Alfabeto ÁRABE

 

El alfabeto árabe o arábigo (أَبْجَدِيَّة عَرَبِيَّة) es un sistema de escritura de tipo abyad, en el que sólo existen caracteres específicos para representar las consonantes (y por este motivo también recibe el nombre de alfabeto consonántico o consonantario). Fue creado hacia el año 400 a partir de una variante nabatea del alfabeto arameo (que también dio origen al sistema de escritura hebreo) y se desarrolló posteriormente hasta su forma definitiva en el siglo VIII. Al igual que otros sistemas de escritura semíticos (como el hebreo), el alfabeto árabe carece de símbolos vocálicos propios y se escribe de derecha a izquierda. Los caracteres son de tipo cursivo, no poseen distinción tipográfica entre mayúsculas y minúsculas y se representan enlazados en el interior de una palabra. Además, cada carácter básico posee una forma distinta en función de su posición dentro de la palabra (aislada, inicial, media, final).

 

Alfabeto árabe clásico

El primer testimonio escrito en el originario alfabeto árabe data de finales del siglo IV: se trata de una inscripción hallada en Jabal Ramm (Jordania). Sin embargo, la primera muestra completa de este nuevo sistema de escritura es una dedicatoria trilingüe en griego, siriaco y árabe del año 512 hallada en Siria, compuesta por 22 caracteres árabes creados a partir de formas cursivas del alfabeto nabateo. Dado que el sistema fonológico del árabe antiguo estaba compuesto por 28 fonemas, seis de los originarios caracteres nabateos representaban dos sonidos distintos. Al mismo tiempo, la escritura cursiva de estos caracteres hizo que algunos tuvieran formas muy parecidas, de manera que las originarias 22 letras árabes quedaron reducidas a tan sólo 17 grafías de trazo distinto, de las que una representaba hasta cinco fonemas (/b/, /t/, /θ/, /n/ y a veces /j/), otra tres fonemas (/ʤ/, /ħ/, /x/) y cinco caracteres transcribían dos fonemas cada uno.

 

El alfabeto árabe en su forma clásica aparece documentado por vez primera en el siglo VII, durante la etapa inicial del Islam. A medida que los escribas se entregaban a la labor de componer el Corán, se dieron cuenta de que necesitaban introducir mecanismos para evitar la ambigüedad de los anteriores caracteres árabes. De esta forma, comenzaron a usar una serie de puntos diacríticos para indicar la pronunciación correcta de las palabras, lo que dio lugar finalmente a los 28 caracteres diferenciados para representar el mismo número de fonemas consonánticos que componen el alfabeto árabe clásico. En esta etapa inicial, los caracteres ampliados con diacríticos se incluían al final del repertorio consonántico, que tenía la siguiente estructura (siguiendo la ordenación árabe de derecha a izquierda, los cuatro primeros caracteres, أ - ب - ج - د forman la palabra أبجد ‘abjad’, que da nombre al tipo de alfabeto consonántico del árabe, de forma parecida al “abecedario” latino):

 

ALFABETO ÁRABE CLÁSICO (s. VII)

غ

ظ

ض

ذ

خ

ث

ت

ش

ر

ق

ص

ف

ع

س

ن

م

ل

ك

ي

ط

ح

ز

و

ه

د

ج

ب

أ

Pronunciación

ɣ

zˤ

dˤ

ð

x

θ

t

ʃ

r

q

sˤ

f

ʕ

s

n

m

l

k

j

tˤ

ħ

z

w

h

d

ʤ

b

ʔa

 

El primer documento en el que se emplea este repertorio de caracteres árabes con puntos diacríticos data del año 643. Aunque inicialmente se trató también de representar los signos vocálicos mediante puntos diacríticos de color rojo para evitar las ambigüedades en la pronunciación de algunas palabras (como en كتب, que podía pronunciarse kutub ‘libros’, kataba ‘escribió’ o kutiba ‘fue escrito’), este sistema no prosperó por su complejidad y la confusión de diacríticos que acarreaba, por lo que finalmente se abandonó. La versión definitiva del alfabeto árabe se completó hacia el año 786 gracias a la labor del lexicógrafo Al-Farahidi, autor del primer diccionario en lengua árabe (كتاب العين). Los únicos cambios que se introdujeron posteriormente fueron la reorganización de los caracteres en función de su parecido formal (ya que originariamente las grafías con diacríticos se añadían al final del alfabeto) y la modificación de algunas letras árabes para adaptarlas a la pronunciación de otras lenguas (como el persa, el urdú o el pasto).

 

Alfabeto árabe moderno

Los caracteres cursivos del árabe pueden modificar su diseño básico según su posición dentro de la palabra y las grafías que los precedan o sigan. De esta forma, cada consonante posee cuatro alografemas, que transcriben su aparición en posición aislada, inicial, media o final. Generalmente, las formas inicial y media presentan una apariencia similar, al igual que las variantes aislada y final. Seis caracteres árabes (ا [a], د [d], ذ [ð], ر [r], ز [z], و [w]) no poseen alografemas iniciales y medios diferenciados, por lo que no se conectan con la siguiente grafía dentro de la palabra y le obligan a adoptar una forma inicial o aislada, como si entre ambos caracteres hubiera una pausa ortográfica (por ejemplo, la palabra أرارات ‘Ararat’ está compuesta por alografemas aislados de los sonidos [a], [r] y [t] que no se conectan entre sí). Por otro lado, algunas combinaciones de letras se representan mediante ligaturas o formas especiales (por ejemplo, en posición inicial o aislada ل [l] + ا [a] = [la], en posición media o final ل [l] + ـا [a] = [la], y en el nombre de Alá أ [a] + ـل [l] + ـل [l] + ـه [h] = [Allāh]).

 

A continuación se ilustran los 28 caracteres que componen el alfabeto árabe, junto con sus alografemas posicionales, su nombre, su pronunciación más habitual y su transcripción en caracteres latinos:

 

ALFABETO ÁRABE MODERNO

POSICIÓN

NOMBRE

SONIDO

TRANSCRIPCIÓN

aislada

inicial

media

final

ا

ا

ـا

ـا

alif

a / i / u (1)

 / ā

ب

بـ

ـبـ

ـب

bā’

b (2)

b

ت

تـ

ـتـ

ـت

tā’

t

t

ث

ثـ

ـثـ

ـث

thā’

θ

th

ج

جـ

ـجـ

ـج

jīm

ʤ (3)

j / g

ح

حـ

ـحـ

ـح

ā’

ħ

خ

خـ

ـخـ

ـخ

khā’

x

kh

د

د

ـد

ـد

dāl

d

d

ذ

ذ

ـذ

ـذ

dhāl

ð

dh

ر

ر

ـر

ـر

rā’

r

r

ز

ز

ـز

ـز

zayn

z

z

س

سـ

ـسـ

ـس

sīn

s

s

ش

شـ

ـشـ

ـش

shīn

ʃ

sh

ص

صـ

ـصـ

ـص

ād

sˤ (4)

ض

ضـ

ـضـ

ـض

ād

dˤ (4)

ط

طـ

ـطـ

ـط

ā’

tˤ (4)

ظ

ظـ

ـظـ

ـظ

ā’

zˤ / ðˤ (4)

ع

عـ

ـعـ

ـع

ٔ ayn

ʕ

ٔ

غ

غـ

ـغـ

ـغ

ghayn

ɣ

gh

ف (5)

فـ

ـفـ

ـف

fā’

f (6)

f

ق (5)

قـ

ـقـ

ـق

qāf

q

q

ك

كـ

ـكـ

ـك

kāf

k

k

ل

لـ

ـلـ

ـل

lām

l

l

م

مـ

ـمـ

ـم

mīm

m

m

ن

نـ

ـنـ

ـن

nūn

n

n

ه

هـ

ـهـ

ـه

hā’

h

h

و

و

ـو

ـو

wāw

w (7)

w / u

ي (8)

يـ

ـيـ

ـي

yā’

j (9)

y / i

(1) El carácter ’alif puede representar varios sonidos en árabe: 1) sin diacrítico (ا), las vocales a [a], i [i] en posición inicial, o ā [aː] en cualquier otra posición; 2) con el diacrítico hamza encima (أ), la vocal glotalizada ’a [ʔa] (y en ocasiones ’u [ʔu] en posición inicial); 3) con el diacrítico hamza debajo (إ), la vocal glotalizada ’ì [ʔi] (únicamente en posición inicial); 4) con el diacrítico maddah encima (آ), la vocal glotalizada ’ā [ʔaː] (en cualquier posición).

(2) El carácter bā’ también puede representar el sonido bilabial oclusivo sordo [p] en palabras de origen extranjero (lo mismo que la grafía persa پ).

(3) Pese a que la pronunciación más habitual del carácter jīm corresponde al sonido africado sonoro [ʤ], en distintos países de habla árabe representa otros sonidos: [ɡ] en Egipto y Yemen, [ʒ] en el norte de África (excepto en Argelia).

(4) Los caracteres ād, ād, ā’, ā’ representan sonidos faringealizados, que se articulan acompañados por una constricción de la faringe.

(5) En los países del Magreb (norte de África excepto Egipto), los caracteres fā’ y qāf se representan, respectivamente, como ڢڢــڢــڢ (con el punto diacrítico debajo) y ٯڧـ ـڧــٯ(sin los dos puntos diacríticos superiores en posición aislada y final y con sólo un punto en posición inicial y media).

(6) El carácter fā’ también puede representar el sonido labiodental fricativo sonoro [v] en palabras de origen extranjero (lo mismo que la grafía curda ڤ‎‎).

(7) El carácter wāw también puede representar la vocal larga ū [uː] o el diptongo au [aw], así como las vocales posteriores u, o, ō en palabras de origen extranjero.

(8) En Egipto y Sudán, el carácter yā’ en posición aislada y final se representa sin el punto diacrítico inferior (ـى ى).

(9) El carácter yā’ también puede representar la vocal larga ī [iː] o el diptongo ai [aj], así como las vocales anteriores i, e, ē en palabras de origen extranjero.

 

Aunque la escritura árabe moderna no suele representar las vocales cortas a, i, u (excepto en las gramáticas y los libros infantiles), es frecuente transcribir las vocales largas ā, ī, ū mediante diacríticos especiales.



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco