusivo glotal [ʔ] posee carácter fonológico, ya que distingue pares de palabras como hund [hunʔ] ‘perro’ y hun [hun] ‘ella’. Este sonido —conocido en danés como stød ‘ataque’— corresponde a la realización fonética del tonema ascendente que caracteriza el sistema acentual de las lenguas escandinavas (véase noruego), y diferencia pares de palabras como finder [finʔɔ] ‘[él] encuentra’ y finder [fiŋɔ] ‘persona que encuentra’.

 

A diferencia del noruego y el sueco, que han conservado el sonido vibrante alveolar [r], el danés ha adoptado el vibrante uvular [ʀ] en posición inicial de sílaba (como en alemán). En posición implosiva, la r tiende a asimilarse a la vocal anterior en un sonido vocálico de timbre impreciso.

 

Los siguientes son los sonidos vocálicos del danés (véase Alfabeto Fonético Internacional):

 

FRONTALIDAD

anterior

central

posterior

ALTURA

alto

i / y

 

u

medio-alto

e / ø

 

o

medio

 

ə

 

medio-bajo

ɛ / œ

 

ɔ

bajo

æ

a

 

 

Todas las vocales, al igual que las del sueco y el noruego, pueden ser largas (tensas) o cortas (relajadas). Las vocales básicas [a], [e], [i], [o], [u] representan los mismos sonidos que en español. El dígrafo æ (como en Næstved) corresponde al sonido anterior bajo [æ], mientras que el carácter å (como en Århus) representa el posterior redondeado [ɔ]. Por otro lado, el símbolo ø posee dos valores fonéticos en danés que no se diferencian ortográficamente: uno más habitual como vocal anterior redondeada de carácter medio, [ø] (como en Ringkøbing), y una variedad baja de éste, [œ] (que se produce especialmente delante de r).

 

Las vocales átonas en final de palabra se han reducido a lo largo de la historia del danés a un único sonido de timbre indeciso [ə] (representado por lo general mediante -e). Al igual que en alemán, el grupo -er en sílaba átona al final de palabra se pronuncia como la vocal central [ɐ] (ej. lærer ‘teacher’ [lɛːɐ]).

 

El acento prosódico en danés suele recaer en la primera sílaba de la raíz. Esta tendencia general de las lenguas germánicas es válida únicamente para las palabras de carácter patrimonial, ya que los préstamos léxicos suelen llevar el acento en la última o en la penúltima sílaba (como natur ‘naturaleza’). Al igual que el sueco (y a diferencia del noruego), el danés acentúa la preposición dentro de sintagmas verbales complejos del tipo stå opp ‘levantarse’. Las palabras compuestas suelen llevar un acento principal en el primer elemento y un acento secundario en el segundo (ej.: kalvesteg ‘asado de ternera’).

 

Aunque el danés estándar no emplea tildes en su ortografía de forma regulada, en ocasiones el acento agudo (´) se utiliza para desambiguar homónimos marcando la sílaba tónica (ej.: alle ‘todos’ vs. allé ‘avenida’, jeg stód op ‘estaba de pie’ vs. jeg stod óp ‘me levanté de la cama’).

 

 

Morfología

 

Al igual que en inglés, la flexión nominal del danés se ha reducido a únicamente dos casos: nominativo y genitivo (que se señala mediante el sufijo -s). Por otro lado, se distinguen dos géneros gramaticales: común (que abarca antiguos masculinos y femeninos) y neutro. La mayoría de los plurales se forman mediante un sufijo -r (como vise ‘canción’ / viser, øre ‘oreja’ / ører).

 

El artículo determinado del danés es habitualmente un sufijo que se añade al sustantivo: -en/-ene para nombres de género común y -et/-ene en el caso de los neutros (p. ej.: dagen ‘el día’ / dagene ‘los días’; huset ‘la casa’ / husene ‘las casas’). El artículo indeterminado se emplea sólo en singular (en dag ‘un día’; et hus ‘una casa’).

 

Los adjetivos poseen una forma básica que se emplea únicamente en sintagmas indeterminados singulares de género común (en stor sol ‘un gran sol’). En el caso de sintagmas indeterminados singulares de género neutro se le añade la terminación -t (et stort hus ‘una gran casa’). Cuando se trata de un sintagma plural formado exclusivamente por “adjetivo” + “nombre” se adjunta el sufijo -e (store sole ‘grandes soles’), lo mismo que en el caso de sintagmas determinados, que se forman mediante los artículos den/de para género común y det/de para género neutro (den store gås ‘el gran ganso’ / de store gæs ‘los grandes gansos’; det store hus / de store huse). Cuando el determinante que precede al adjetivo no es un artículo, sino el demostrativo ‘este’ (denne/disse para género común y dette/disse para género neutro) o los posesivos ‘mi, tu, su’ (min/vor, din/jeres, hans[m.]-hendes[f.]/deres) también se añade el sufijo -e. La comparación de los adjetivos se representa mediante tres grados: positivo (klar), comparativo (klarere) y superlativo (klarest). Algunos adjetivos presentan adicionalmente apofonía en la raíz (ung-yngre-yngst). Otra posibilidad consiste en el empleo de la comparación analítica mediante los modificadores mer ‘más’ y mest ‘el más’.

 

Los pronombres personales del danés son los siguientes: caso nominativo (jeg ‘yo’, du ‘tú’, han ‘él’, hun ‘ella’ / vi ‘nosotros’, I ‘vosotros’, de ‘ellos,-as’), caso acusativo (mig, dig, ham, hende / os, jer, dem). El pronombre de tercera persona neutro es det ‘ello’. Al igual que en otras lenguas como el español, existe en danés un pronombre de tratamiento formal para la segunda persona en sustitución del más familiar du, idéntico al de tercera persona plural pero escrito habitualmente con mayúscula: De ‘usted’ / Dem (pr. personal acusativo) / Deres (pr. posesivo). El uso de la variante De en danés se halla restringido actualmente a comunicados formales y a tratamientos de personas mayores y miembros de la realeza. Como regla general, du se emplea en la mayoría de las situaciones comunicativas.

 

Los pronombres numerales (del 1 al 10) son: en, to, tre, fire, fem, seks, syv, otte, ni, ti. De forma similar al alemán, en los numerales a partir de 20 el orden es “unidad + decena” (ej. 21 enogtyve, literalmente ‘uno y veinte’).

 

La flexión verbal del danés, al igual que la del sueco y el noruego, ha suprimido las distinciones de persona y número. Los verbos se describen adecuadamente mediante la enunciación de sus tres formas temáticas: infinitivo, pretérito y participio.

 

Por otro lado, se conserva la distinción entre verbos fuertes y débiles propia de las lenguas germánicas: los primeros se caracterizan por una gradación vocálica en la raíz que sirve para indicar sus formas temáticas y por la falta de desinencia en el pretérito (ej.: give-gav-givet ‘dar’), mientras que los segundos forman sus pretéritos mediante la adición de un sufijo dental -te o -de (ej.: dømme-dømte-dømt ‘considerar’).

 

El presente se forma añadiendo la desinencia -(e)r a la raíz verbal (resultante de eliminar la terminación -e del infinitivo). Es igualmente característica de las lenguas escandinavas la conservación de la voz media (indicada mediante el sufijo -s), que sirve para formar verbos pasivos, recíprocos, reflexivos y deponentes (ej. bilen vaskes ‘el coche se lava’, han kaldes Santi ‘se llama Santi’). Las formas verbales compuestas se crean mediante el auxiliar har ‘haber’ y el participio, salvo en el caso de verbos de movimiento, que requieren el auxiliar er ‘ser’ (ej.: har set ‘he visto’, er kommet ‘he llegado’).

 

 

Sintaxis

 

El orden sintáctico no marcado de la oración danesa es Sujeto-Verbo-Objeto (ej.: hun kører bilen ‘ella conduce el coche’). Dentro de oraciones interrogativas, el sujeto y el verbo intercambian sus posiciones (kører hun bilen? ‘¿conduce ella el coche?’). Esta misma inversión se produce cuando un adverbio introduce la frase (i dag kører hun bilen ‘ella conduce el coche hoy’). A diferencia de otras lenguas germánicas como el alemán o el neerlandés, las proposiciones subordinadas del danés presentan el mismo orden Sujeto-Verbo-Objeto que las principales (hvis hun ikke kører bilen i dag... ‘si ella no conduce el coche hoy...’).

 

 

Texto ilustrativo

 

For mange år siden levede en kejser, som holdt så uhyre meget af smukke, nye klæder, at han gav alle sine penge ud for ret at blive pyntet. Han brød sig ikke om sine soldater, brød sig ej om komedie eller om at køre i skoven, uden alene for at vise sine nye klæder. Han havde en kjole for hver time på dagen, og ligesom man siger om en konge, han er i rådet, så sagde man altid her: “Kejseren er i klædeskabet!”

Keiserens nye Klæder (1837), Hans Christian Andersen.

════════════════════════════════════

Hace muchos años había un emperador al que le gustaban tanto los vestidos nuevos que gastaba todo su dinero en ellos. No se preocupaba de sus soldados, ni del teatro, ni de pasear por el bosque —excepto para mostrar sus vestidos nuevos. Tenía un traje para cada momento del día. En lugar de decir, como uno hace con cualquier otro rey o emperador, “se halla en su cámara de consejo”, la gente aquí siempre decía “el emperador está en su sala de vestuario”.

Los vestidos nuevos del emperador (1837), Hans Christian Andersen.

© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco