IBERO

[Necesitas instalar la fuente TrueType Iberian para visualizar correctamente los caracteres iberos de este documento]

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

 ['ibes]

Nombre español

ibero [i'βero]

Nombre inglés

Iberian ['bɪriən]

Filiación lingüística

Hablado en

Iberia, Galia

Número de hablantes

Dialectos principales

Sistema de escritura

signario ibérico (alfasilabario)

Documentado desde

s. IV a.C.

Tipología sintáctica

S-O-V

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

ESQUEMA

1.        Introducción

2.        Evolución histórica

3.        Ortografía y pronunciación

4.        Morfología

5.        Sintaxis

6.        Texto ilustrativo

7.        Bibliografía

 

 

Introducción

 

El ibero (o ibérico) es una lengua extinta independiente hablada antiguamente en Iberia, nombre con el que los griegos designaban la franja costera mediterránea que se extendía entre el sur de Galia (actual Francia) y el sur de la Península Ibérica (en la actual provincia de Jaén), y hacia el interior del valle del Ebro. Sus hablantes, los iberos, eran un pueblo preindoeuropeo que, antes de la llegada de los romanos, convivía con otros pobladores como los tartesios (en el suroeste de la península), los turdetanos (en el sur), los vascones y aquitanos (en el norte) —todos ellos también preindoeuropeos—, los celtíberos (en la meseta centro-septentrional) y los lusitanos (en el oeste) —estos dos últimos, de origen indoeuropeo. Dentro de los iberos, a su vez, se distinguían varios grupos regionales: ausetanos (que habitaban en las actuales provincias de Barcelona y Gerona), indigetes (costa de Gerona), layetanos (Barcelona), ilergetes (Lérida y Huesca), cossetanos (Tarragona), ilercavones (Tarragona y Castellón), edetanos (Valencia, Castellón y Teruel), contestanos (Valencia, Alicante, Murcia y Albacete), bastetanos (Granada, Almería, Murcia y Albacete) y oretanos (Jaén, Ciudad Real y Albacete).

 

 

Evolución histórica

 

El ibero es una lengua preindoeuropea cuyos orígenes y relación genética con otros idiomas continúa siendo un misterio. Sin embargo, desde el siglo XVI comenzó a desarrollarse una teoría lingüística conocida como vascoiberismo, que postula la pertenencia del vasco y el ibero a la misma familia de lenguas (e incluso que la segunda sería el origen de la primera), de forma que es posible interpretar la escritura ibera a partir del euskera. Si bien es cierto que existen semejanzas fonológicas, morfológicas, sintácticas y léxicas entre ambas lenguas, éstas se deben a su prolongado contacto en la Península Ibérica prerromana más que a una verdadera relación genética (que no ha podido ser demostrada aún por la lingüística moderna). Otras teorías filogenéticas propuestas —y posteriormente desechadas por falta de pruebas definitivas— para explicar el origen del ibero fueron la norteafricana (según la cual esta lengua, al igual que el vasco y el etrusco, derivaría del habla de tribus beréberes del norte de África que emigraron al sur de Europa a partir del año 6000 a.C. huyendo de la progresiva desertización del Sáhara), la pirenaica (que postula la existencia de una familia lingüística común al ibero, el vasco y el aquitano) y la catalana (que sitúa el foco de origen del ibero en el norte de Cataluña basándose en algunas de las inscripciones más antiguas de esta lengua, halladas en el municipio gerundense de Ullastret).

 

Las más antiguas inscripciones en ibero (monedas de plata y bronce, láminas de plomo, cerámicas, estelas, placas de piedra y mosaicos) datan del siglo IV a.C., mientras que las últimas halladas son de principios del siglo I d.C., momento en el que esta variedad lingüística puede considerarse ya extinta. La importancia epigráfica del ibero radica en el hecho de ser, con mucha diferencia, la lengua prerromana de la Península Ibérica de la que se han conservado más documentos escritos (alrededor de dos mil inscripciones). Sin embargo, hasta la fecha no ha sido posible traducir los textos iberos con precisión por su carácter aislado y la ausencia de inscripciones bilingües.

 

 

Ortografía y pronunciación

 

Para su representación escrita, el ibero empleaba fundamentalmente una escritura alfasilábica conocida como signario ibero. Este sistema mixto (silábico para las consonantes oclusivas y alfabético para el resto de las consonantes y las vocales) parece derivar de un antiguo alfabeto consonántico (abyad) de origen fenicio o chipriota, introducido en la Península Ibérica a través del vecino tartesio y modificado mediante la adición de caracteres silábicos. Esta escritura dio lugar a dos variedades diferenciadas: signario íbero nororiental (principal vehículo de expresión cultural de la lengua, empleado en el noreste de la Península Ibérica) y signario íbero suroriental (usado en el sureste de la península y con un orden de escritura de derecha a izquierda). En menor medida, para la representación escrita del ibero se empleaba también una adaptación del alfabeto griego conocida como alfabeto greco-ibérico (en las actuales provincias de Alicante y Murcia) que, a diferencia de los anteriores signarios, no poseía caracteres silábicos.

 

El signario íbero nororiental estaba compuesto por 37 letras: 13 caracteres alfabéticos independientes (vocales y consonantes no oclusivas) y 24 caracteres silábicos (consonantes oclusivas agrupadas con una vocal). A continuación se ilustra este sistema de escritura mediante el diseño más habitual de cada una de sus letras (ya que existían distintas variantes gráficas de cada una), junto con su pronunciación estimada y su transcripción en caracteres latinos:

 

CARACTERES ALFABÉTICOS INDEPENDIENTES

Pronunciación

a

e

i

o

u

ã

l

ɾ

r

ts

s

n

m

Transcripción

a

e

i

o

u

ḿ

l

r

ŕ

s

ś

n

m

 

CARACTERES SILÁBICOS

ba/wa

be/we

bi/wi

bo/wo

bu/wu

ba

be

bi

bo

bu

 

ta

te

ti

to

tu

ta

te

ti

to

tu

 

da

de

di

do

du

da

de

di

do

du

 

ka

ke

ki

ko

ku/ɡu

ka

ke

ki

ko

ku/gu

 

 

ɡa

ɡe

ɡi

ɡo

ga

ge

gi

go

 

Dentro del sistema fonológico del ibero, destaca la ausencia del fonema oclusivo bilabial sordo /p/ (en los escasos testimonios hallados, en inscripciones latinas de nombres iberos, parece ser simplemente un alófono de /b/ condicionado por el entorno fonético). Al igual que en vasco, la consonante vibrante múltiple [r] no podía aparecer en posición inicial de palabra. La nasal [m] no se empleaba habitualmente en ibero —posiblemente fuera un alófono de /n/— y nunca aparecía en comienzo de palabra, mientras que la lateral [l] no solía aparecer en posición final. Su sistema vocálico estaba formado por los mismos cinco sonidos básicos que el español —/a/, /e/, /i/, /o/, /u/— y su combinación en los diptongos [ai] (como en  <Śaitabi> ‘Xátiva’), [ei] (como en  <Neitin> ‘Netón’, dios hispánico de la guerra) y [au] (como en  <lauŕ> ‘cuatro’).

 

 

Morfología

 

El ibero era una lengua aglutinante, en la que las relaciones morfosintácticas se expresaban mediante la fusión en una sola palabra de distintas partículas con una significación fija. Por los testimonios conservados, se han podido discriminar cuatro casos nominales: nominativo/acusativo, genitivo, dativo y ablativo. Los pronombres numerales (del 1 al 10) son:  <ban>, <bi>,  <irur>,  <lauŕ>,  <borste>,  <śei>,  <sisbi>,  <sorse>, —,  <abaŕ>. Su enorme parecido con los numerales vascos sería, más que una prueba de su relación genética, consecuencia del préstamo léxico del ibero a esta lengua.

 

 

Sintaxis

 

El análisis de los testimonios escritos conservados indica que el orden sintáctico no marcado de la oración ibera era Sujeto-Objeto-Verbo (otro argumento, de carácter tipológico, que refuerza la teoría del vascoiberismo, ya que el euskera posee esta misma ordenación de los constituyentes oracionales).

 

 

Texto ilustrativo

 

Plomo del Puig de Sant Andreu, Ullastret (s. IV a.C.)

[EPIGRAFÍA]

[TRANSCRIPCIÓN LATINA]

ar : basiaŕebe

ebaŕiKame : TuiKesiŕa : borsTe : abaŕGeborsTe : Teŕ

Diŕs : baiDesbi : neiTeGeŕu : boŕbelioŕku : Timoŕ

Kiŕ : bartaśKo : anbeiku : baiDesir : salDuKo : kulebobeŕkuGe

biGilDiŕsTe : eŕeśu : KoDibanen : eberGa : bośKaliŕs

loŕsa : baTibi : biuŕboneś : salDuGileŕku : Gi

 

Bibliografía

 

CORREA RODRÍGUEZ, José Antonio: “La lengua ibérica” (en Revista española de lingüística, 1994, año nº 24, número 2, pp. 263-287).

ORDUÑA AZNAR, Eduardo: “Los numerales ibéricos y el protovasco” (en Veleia, 2011, número 28, pp. 125-139).

UNTERMANN, Jürgen: “La onomástica ibérica” (en Iberia: Revista de la Antigüedad, 1998, número 1, pp. 73-85).



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco