Noruego

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

norsk [nɔrsk]

Nombre español

noruego [no'rweɡo]

Nombre inglés

Norwegian [nɔr'wi:ʤən]

Filiación lingüística

familia indoeuropea > grupo germánico > rama septentrional > escandinavo occidental

Hablado en

Noruegaº¹

Número de hablantes

5 millones (2006)*

Dialectos principales

bokmål, nynorsk

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

ca. 1050

Tipología sintáctica

S-V-O

° idioma nacional        ¹ idioma oficial        + dialecto        # idioma minoritario        * Estimación de Ethnologue.

 

ESQUEMA

1.        Introducción

2.        Evolución histórica

3.        Ortografía y pronunciación

4.        Morfología

5.        Sintaxis

6.        Texto ilustrativo

 

 

Introducción

 

El noruego (norsk) pertenece a la rama septentrional de las lenguas germánicas, subgrupo dentro de la familia indoeuropea. Constituye el idioma oficial de Noruega, en donde lo habla el 95% del total de la población, es decir, 4.183.800 noruegos*. El resto son en su mayoría lapones, que viven al norte del país y hablan saamí.

*Fecha de referencia estadística: 1997.

 

Aunque por motivos de clasificación lingüística se habla de “noruego” como una única lengua, en realidad está compuesta por dos dialectos con distinta evolución histórica, bokmål y nynorsk (véase más abajo), en una situación comparable a la del inglés británico y el inglés americano. En general, el bokmål o noruego estándar (muy similar al danés) es la variedad usada preferentemente en los medios de comunicación noruegos y en la enseñanza de la lengua a extranjeros. Cada municipio noruego puede declarar libremente el bokmål o el nynorsk como su lengua oficial, o permanecer “lingüísticamente neutro”. En general, el nynorsk es mayoritario en el extremo suroccidental de Noruega, mientras que el bokmål es preferido en el resto del país.

 

 

Evolución histórica

 

Con la introducción del cristianismo en Noruega en 1030 —y con él el alfabeto latino—, el noruego comenzó a distanciarse del islandés y el feroés, lenguas todas ellas derivadas del escandinavo occidental antiguo (que a su vez representaba una rama del escandinavo común, la variante originaria de la que todos los idiomas germánicos septentrionales descienden). Hacia 1050, al finalizar la Era Vikinga, puede hablarse ya de una lengua claramente diferenciada, el noruego antiguo, base de la variante vernácula conocida como nynorsk (véase más abajo). Tras un periodo de transición denominado noruego medio (1350-1525), la introducción de la imprenta en Noruega impulsó el surgimiento del llamado noruego moderno.

 

Desde finales del siglo XIV hasta principios del XIX, Noruega constituía un territorio de Dinamarca, y el danés era la lengua empleada por las clases altas de la sociedad; el resto de la población que lo hablaba utilizada los sonidos propios de sus dialectos locales para pronunciarlo. Sin embargo, al finalizar la dominación danesa en el país (1815), las demandas nacionalistas supusieron el renacer de la lengua noruega, basada en los dialectos empleados durante la Edad Media.

 

Lo que el movimiento nacionalista noruego buscaba en el siglo XIX era, en cierta manera, una landsmål (lengua del campo o popular) que sustituyera a la norma danesa del riksmål (lengua de los ricos o nacional). Todos estos esfuerzos culminaron en la gramática que escribió Ivar Aasen en 1864, basada en los dialectos conservadores de la costa occidental, que se hablaban en Noruega antes de la invasión danesa. A partir de entonces cobró cuerpo el llamado nynorsk ‘nuevo noruego’, que en 1884 fue reconocido como lengua oficial del país, además del noruego estándar o bokmål ‘lengua literaria’ (evolución natural del riksmål). En 1907, una reforma ortográfica se encargó de transformar las consonantes oclusivas sonoras b, d, g en posición intervocálica en sus correlatos sordos p, t, k, respectivamente, como forma de adaptar la escritura a la pronunciación real de los hablantes noruegos (ya que en danés estos sonidos se conservan como sonoros, rasgo que lo distingue claramente del noruego y el sueco).

 

De esta forma se llegó a la presente situación lingüística de Noruega, país en el que coexisten dos variantes aceptadas que en conjunto se conocen como noruego: por un lado el bokmål o dánico-noruego, lengua dominante en el país que, surgida oficialmente en 1907, constituye una derivación del danés (aunque escrita de acuerdo con la pronunciación noruega); por otro lado el nynorsk, lengua basada en el noruego antiguo que cobró cuerpo en 1864 con la gramática de Aasen. Aunque actualmente el bokmål y el nynorsk comparten la categoría de lengua oficial en el país, en la práctica el primero está más extendido entre la población urbana y los medios de comunicación (se estima que el 83% de la población habla dánico-noruego, mientras que tan sólo el 17% utiliza el nynorsk). Por lo general, las distintas comunidades locales eligen uno de estos idiomas como medio de enseñanza en sus escuelas (conocido como hovedmål ‘lengua primaria’) y otro como idioma secundario (sidemål).

 

Se han producido algunos intentos de combinar estas dos variantes lingüísticas en una sola llamada samnorsk ‘noruego común’, aunque sin demasiado éxito hasta el momento. No obstante, una mayoría progresista en Noruega sostiene la firme creencia de que este proceso de fusión representa únicamente una cuestión de tiempo. Lo fácil para muchos noruegos, sobre todo en conversaciones espontáneas, es utilizar la variante bokmål, ya que su sistema morfológico es mucho más simple, por lo que los defensores del nynorsk han de mostrar un alto grado de compromiso en la defensa de su idioma en situaciones, la mayoría de ellas, de clara inferioridad. Uno de los más internacionales escritores daneses, el dramaturgo Henrik Ibsen, utilizó el bokmål en sus obras.

 

Por otro lado, el influjo del sueco sobre el noruego se produjo durante los años de dominación por parte de la corona sueca (1815-1905). A pesar de que esta influencia no fue tan notoria como la del danés, sí hizo que la pronunciación noruega se aproximara más a la de sus vecinos los suecos. En términos generales, se puede decir que el noruego —al menos en su variedad bokmål— presenta un léxico común con el danés y una pronunciación común con el sueco. De esta forma, cuando los noruegos y los suecos se comunican oralmente entienden las palabras que cada uno pronuncia, aunque pueden ignorar su verdadero significado. De forma paralela, cuando los noruegos y los daneses hablan entre sí tienen que escuchar con atención para saber las palabras que el otro está pronunciando, aunque una vez que lo consiguen entienden ya su significado. La comunicación es ligeramente más difícil entre daneses y suecos, ya que tanto su vocabulario como su pronunciación son más distantes, pero aun así se entienden sin demasiados problemas. Se puede afirmar, como el dicho popular en Escandinavia, que el noruego es danés pronunciado con acento sueco.

 

Dado que el noruego estándar (bokmål) presenta grandes similitudes con el danés, la variante lingüística que se describe a continuación es el nynorsk.

 

 

Ortografía y pronunciación

 

El noruego emplea para su representación escrita el alfabeto latino (que hacia el siglo XI reemplazó a los símbolos rúnicos), ampliado con los caracteres vocálicos æ, ø y å. Desde 1917, el alfabeto noruego consta de las siguientes 29 letras:

 

Mayúsculas

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

W

X

Y

Z

Æ

Ø

Å

Minúsculas

a

b

c

d

e

f

g

h

i

j

k

l

m

n

o

p

q

r

s

t

u

v

w

x

y

z

æ

ø

å

Pronunciación (véase AFI)*

a

b

s

d

e

f

ɡ

h

i

j

k

l

m

n

ɔ

p

k

r

s

t

u

v

v

ks

i

z

æ

ø

ɔ

 

* Representa la pronunciación de la letra aislada o la más habitual. Para su pronunciación real en el contexto de la palabra, véase las distintas reglas ortográficas más abajo.

 

Una característica que el noruego presenta en común con el danés y el sueco es el empleo de los caracteres consonánticos c, q, w, x y z casi exclusivamente en nombres propios, topónimos y palabras extranjeras. En 1917, Noruega adoptó una política de adecuación de todos estos términos a su propia ortografía, mediante la sustitución de c por k para representar el sonido [k] (como en kasta ‘arrojar’) o por s para representar el sonido [s] (sigar ‘puro’), kv en lugar del dígrafo qu (kvantum ‘cuantía’), v en lugar de w (verden ‘mundo’), ks en lugar de x (laks ‘salmón’) y s en lugar de z.

 

Algunos sonidos del noruego se representan mediante dígrafos; de esta forma, [ʃ] puede transcribirse como sj (sjel ‘alma’), skj (skjorte ‘camisa’) o sk delante de vocales anteriores (ski ‘cielo’), y el sonido palatal [ç] —como en alemán Ich— se puede escribir como tj (tjue ‘veinte’), kj (kjole ‘vestido’) o simplemente k delante de vocales anteriores (kyrkje ‘iglesia’).

 

El repertorio de sonidos consonantes del nynorsk es el siguiente (véase Alfabeto Fonético Internacional):

 

LUGAR DE ARTICULACIÓN

bilabial

labio-dental

alveolar

post-alveolar

palatal

velar

glotal

MODO DE ARTICULACIÓN

oclusivo

p      b

 

t       d

 

 

k      ɡ

 

fricativo

 

f       v

s

ʃ

ç

 

h

nasal

m

 

n

 

 

ŋ

 

vibrante múltiple

 

 

r

 

 

 

 

lateral

 

 

l

 

 

 

 

aproximante

 

 

 

 

j

 

 

 

Al igual que el resto de lenguas escandinavas, el noruego carece de las consonantes sonoras [z], [ʒ] y [ʤ], que se perdieron durante la etapa del escandinavo común.

 

Un rasgo que distingue al noruego —juntamente con el sueco— del danés es el hecho de mantener los sonidos oclusivos sordos [p], [t], [k] tras vocal (que en la lengua vecina se sonorizan en [b], [d], [ɡ], respectivamente). Los sonidos retroflejos [ʈ], [ɖ], [ʂ], [ɳ], [ɭ] (característicos del sueco) aparecen únicamente en la variante bokmål y en los dialectos occidentales de Noruega.

 

A pesar de que el sonido vibrante alveolar [r] sea normativo en la lengua estándar, en el sur de Noruega es frecuente escuchar una variante uvular [ʀ], similar a la r danesa.

 

Los siguientes son los sonidos vocálicos del nynorsk (véase Alfabeto Fonético Internacional):

 

FRONTALIDAD

anterior

central

posterior

ALTURA

alto

i / y

ʉ

u

medio-alto

e / ø

 

 

medio

 

ə

 

medio-bajo

 

 

ɔ

bajo

æ

a

 

 

Al igual que el danés y el sueco, el noruego posee cinco vocales básicas, [a], [e], [i], [o], [u], que representan los mismos sonidos que en español (salvo en el caso de [ɔ], que constituye una variante ligeramente abierta de [o]). El dígrafo æ corresponde al sonido anterior bajo [æ], mientras que los caracteres å y ø representan el posterior redondeado [ɔ] y el anterior redondeado [ø], respectivamente.

 

Todas las vocales del noruego, al igual que las del danés y el sueco, pueden ser largas (tensas) o cortas (relajadas). La longitud vocálica depende de la consonante que viene a continuación: en sílabas tónicas, las vocales son largas delante de una consonante sencilla en posición final; en el resto de contextos fonéticos, las vocales son cortas (ej.: tak [taːk] ‘tejado, techo’ vs. takk [takː] ‘gracias’).

 

Únicamente el noruego ha conservado los antiguos diptongos del escandinavo común, que se representan como auʉ], ei [æi] y øy [øy]: laus ‘suelto’, bein ‘pierna’, løysa ‘aflojar’. En danés y sueco, las anteriores formas se representan mediante monoptongos: løs / ben / løse y lös / ben / lösa, respectivamente.

 

Las reglas de acentuación del noruego son muy similares a las del danés. El acento prosódico suele recaer en la primera sílaba de las palabras simples, mientras que las compuestas poseen un acento principal en el primer elemento y un acento secundario en el segundo. A diferencia del danés y el sueco, el noruego acentúa el verbo en lugar de la preposición dentro de sintagmas verbales complejos del tipo stå-opp ‘levantarse’. El rasgo más llamativo del sistema acentual noruego, al igual que el resto de lenguas escandinavas, es la presencia de tonemas o acentos de intensidad susceptibles de diferenciar palabras por lo demás homófonas, mediante el contraste entre un tono agudo o ascendente y otro grave o descendente (de forma paralela al valor fonemático del acento español en pares del tipo canto-cantó). Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con las siguientes parejas de palabras, en las que la sílaba subrayada del primer elemento posee un acento silábico ascendente y la del segundo un acento silábico descendente: huset [´hʉsə] ‘la casa’ / huse [`hʉsə] ‘alojar’; finner [´finɔ] ‘[él] encuentra’ / finner [`finɔ] ‘persona que encuentra’.

 

Aunque el nynorsk no emplea tildes en su ortografía de forma regulada, en ocasiones los acentos agudo (´), grave (`) y circunflejo (^) se emplean para desambiguar homónimos (como en for ‘por, para’, fór ‘fue’, fòr ‘surco’, fôr ‘pienso’).

 

 

Morfología

 

La flexión nominal del noruego se ha reducido a únicamente dos casos: nominativo y genitivo (que se señala mediante el sufijo -s). A diferencia del danés y el sueco, conserva el originario sistema de tres géneros de las lenguas germánicas: masculino, femenino y neutro. La mayoría de los plurales se forman mediante un sufijo acabado en -r (como dag ‘día’ / dagar, sko ‘zapato’ / skor, hane ‘gallo’ / hanar).

 

El artículo determinado es habitualmente un sufijo que se añade al sustantivo: -en (-a) / -ane (-ene) para nombres masculinos y femeninos, y -et / -a en el caso de los neutros (p. ej.: dagen ‘el día’ / dagane ‘los días’; huset ‘la casa’ / husa ‘las casas’). El artículo indeterminado se emplea sólo en singular (ei gås ‘un ganso’; eit rike ‘un reino’).

 

Los adjetivos poseen una forma básica que se emplea únicamente en sintagmas indeterminados singulares de género masculino o femenino (ei stor vise ‘una gran canción’). En el caso de sintagmas indeterminados singulares de género neutro se le añade la terminación -t (eit stort hus ‘una gran casa’). Cuando se trata de un sintagma plural formado exclusivamente por “adjetivo” + “nombre” se adjunta el sufijo -e (store gjæser ‘grandes gansos’), lo mismo que en el caso de sintagmas determinados, que se forman mediante los artículos den/dei para género masculino y femenino y det/dei para género neutro (den store gåsa ‘el gran ganso’ / dei store gjæsene ‘los grandes gansos’; det store huset / dei store husa). Cuando el determinante que precede al adjetivo no es un artículo, sino el demostrativo ‘este’ (denne/desse para género masculino y femenino y dette/desse para género neutro) o los posesivos ‘mi, tu, su’ (min/vår, din/dykkar, hans[m.]-hennar[f.]/deira) también se añade el sufijo -e. La comparación de los adjetivos se representa mediante tres grados: positivo (klår), comparativo (klårare) y superlativo (klårast). Algunos adjetivos presentan adicionalmente apofonía en la raíz (ung-yngre-yngst). Otra posibilidad consiste en el empleo de la comparación analítica mediante los modificadores meir ‘más’ y mest ‘el más’.

 

Los siguientes son los pronombres personales del noruego: caso nominativo (eg ‘yo’, du ‘tú’, han ‘él’, ho ‘ella’ / vi ‘nosotros’, de ‘vosotros’, dei ‘ellos,-as’), caso acusativo (meg, deg, honom, henne / oss, dykk, dei). El pronombre de tercera persona neutro es det ‘ello’. Al igual que en otras lenguas como el español, existe en nynorsk un pronombre de tratamiento formal para la segunda persona en sustitución del más familiar du, idéntico al de segunda persona plural y escrito con mayúscula: De ‘usted’ / Dykk (pr. personal acusativo) / Dykkar (pr. posesivo). Los pronombres numerales (del 1 al 10) son: ein, to, tre, fire, fem, seks, sju, åtte, ni, ti.

 

La flexión verbal del noruego, al igual que la del danés y el sueco, ha suprimido las distinciones de persona y número. Los verbos se describen adecuadamente mediante la enunciación de sus tres formas temáticas: infinitivo, pretérito y participio.

 

Por otro lado, se conserva la distinción entre verbos fuertes y débiles propia de las lenguas germánicas: los primeros se caracterizan por una gradación vocálica en la raíz que sirve para indicar sus formas temáticas y por la falta de desinencia en el pretérito (ej.: nyta-naut-note ‘disfrutar’), mientras que los segundos forman sus pretéritos mediante la adición de un sufijo dental -te o -de (ej.: døma-dømde-dømd ‘considerar’).

 

El presente se forma suprimiendo la desinencia del infinitivo (que puede ser -a o -e) y, siempre que sea posible, mutando la vocal de la raíz por apofonía (p. ej., fara ‘ir’ da lugar a fer ‘voy, vas, va...’). Es igualmente característica de las lenguas escandinavas la conservación de la voz media (indicada en nynorsk mediante la desinencia -st), que sirve para formar verbos pasivos, recíprocos, reflexivos y deponentes. Las formas verbales compuestas se forman mediante el auxiliar har ‘haber’ y el participio, salvo en el caso de verbos de movimiento, que requieren el auxiliar er ‘ser’ (ej.: har sett ‘he visto’, er kome ‘he llegado’).

 

 

Sintaxis

 

La sintaxis del noruego es bastante similar a la del danés y el sueco. El orden sintáctico no marcado de la oración declarativa es Sujeto-Verbo-Objeto. Dentro de oraciones interrogativas, el sujeto y el verbo intercambian sus posiciones. Esta misma inversión se produce cuando un adverbio o una proposición subordinada introducen la oración principal.

 

 

Texto ilustrativo

 

Påskeøya er verdens ensomste boplass. Nærmeste faste punkt beboerne kan se, er på himmelhvelvet, månen og planetene. De må reise lenger enn noen annen folkegruppe for å få se at det virkelig finnes fastland som ligger nærmere. Derfor lever de stjernene så nær og kan navn på flere av dem enn på byer og land i vår egen verden.

Aku-Aku: Påskeøyas hemmelighet (1958), Thor Heyerdahl.

════════════════════════════════════

La Isla de Pascua es el lugar habitado más solitario del mundo. El más cercano punto que los insulares pueden ver se halla sobre sus cabezas, en el firmamento: la luna y los planetas. Tienen que viajar más lejos que ningún otro pueblo para comprobar que realmente existe tierra firme aún más cerca. Por lo tanto, viviendo más cerca de las estrellas que nadie, conocen más nombres de éstas que de ciudades y países de nuestro propio mundo.

Aku-Aku: El secreto de la Isla de Pascua (1958), Thor Heyerdahl.

© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco