ETEOCRETENSE

[Necesitas instalar las fuentes TrueType Cretan y Alt Griechisch para visualizar correctamente los caracteres eteocretenses de este documento]

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

ετεοκρητική [eteokriti'ki]

Nombre español

eteocretense [eteokre'tense]

Nombre inglés

Eteocretan [itɪoʊ'kritən]

Filiación lingüística

Hablado en

Greece¹

Número de hablantes

Dialectos principales

Sistema de escritura

Lineal A (silabario-logografía) / alfabeto griego

Documentado desde

s. VII a.C.

Tipología sintáctica

S-O-V

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

Descripción

El eteocretense es un idioma ya desaparecido hablado antiguamente en la isla de Creta, situada en el extremo sur del mar Egeo. Se sabe de su existencia gracias a una serie de inscripciones en caracteres griegos, de entre los siglos VII y III a.C., halladas en los restos arqueológicos de las antiguas ciudades de Praisos y Dreros, en el este de Creta. El término “eteocretense” (ετεοκρητική, formado por ἐτεός ‘auténtico’ y κρητική ‘cretense’) aparece mencionado en la Odisea de Homero y en las obras del geógrafo griego Estrabón para identificar a los pobladores autóctonos de Creta (que habitaban en el sur) frente a otros pueblos de esta isla como los dorios, los aqueos y los pelasgios. Se cree que el eteocretense representa el último estado evolutivo del minoico, lengua de una de las civilizaciones más antiguas de Europa, que floreció en Creta entre los siglos XXVII y XIII a.C.

 

Aunque las inscripciones eteocretenses que se han conservado no han podido ser aún plenamente descifradas, resulta evidente que esta lengua no guarda relación filogenética con el griego (que fue introducido en Creta tras su conquista por parte de los ejércitos micénicos en el siglo XIV a.C.) ni con ninguna otra lengua indoeuropea o semítica del Mediterráneo. Pese a que se ha propuesto su inclusión dentro de una hipotética macrofamilia egea, que agruparía además al eteochipriota (lengua hablada en Chipre entre los siglos XV y IV a.C.) y a la familia tirsénica (etrusco, lemnio y rético), los escasos testimonios conservados en eteocretense no permiten establecer su adscripción lingüística con total seguridad.

 

Durante el periodo de máximo esplendor literario de la civilización minoica de Creta, entre los años 2100 y 1700 a.C., el minoico se representaba mediante un sistema de escritura que era básicamente un silabario (sígnos gráficos que transcriben sonidos silábicos) ampliado con logogramas (palabras o morfemas sin valor fonético que representan conceptos individuales), aunque el aspecto pictográfico de estos caracteres hizo que en un principio fuera conocido (erróneamente) como escritura jeroglífica cretense. Posteriormente, este sistema dio paso a una escritura silábica de carácter fonético, menos ornamental que la anterior y más estilizada, denominada lineal A (entre 1700 y 1450 a.C.), con la que se representó igualmente lo que pudo haber sido una forma arcaica de eteocretense, bajo la forma de inscripciones religiosas y documentos administrativos. Dado que la escritura minoica original y lineal A convivieron durante un tiempo, no es posible asegurar que la segunda constituya una derivación natural de la primera (ni siquiera que el minoico represente un periodo arcaico del eteocretense). En cualquier caso, el sistema lineal A sería posteriormente adoptado en Creta por el griego micénico (el estadio más antiguo del griego literario) bajo una nueva forma de escritura conocida como lineal B, igualmente un silabario ampliado con ideogramas, cuyos testimonios más antiguos se remontan al año 1400 a.C.

 

Jeroglíficos cretenses: epigrafía original (arriba) y versión facsímil (debajo).

 

A continuación se ilustran los símbolos de la escritura jeroglífica cretense que han podido ser identificados, integrados por silabogramas (varios de ellos con pronunciación probable o desconocida) y logogramas (que incluyen series de numerales, fracciones y signos de puntuación):

 

JEROGLÍFICOS CRETENSES (2100-1700 a.C)

silabogramas

󲄦

a

󲅶

e

󲃼

au

󲄦

ma

󲃴

mu

󲄉

ni

󲄠

pa

󲅄

pu

󲄓

re

󲅚

ro

󲅳

ru

󲄀

sa

󲄊

te

󲄤

wa

󲄞

ya

silabogramas sin descifrar

󲅈

ko?

󲃪

mi?

󲅌

na?

󲄹

ne?

󲃨

nwa?

󲄄

pi?

󲅹

qa?

󲅘

ra?

󲄨

so?

󲄚

su?

󲅵

ti?

󲅬

wi?

󲄬

ze?

 

 

󲄖

??

󲄮

??

󲅮

??

󲅯

??

 

logogramas

󲃠

HOMBRE

󲃢

HOMBRE

󲃣

HOMBRE

󲄆

HOMBRE

󲃤

MUJER

󲃶

OVEJA

󲅼

CEREAL

󲅾

ACEITUNA

󲅿

HIGO

󲆁

VINO

󲆃

ESPECIA

󲆄

CIPERÁCEA

󲆆

AZAFRÁN

󲆊

PAÑO

󲌘

JASPE

󲅠

20

󲅡

30

󲅊

(punto)

󲅓

(división)

󲅜

(división)

logogramas sin descifrar

󲆅

󲆋

󲆌

󲆗

󲆝

󲃮

󲃬

󲃸

󲄂

󲅐

󲄽

󲅥

󲃹

󲄻

󲅝

󲄿

󲅂

󲃺

󲄷

󲄪

󲅀

󲄎

󲅞

󲄐

󲅆

󲅑

󲅎

󲄒

󲄰

󲅸

󲄍

󲃾

󲄕

󲃰

󲄢

󲄳

󲅣

󲃦

󲄝

󲅖

󲄛

󲃲

󲄘

󲄇

󲄌

󲄒

󲄲

󲄵

󲅕

󲅢

󲅦

󲅧

󲅨

󲅩

󲅪

󲅫

󲅭

󲅰

󲅱

󲅲

󲅳

󲅺

󲅻

󲆇

󲆈

󲆉

󲆍

󲆎

󲆏

󲆐

󲆑

󲆒

󲆓

󲆔

󲆘

󲆙

󲆚

󲆛

󲆞

󲆟

󲆠

󲆢

󲆣

󲆴

󲆵

󲆶

󲆷

󲆥

󲆤

󲆦

󲆨

󲆩

󲆪

󲆬

󲆭

󲆮

󲆯

󲆰

󲆲

 

 

El carácter silábico y logográfico de la escritura jeroglífica cretense se refleja en la presencia de un léxico común integrado por caracteres recurrentes, como 󲄦󲄞 <a-ya> ‘talco’, 󲅶󲄞 <e-ya> ‘esteatita’, 󲅚󲄞 <ro-ya> ‘cristal de roca’, 󲄦󲅚󲄊 <a-ro-te> ‘esteatita’, 󲅚󲄓󲅀 <ro-re> ‘esteatita’, 󲅚󲅞 <ro> ‘calcedonia’.

 

Tras un prolongado vacío documental, entre los siglos VII y III a.C. vuelven a aparecer inscripciones eteocretenses, aunque representadas ya mediante una variedad local del alfabeto griego que emplea caracteres arcaicos de trazo angular (debido a que se graban con un punzón sobre piedra). Las más antiguas halladas en Praisos y Dreros presentan una dirección de escritura de derecha a izquierda (de forma similar a las lenguas semíticas) y no separan las palabras. Posteriormente se generaliza el estilo bustrófedon, característico del griego antiguo, de forma que las líneas alternan de izquierda a derecha y de derecha a izquierda; por otro lado, se extiende la costumbre de separar las palabras mediante rayas verticales (|). Ya hacia el final de su historia documental, la escritura eteocretense se representa mediante los caracteres estándar del alfabeto jónico griego, adopta una dirección fija de izquierda a derecha y emplea espacios para separar las palabras.

 

Inscripción eteocretense tardía (s. III a.C.) hallada en Praisos y conservada en el Museo Arqueológico de Heraklion (Creta).

 

A continuación se ilustran los 21 caracteres eteocretenses que aparecen en las inscripciones de Praisos y Dreros (algunos de ellos con variantes gráficas), junto con su correspondencia en letras griegas clásicas (mayúsculas) y su transcripción en caracteres latinos:

 

ALFABETO ETEOCRETENSE (ss. VII-III a.C.)

ë  a  A

B

÷  !  G

D

2  >  E

)  ;  +

À

H  h

=  3

s  ã

k

Α

Β

Γ

Δ

Ε

 

Ζ

Η

Θ

Ι

Κ

a

b

ɡ

d

e

w

z

ē

th

i

k

 

J  ÷  G

ñ  m

å  n

É

o  4

p   C

r  5

M  S

t

à  y  Y

 

Λ

Μ

Ν

Ξ

Ο

Π

Ρ

Σ

Τ

Υ

l

m

n

x

o

p

r

s

t

u

 

 

Texto ilustrativo

 

[EPIGRAFÍA]

Versión facsímil de una inscripción en esquisto gris hallada en Dreros (segunda mitad del siglo VII a.C.)

La anterior inscripción está compuesta por cinco líneas de texto, divididas en dos bloques de características tipográficas distintas: las dos primeras pertenecen a un periodo arcaico del eteocretense, ya que presentan una dirección de escritura única de derecha a izquierda (con los caracteres también invertidos en este mismo sentido), emplean rayas verticales para separar las palabras y muestran un diseño antiguo de la letra ípsilon (à); debido a la erosión de la superficie de esquisto, faltan los primeros caracteres de cada línea. Las tres líneas inferiores presentan una dirección de escritura bustrófedon (derecha-izquierda, izquierda-derecha y de nuevo derecha-izquierda), no emplean rayas separadoras de palabras, poseen un diseño más moderno de ípsilon (y) y muestran caracteres que no están tan profundamente grabados como los anteriores (algunos de ellos incluso presentan trazos incompletos). El primer término de la cuarta línea (Etyro), más marcado que los siguientes, posee un trazado más moderno de la letra “e” inicial, por lo que podría pertenecer a una época posterior.

 

[TRANSCRIPCIÓN ORTOGRÁFICA]

A continuación se reproduce el anterior texto en su forma eteocretense original (con la misma dirección de escritura y rayas verticales de separación), junto con su transcripción en caracteres griegos clásicos y latinos (con separación entre las palabras). Las flechas delante de cada línea señalan la dirección de escritura de la inscripción (en las líneas con orientación de derecha a izquierda, los caracteres individuales deben rotarse consecuentemente hacia este último lado).

 

1 (←)   åñoki2rBëJëMãit2i)ëñrs

2 (←)   oñJiësràJëMãiãëåsiå2ñi

3 (←)   Dë)2soëotëHñåorytåotM

4 (→)   E tyro     ñyåë  ñ2åh

5 (←)   ësëtsrtëñ

 

[…](ι)ρμαϝ | ετ | ισαλαβρε | κομν

[…](i)rmaw et isalabre komn

[…](υ)δ | μεν | ιναι | ισαλυρια | λμο

[…](u)d men inai isaluria lmo

[…]σ τον τυρον μη α(τ)ο αοι εϝαδ

[…]s ton turon mē a(t)o aoi ewad

ε τυρο[…]μυνα[.]οα μενη

e turo[…]muna[.]oa menē

[…]ματρι ται α[…]

[…]matri tai a[…]

 

[ANÁLISIS MORFOSINTÁCTICO]

Las diferencias en el estilo de escritura, el diseño de los caracteres y su profundidad de grabado hacen pensar que nos hallamos antes dos textos distintos: el primero (líneas 1-2) es una forma arcaica de eteocretense, mientras que el segundo (líneas 3-5) es claramente griego, aunque en la variedad dialectal dórica hablada en Creta.

Texto 1 (líneas 1-2)

Los dos términos 2rBëJëMã <isalabre> e ësràJëMã <isaluria> que aparecen en estas líneas parecen estar formados a partir de la misma raíz “isal-“, que podría estar relacionada con el griego antiguo ἰσάλη, variante de ἰξᾰλῆ ‘piel de cabra salvaje’, sustantivo de origen no indoeuropeo. Por tanto, el elemento t2 <et> que precede al primer término podría ser un artículo determinado (similar a la forma de acusativo singular τόν del artículo masculino ὁ ‘el’ del griego clásico).

Texto 2 (líneas 3-5)

En las líneas 3 y 4 se repite la secuencia tyro <turo>, que podría referirse al sustantivo griego τυρός ‘queso’ (es decir, el queso de la anterior cabra salvaje). En el primer caso aparece como åoryt <turon>, que junto con el término precedente åot <ton> podría referirse al acusativo singular del griego clásico τὸν τυρὸν ‘al queso’, que parece estar seguido de μὴ ‘no’, adverbio negativo que se emplea en oraciones imperativas o de prohibición. En el final de la línea 3 aparece el término Dë)2 <ewad>, que podría ser una variante del griego antiguo ἔϝαδε, aoristo del griego clásico ἁνδάνω ‘agradar’ (de paso, esto parece indicar que la tipología sintáctica del eteocretense favorecía el orden Sujeto-Objeto-Verbo). En la última línea aparece el término srtëñ <matri>, que podría ser el griego ματρὶ, dativo femenino singular de μάτηρ, variante dialectal dórica del griego clásico μήτηρ ‘madre’; el siguiente término, sët <tai>, sería precisamente la forma dialectal dórica τᾶι, dativo singular del artículo determinado femenino ἡ ‘la’. Si este análisis es correcto, el texto ausente del comienzo de la línea debería ser de nuevo el artículo dativo τᾶι (referido a ματρὶ), y el segundo artículo τᾶι sería el determinante del epíteto de esta “madre” (del que sólo se muestra la α inicial).

 

INTERPRETACIÓN

La anterior inscripción de Dreros podría ser una ofrenda (de pieles y queso de cabra salvaje) a una diosa protectora realizada en el Delphinion, templo dedicado a Leto (esposa de Zeus) y a sus dos hijos gemelos, Apolo y Artemisa. De hecho, en el altar erigido en este edificio sagrado se han hallado cuernos de cabra.

 

Bibliografía

DUHOUX, Yves: L’Étéocrétois: Les textes, la langue (Amsterdam: J. C. Gieben, 1982).

MAGNELLI, Adalberto / PETRANTONI, Giuseppe: “L’eteocretese di Dreros e il semitico: nuove considerazioni” (en Myrtia, nº 28, 2013, pp. 17-29).

OLIVIER, Jean-Pierre: “Cretan writing in the second millennium B.C.” (en World Archaeology, Vol. 17, No. 3, 1986, pp. 377-389).

VAN EFFENTERRE, Henri: “Une bilingue étéocrétoise” (en Revue de Philologie, 3 serie, Volume XX, Fascicolo II, 1946, pp. 131-138).

© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco