BURUCHASQUÍ

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

بروشسکی / burúśaskí [bʊ'ruːʃʌskiː]

Nombre español

buruchasquí [buruʧas'ki]

Nombre inglés

Burushaski [bʊrʊ'ʃæski]

Filiación lingüística

Hablado en

Pakistán#, India#

Número de hablantes

87.000 (2010)

Dialectos principales

hunza, nagar, yasin

Sistema de escritura

alfabeto urdú (abyad) / alfabeto latino

Documentado desde

Tipología sintáctica

S-O-V

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

Descripción

El buruchasquí es una lengua independiente hablada en el norte de Gilgit-Baltistán, región situada en el noroeste de Cachemira que pertenece a Pakistán, así como en la zona fronteriza del estado indio de Jammu y Cachemira. Representa el idioma materno de los buruchos, un grupo étnico que ha habitado en el norte de la Península Índica desde antes de la llegada de los primitivos indoeuropeos al Indostán. Pese a los intentos por conectar el buruchasquí con otras agrupaciones lingüísticas vecinas (especialmente las familias munda, dravídica y caucásica y el grupo dárdico oriental de las lenguas indoiranias), no ha podido ser demostrada su relación genética con otros idiomas. Esta variedad aislada del noreste de Pakistán está compuesta por tres dialectos regionales: hunza (hablado en el valle homónimo, situado en el norte del distrito de Hunza-Nagar), nagar (en el norte de los distritos de Gilgit y Hunza-Nagar) y yasin (en el norte del distrito de Ghizer).

 

El buruchasquí es una lengua de tradición oral que carece de un corpus literario y un sistema de escritura propio, aunque cuando se representa gráficamente se emplea el alfabeto urdú (idioma oficial de Pakistán, que a lo largo de la historia ha ejercido una gran influencia léxica sobre el buruchasquí) o el alfabeto latino (ampliado con los caracteres ć, , , ġ, , , ś, , , , así como una tilde para indicar vocales tónicas). Dentro de su sistema fonológico, destaca la presencia de una serie de consonantes oclusivas sordas aspiradas, otra complementaria de alveolares retroflejas y una oposición entre vocales átonas cortas y tónicas largas. La ergatividad (sujeto agente de los verbos transitivos marcado mediante el caso ergativo, frente al caso absoluto del objeto y el sujeto de los verbos intransitivos) constituye un importante proceso morfosintáctico en buruchasquí. Los pronombres numerales del 1 al 10 (correspondientes al dialecto hunza) son: hik, altó, iskí, wálti, cshindí, miśíndi, thalé, altámbi, huntí, tóorimi. La conjugación verbal presenta una gran complejidad, con desinencias que se añaden como prefijos y sufijos a una base léxica para indicar tiempo, modo, número, persona y negatividad (en el caso de los verbos transitivos, éstos también muestran una marca de concordancia con el objeto). Al igual que ocurre en las vecinas lenguas indoarias, el orden sintáctico básico dentro de la oración es Sujeto-Objeto-Verbo.

 

Texto ilustrativo

[ALFABETO LATINO]

Kúlio Laskér nuséninin hin juáanan bam inée híkulto íimo málar chíl jálićám. Ité thápe, thápan bilúm, óor íne chíle gan díibilúm. In iḍímaṭe bam, in iḍímaṭe bam, dáa ṭuṭán thap bilúm, halanc apím. Ité wáqtulo Haréṅ Gaśéṅaṭe iné han garían yeécimi. Ité garíi Kúlio Laskíri yákal díimi. Kúlio Laskíre épaćar ité garí déṣqaltimi, íne béwaqte ite garí yákal barénimi ke ité úlo hin ḍáṅalaṭhasan bom. Ḍáṅalaṭhas uyúm bilásmo séibáan. Óltalike salamáa duúnuman, óor ye íne yáar muwáśi. Íne épaći qhanjáran bilúm, béwaqte íne mowáśubám ke munḍílulo ité qhanjáran mudéli. Ye dáa bas kóći iné beske ec féil eemáibám, ye in téelumo ġáib manúmo.

Kulió Laskír

════════════════════════════════════

Había una vez un joven llamado Kulio Laskir que estaba regando sus tierras. Era de noche, y le tocaba el turno del agua. Estaba solo y la noche era oscura y sin luna. De repente, se produjo un incendio en el Hareng Gasheng. El fuego avanzó en dirección a Kulio Laskir. El fuego alcanzó a Kulio Laskir, y cuando miró vio que había un danglathas [demonio femenino]. Se trataba de un danglathas de gran poder mágico. Ambos comenzaron a luchar y él la tumbó. Él tenía un puñal, y cuando la hubo tirado al suelo le clavó el puñal en el pecho. Es lo último que vio, pues al instante ella se desvaneció del lugar.

Kulio Laskir (cuento popular en dialecto hunza)



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco