Islandés

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

íslenska ['islɛnska]

Nombre español

islandés [islan'des]

Nombre inglés

Icelandic [aɪs'lændɪk]

Filiación lingüística

familia indoeuropea > grupo germánico > rama septentrional > escandinavo occidental

Hablado en

Islandiaº¹

Número de hablantes

310.000 (2006)*

Dialectos principales

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

ca. 1100

Tipología sintáctica

S-V-O

° idioma nacional        ¹ idioma oficial        + dialecto        # idioma minoritario        * Estimación de Ethnologue.

 

ESQUEMA

1.        Introducción

2.        Evolución histórica

3.        Ortografía y pronunciación

4.        Morfología

5.        Sintaxis

6.        Texto ilustrativo

 

 

Introducción

 

El islandés (íslenska) pertenece a la rama septentrional de las lenguas germánicas, subgrupo dentro de la familia indoeuropea. Representa la lengua oficial de Islandia, en donde la hablan 272.550 personas*. A diferencia del resto de idiomas germánicos septentrionales, el islandés carece de dialectos debido a su insularidad y su gran conservadurismo lingüístico.

*Fecha de referencia estadística: 1997.

 

 

Evolución histórica

 

Dentro del subgrupo nórdico de lenguas germánicas, el islandés es el idioma que menos ha evolucionado a partir de la lengua originaria conocida como escandinavo común. Este conservadurismo lingüístico se debe, en gran medida, al aislamiento que supone su posición geográfica, aunque fundamentalmente es el resultado de su empleo durante los siglos XII y XIII en la literatura de las sagas, leyendas poéticas que forman parte de la mitología escandinava. La gran influencia de este género sirvió como punto de partida al de la novela épica, que los autores islandeses modernos han cultivado con gran éxito (entre ellos, Halldór Laxness, Þórbergur Þórðarson, Guðmundur Hagalín y Ólafur Jóhann Sigurðsson). La literatura islandesa contemporánea ha sido también pródiga en destacados poetas.

 

Los primeros pobladores de la isla procedían de la región costera de Noruega y de las Islas Británicas, por lo que es muy probable que el primitivo islandés presentara un alto grado de variación gramatical. A pesar de esto, la lengua nunca ha mostrado una verdadera tendencia a desintegrarse en diversos dialectos. Hoy en día, las diferencias de pronunciación y vocabulario entre las diversas zonas de Islandia son tan insignificantes que no es posible hablar de variantes dialectales estrictas. No obstante, existe una división principal entre las formas harðmæli en el norte del país y linmæli en el sur —que incluye la zona de Reykjavík—, basada en la pronunciación de los sonidos oclusivos sordos [p], [t], [k] en posición intervocálica: mientras que en harðmæli se pronuncian como las variantes aspiradas [pʰ], [tʰ], [kʰ], en linmæli se convierten en sus correlatos sonoros con ensordecimiento parcial [], [], [ɡ̥].

 

Desde el punto de vista histórico, el islandés deriva de la variante noruega del escandinavo occidental antiguo, lengua que los vikingos introdujeron en la isla hacia el año 1050. Hasta el siglo XIV, los lazos culturales entre Islandia y Noruega fueron tan fuertes que no se produjeron apenas diferencias entre estas dos lenguas. No obstante, es habitual en lingüística distinguir dos períodos históricos dentro del islandés: por una parte el islandés antiguo (que se extiende desde 1050 hasta 1550, aproximadamente) y por otra el islandés moderno (que se supone constituido como tal a partir de 1550, a partir de la reforma luterana, la introducción de la imprenta y la traducción de la Biblia). Los primeros textos del islandés antiguo que se conservan datan de alrededor de 1100, aunque en realidad son poemas y textos jurídicos que debían de haberse transmitido oralmente durante varias generaciones con anterioridad. A partir del siglo XII comienza a aparecer una gran producción de literatura islandesa, especialmente sagas (prosa narrativa de los siglos XII y XIII acerca de los padres fundadores de Islandia, los reyes noruegos y los héroes y dioses germánicos), Edda (una colección de poemas recopilados a comienzos del siglo XIII) y las obras históricas de Snorri Sturluson (1179-1241).

 

Entre 1380 y 1918 Islandia estuvo bajo el dominio danés, aunque esta situación de bilingüismo no consiguió alterar la pureza de su lengua. Un factor importante en este sentido lo constituye la ausencia de palabras extranjeras para la representación de conceptos modernos. Los islandeses están muy orgullosos de la tradición literaria de su lengua, de forma que prefieren utilizar recursos léxicos propios en todas las situaciones. Así, por ejemplo, el término islandés para ‘teléfono’ es sími, una palabra que antiguamente significaba ‘hilo’; igualmente, ‘electricidad’ se dice rafmagn ‘energía de color ámbar’. Muchos de estos “neologismos vernáculos” se introdujeron durante los siglo XVIII y XIX, cuando el gobierno islandés llevó a cabo una política de pureza lingüística, encomendando a escritores y lexicógrafos la creación de un nuevo vocabulario para adaptar el islandés a la evolución de la ciencia y la técnica sin tener que recurrir a extranjerismos.

 

Un ejemplo curioso del conservadurismo lingüístico del islandés lo representan los patronímicos (nombre de persona derivado del nombre propio del padre o de un antepasado, como en español Fernández ‘hijo de Fernando’) y los matronímicos (nombre de persona derivado del de la madre). En Islandia, pocas personas tienen apellidos propios, ya que suelen adoptar el patronímico del padre. Así, por ejemplo, los hijos de Pétur Marteinsson (Jón y Katrín) se llamarán Jón Pétursson (hijo de Pétur) y Katrín Pétursdóttir (hija de Pétur). El uso de matronímicos no resulta tan habitual en Islandia, pero es igualmente posible.

 

Desde el punto de vista gramatical y léxico, el islandés ha evolucionado relativamente poco desde el siglo XIII, de forma que los hablantes modernos de esta lengua pueden entender sin demasiados problemas las sagas islandesas escritas hace más de ocho siglos.

 

 

Ortografía y pronunciación

 

El islandés utiliza el alfabeto latino para su representación escrita, ampliado con los antiguos símbolos germánicos þ ‘thorn’ y ð ‘edh’ (que representan los sonidos interdental sordo [θ] y sonoro [ð], respectivamente), el dígrafo æ y las vocales á, é, í, ó, ú, ý, ö (que se consideran letras distintas, no simples variantes de las vocales sin tilde). Las letras c, q, w se usan únicamente en palabras de origen extranjero, mientras que la z se conserva en textos antiguos. Desde 1974, el alfabeto islandés consta de las siguientes 32 letras:

 

Mayúsculas

A

Á

B

D

Ð

E

É

F

G

H

I

Í

J

K

L

M

N

O

Ó

P

R

S

T

U

Ú

V

X

Y

Ý

Þ

Æ

Ö

Minúsculas

a

á

b

d

ð

e

é

f

g

h

i

í

j

k

l

m

n

o

ó

p

r

s

t

u

ú

v

x

y

ý

þ

æ

ö

Pronunciación (véase AFI)*

a

aʊ

p

t

ð

ɛ

jɛ

f

k

h

ɪ

i

j

k

l

m

n

ɔ

oʊ

p

r

s

t

y

u

v

χ

ɪ

i

θ

aɪ

ø

 

* Representa la pronunciación de la letra aislada o la más habitual. Para su pronunciación real en el contexto de la palabra, véase las distintas reglas ortográficas más abajo.

 

El repertorio de sonidos consonantes del islandés es —debido a su gran conservadurismo fonético— extremadamente complejo; únicamente en el caso de los oclusivos existen cinco series homólogas para cada uno de los tres grupos de bilabiales, alveolares y velares: sordos [p,t,k], sonoros ensordecidos [,,ɡ̥], sordos con aspiración [pʰ,tʰ,kʰ], sonoros ensordecidos con aspiración [ʰ,ʰ,ɡ̥ʰ] y sordos con aspiración pre-articulatoria [ʰp,ʰt,ʰk]. Además, existe una serie adicional de oclusivos velares palatalizados: [kʲ,ɡ̥ʲ,kʲʰ,ʰkʲ].

 

A continuación se presenta el cuadro completo de sonidos consonantes del islandés (véase Alfabeto Fonético Internacional):

 

LUGAR DE ARTICULACIÓN

bilabial

labio-dental

dental

alveolar

palatal

velar

uvular

glotal

MODO DE ARTICULACIÓN

oclusivo

p

 

 

t

 

k

 

 

oclusivo ensordecido

 

 

 

ɡ̥

 

 

oclusivo aspirado

pʰ

 

 

tʰ

 

kʰ

 

 

ocl. ensord. aspirado

ʰ

 

 

ʰ

 

ɡ̥ʰ

 

 

ocl. aspirado preart.

ʰp

 

 

ʰt

 

ʰk

 

 

oclusivo palatalizado

 

 

 

 

 

kʲ

 

 

ocl. ensord. palatal.

 

 

 

 

 

ɡ̥ʲ

 

 

ocl. palatal. aspirado

 

 

 

 

 

kʲʰ

 

 

ocl. pal. asp. preart.

 

 

 

 

 

ʰkʲ

 

 

fricativo

 

f       v

θ      ð

s

ç

ɣ

χ

h

nasal

    m

 

 

      n

 

ŋ̥      ŋ

 

 

nasal ensord. palatal.

 

 

 

 

 

ŋ̥ʲ

 

 

vibrante múltiple

 

 

 

r̥        r

 

 

 

 

lateral

 

 

 

l̥        l

 

 

 

 

aproximante

 

 

 

 

j

 

 

 

 

Las consonantes dobles se pronuncian largas. La gran complejidad del sistema fonológico islandés hace que, correspondientemente, la relación entre la pronunciación y la ortografía sea imprecisa. Así, por ejemplo, la letra k representa los siguientes nueve sonidos, dependiendo del contexto fonético: [k], [kʲ], [kʰ], [ʰk], [kʲʰ], [ɡ̥], [ɡ̥ʲ], [χ], [Ø]. Ejemplos:

aska ['aska]

veski ['vɛskʲɪ]

kalla ['kʰala]

ekla ['ɛʰkla]

kær [kʲʰaɪːr̥]

skammur ['sɡ̥amːyr]

skyr [sɡ̥ʲɪːr]

slikt [slɪχtʰ]

velkt [vel̥tʰ]

 

Aparte de las asociaciones directas entre letras y sonidos (v - [v], m - [m], l - [l], etc.), a continuación se muestran las reglas fonéticas fundamentales de pronunciación de las consonantes islandesas, sorprendentes y casi únicas por su gran complejidad:

 

1) p puede pronunciarse como:

[pʰ] en posición inicial (par ‘par’)

[p] tras sonido sordo (spara ‘ahorrar’)

[ʰp] delante de [p], [l] o [n] (sloppur, depla, opna)

[f] delante de [s], [k] o [t] (skips, dýpka, dýpt)

 

2) b se pronuncia [p] (bar ‘barra’)

 

3) t puede pronunciarse como:

[tʰ] en posición inicial (tala ‘hablar’)

[t] tras sonido sordo (stela ‘robar’)

[ʰt] delante de [t], [l] o [n] (hætta, betla, batna)

 

4) d se pronuncia [t] (dalur ‘valle’)

 

5) k puede pronunciarse como:

[kʲʰ] en posición inicial delante de vocal anterior no redondeada o [j] (kerfi ‘sistema’)

[kʲ] entre sonido sordo y vocal anterior no redondeada o [j] (skjól ‘refugio’)

[kʰ] en posición inicial delante de otras vocales o consonante sonora (króna ‘corona’)

[k] entre sonido sordo y otras vocales o consonante sorda (skafa ‘raspar’)

[χ] delante de [t] (rakt ‘humedad’)

[ʰk] delante de [k], [l] o [n] (ekkert, afklæða, aðsókn)

 

6) g puede pronunciarse como:

[ɡ̥ʲ] en posición inicial delante de vocal anterior no redondeada o [j] (gjöf ‘regalo’)

[k] en posición inicial delante de otras vocales o consonante sonora (gata ‘calle’)

[k] en posición media ante [l] o [n] (signa ‘bendecir’)

[j] entre vocal e [i] (segi ‘digo’)

[ɣ] en posición media ante vocal distinta de [i] o [ð], [r] (sigra ‘ganar’)

[χ] delante de [t] o [s] (sagt ‘dije’)

 

7) f puede pronunciarse como:

[f] en posición inicial y ante [t] (saft ‘zumo’)

[v] en posición media entre vocales o entre vocal y [ð], [r] o [j] (hafa ‘tener’)

[p] en posición media entre vocal y [l] o [n] (hefna ‘venganza’)

 

8) El grupo hj se pronuncia [ç] —como el grupo ch del alemán Ich— (hjálp).

 

9) El grupo hv se pronuncia [kw] (hvað).

 

10) l se pronuncia [] delante de [l] (sæll)

 

11) n se pronuncia [] tras las vocales á, í, ó, ú, ý, æ, au, ei o ey (steinn)

 

12) r se pronuncia [] delante de [l] y [n] (karl, barn)

 

Los siguientes son los sonidos vocálicos del islandés (véase Alfabeto Fonético Internacional):

 

FRONTALIDAD

anterior

central

posterior

ALTURA

alto

i / y

ɪ

 

u

medio-alto

e / ø

 

o

medio

 

 

 

medio-bajo

ɛ / œ

 

ɔ

bajo

 

a

 

 

Todas las vocales (incluso la y con este valor) pueden llevar acento agudo, en cuyo caso representan letras distintas con sonidos diferentes. Por otra parte, tienden a diptongarse (con la semivocal [ɪ]) delante de los grupos gi o gj (p. ej.: boginn ['bɔɪɣɪnː] ‘torcido’). El islandés ha conservado la mayoría de los diptongos del escandinavo común: [eɪ], [œɪ], [aɪ], [oʊ], [aʊ], [jɛ].

 

A continuación se muestra la correspondencia entre los sonidos vocálicos del islandés y su representación ortográfica (entre paréntesis):

 

[ɪ] (i/y) como en sin [sɪːn] ‘tendón’ o þynnri ['θɪnːrɪ] ‘más grueso’

[i] (í/ý) como en ríms [rims] ‘rima’ o lýst [list] ‘descrito’

[ɛ] (e) como en eða ['ɛːða] ‘o’

[jɛ] (é) como en él [jɛːl] ‘nevada’

[aɪ] (æ) como en ær [aɪːr] ‘oveja’

[ø] (ö) como en örːr] ‘flecha’

[a] (a) como en far [faːr] ‘barco’

[aʊ] (á) como en fár [faʊːr] ‘daño’

[y] (u) como en þula ['θyːla] ‘poema extenso’

[u] (ú) como en súla ['suːla] ‘columna’

[ɔ] (o) como en hol [hɔːl] ‘hoyo’

[oʊ] (ó) como en hól [hoʊːl] ‘elogio’

[eɪ] (ei/ey) como en bifreið ['bɪfreɪð] ‘automóvil’

ɪ] (au) como en nóttlaus ['noʊtːɪs] ‘sin noche’

 

Todas las vocales del islandés pueden ser largas o breves. Se pronuncian largas cuando preceden a una consonante sencilla (como la [ɛ] en bera ‘soportar’) o a los grupos consonánticos de oclusiva más [r], [j] o [v]. Se pronuncian cortas cuando preceden a una consonante doble (como la [ɪ] en hitta ‘golpear’) o una combinación de consonantes distinta a la anterior.

 

Como en el resto de lenguas escandinavas, el acento prosódico del islandés recae en la primera sílaba de la palabra, aunque, a diferencia de ellas, esto se produce en todas las situaciones (incluso en préstamos de otras lenguas que originariamente no llevaban el acento en la sílaba inicial). Las únicas excepciones son los términos formados con el prefijo negativo ó- ‘in-‘ (óhreinindi) o con el prefijo all- ‘muy’ (allfeginn), en las que el acento recae en la primera sílaba de la raíz léxica (segunda de la palabra).

 

 

Morfología

 

Debido a su escasa evolución lingüística, el sistema morfológico del islandés es extremadamente rico en comparación con el del resto de lenguas escandinavas peninsulares (sueco, danés y noruego).

 

La flexión nominal posee tres géneros (masculino, femenino y neutro) y cuatro casos (nominativo, acusativo, genitivo y dativo). Al igual que el inglés antiguo, el islandés ha conservado una oposición morfológica en el adjetivo entre formas regulares (si modifican a un nombre junto con un determinante) y formas irregulares (si lo modifican en exclusividad). Los pronombres numerales (del 1 al 10) son: einn, tveir, þrir, fjórir, fimm, sex, sjö, átta, níu, tíu.

 

La flexión verbal conserva la distinción germánica entre verbos fuertes (como brjóta-braut-brotið ‘romper’) y débiles (como elska-elskaði-elskaður ‘amar’). Los verbos islandeses se conjugan según tiempo, modo, persona, número y voz.

 

 

Sintaxis

 

El orden no marcado dentro de la oración es el habitual en las lenguas escandinavas: Sujeto-Verbo-Objeto (aunque, debido a la riqueza de casos nominales del islandés, el orden de elementos en la oración es más flexible).

 

 

Texto ilustrativo

 

Þótt þú langförull legðir

sérhvert land undir fót,

bera hugur og hjarta

samt þíns heimalands mót,

frænka eldfjalls og íshafs,

sifji árfoss og hvers,

dóttir langholts og lyngmós,

sonur landvers og skers.

 

Yfir heim eða himin

hvort sem hugar þín önd,

skreyta fossar og fjallshlíð

öll þín framtíðarlönd.

Fjarst í eilífðar útsæ

vakir eylendan þín:

nóttlaus voraldar veröld,

þar sem víðsýnið skín.

 

Það er óskaland íslenzkt,

sem að yfir þú býr—

Aðeins blómgróin björgin,

sérhver baldjökull hlýr.

Frænka eldfjalls og íshafs,

sifji árfoss og hvers,

dóttir langholts og lyngmós,

sonur landvers og skers.

Úr Íslendingadagsræðu (1904),

Stephan G. Stephansson.

Aunque recorras a pie

todo el mundo para explorarlo,

tu mente ha sido moldeada

por la costa de tu patria,

pariente del hielo y el volcán,

bebé del arroyo y el desfiladero,

hija de la lava y el campo de brezos,

hijo de la ensenada y la isla.

 

Aunque tu corazón pueda aspirar

la tierra y el cielo,

cascadas y montañas tachonarán

el terruño que deseas.

En el océano eterno

se halla tu isla, amarrada con agua del mar:

mundo sin noches de maravillas primaverales

donde las grandiosas vistas resplandecen.

 

Porque la tierra de tus deseos

tiene forma islandesa,

salvo que las rocas crecen con flores

y los glaciares son cálidos.

pariente del hielo y el volcán,

bebé del arroyo y el desfiladero,

hija de la lava y el campo de brezos,

hijo de la ensenada y la isla.

De un discurso en el Día de los Islandeses (1904),

Stephan G. Stephansson.



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco