HÁTICO

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

hattili ['hatːili]

Nombre español

hático ['atiko]

Nombre inglés

Hattic ['hætɪk]

Filiación lingüística

Hablado en

Turquía¹

Número de hablantes

Dialectos principales

Sistema de escritura

silabario cuneiforme

Documentado desde

s. XIV a.C.

Tipología sintáctica

S-V-O / S-O-V / V-S

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

El hático es un idioma ya desaparecido hablado en la región asiática de Anatolia, a pesar de lo cual no tiene relación genética alguna con las lenguas anatolias, subgrupo dentro de la familia indoeuropea. Recibe también la denominación de protohitita, aunque éste es un término confuso, ya que el pueblo hático —que habitó el norte del actual territorio de Turquía desde el tercer milenio a.C.— no era de origen indoeuropeo y no tenía relación genética alguna con los hititas que invadieron sus tierras alrededor del año 1700 a.C. La razón de este nombre se debe a que el hático, como lengua de sustrato, influyó enormemente en el hitita indoeuropeo (especialmente en el terreno religioso) hasta que finalmente desapareció a comienzos del primer milenio a.C., absorbido al igual que éste por las lenguas de otros pueblos invasores de Anatolia. La existencia del hático se halla testimoniada en una serie de tablillas encontradas en los archivos reales de Ḫattuša (capital del Imperio Hitita). Se trata de textos bilingües, en los que se han podido identificar cerca de 150 palabras háticas.

 

Para representar sus quince consonantes (p, t, k, f, s, š, h, ts, č, m, n, r, l, j, w) y cuatro vocales (a, e, i, u), el hático hacía uso de la escritura cuneiforme de los acadios. Lo más destacado de su sistema fonológico era la ausencia de las oclusivas sonoras /b/, /d/, /ɡ/ y la vocal /o/. Su morfología era aglutinante, es decir, estaba construida a partir de elementos léxicos individuales con valor fijo que se unían y desunían para formar distintas palabras (por ejemplo, el plural se creaba añadiendo los prefijos le- o fa-, como en pinu ‘niño’ ― lepinu ‘niños’, ashaf ‘dios’ ― fashaf ‘dioses’). Dentro de la flexión nominal, el análisis de los testimonios epigráficos conservados permite postular la existencia de cuatro casos (nominativo, acusativo, genitivo, locativo) y dos géneros (masculino, femenino).

 

El orden sintáctico de los constituyentes oracionales era relativamente libre en hático, aunque predominaban las estructuras Sujeto-Verbo-Objeto y Sujeto-Objeto-Verbo en oraciones transitivas y Verbo-Sujeto en intransitivas (ej.: antuh lezuh lešterah pala lešepšep pala anneš kahanfašuittun ‘(él) cogió su ropa, su piel y sus zapatos y los puso en el trono’; fašhafma ešfur aškahhir ‘los mismos dioses gobernaban los países’; hanuwapa DHašammil ‘y el dios Hašammil pasó’).

© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco