Alfabeto hebreo

 

El alfabeto hebreo (אלפבית עברי) es un sistema de escritura de tipo abyad, en el que sólo existen símbolos para las consonantes (y por este motivo también recibe el nombre de alfabeto consonántico o consonantario). Fue creado hacia el siglo III a.C. como una derivación del alfabeto arameo usado para representar la lengua de los judíos (a su vez, el alfabeto arameo deriva del sistema de escritura fenicio, origen de los modernos alfabetos). Con anterioridad, el pueblo judío empleaba otra modalidad distinta conocida como alfabeto hebreo antiguo, otro descendiente de la escritura fenicia desarrollado hacia el siglo IX a.C. en los reinos de Israel y Judea, que finalmente fue reemplazado por el alfabeto arameo en el siglo VI a.C. Fue precisamente esta última variedad de escritura la que se empleó para representar la lengua de Israel y evolucionó hasta convertirse en el alfabeto hebreo propiamente dicho.

 

En la actualidad, el alfabeto hebreo consta de 22 caracteres y se emplea fundamentalmente para la representación escrita del hebreo (lengua de origen semítico) y el judeoalemán (lengua de origen indoeuropeo). Cinco de estas letras —correspondientes a los caracteres latinos k, m, n, p, tz— poseen una forma diferente cuando aparecen en posición final de palabra (indicada entre paréntesis en la tabla de más abajo). Al igual que otros sistemas de escritura semíticos (como el árabe), el alfabeto hebreo carece de vocales —aunque recientemente ha desarrollado otros medios para indicar estos sonidos, como signos diacríticos añadidos a las consonantes— y se escribe de derecha a izquierda. Por otro lado, las letras del alfabeto hebreo poseen un valor numérico que tradicionalmente se ha asociado a la interpretación esotérica de las Sagradas Escrituras proporcionada por la Cábala.

 

A continuación se ilustra este sistema de escritura, junto con el nombre hebreo de las letras, su valor numérico, su pronunciación y su transcripción en caracteres latinos:

 

ALFABETO HEBREO (desde el s. III a.C.)

LETRA

NOMBRE

VALOR NUM.

SONIDO

TRANSCR.

א

’aleph

1

ʔ

ב

bēt

2

b

b / v

ג

gimel

3

ɡ

g

ד

dāleth

4

d

d

ה

5

h

h

ו

vāv

6

w

v

ז

zayin

7

z

z

ח

ḥeth

8

χ

ch / ḥ

ט

ṭeth

9

t

י

yodh

10

j

y / i

כ(ך)

kāph

20

k

k / kh

ל

lāmedh

30

l

l

מ(ם)

mēm

40

m

m

נ(ן)

nūn

50

n

n

ס

samekh

60

s

s

ע

ayin

70

ʕ

פ(ף)

80

p

p / ph

צ(ץ)

ṣadhe

90

ts

tz / ṣ

ק

qōph

100

q

q

ר

rēsh

200

r

r

ש

shin

300

ʃ

sh

ת

tāv

400

t

t

 

En la transcripción de los símbolos hebreos a caracteres latinos, las letras ’aleph (א) y ‘ayin (ע) se suelen representar mediante simples apóstrofos (’ y ‘, respectivamente) o sencillamente no se representan (como cuando la primera aparece en posición inicial o final de palabra). El carácter (ה) no se suele transcribir en posición final de palabra. La letra eth (ח) se transcribe como (h con un diacrítico en forma de punto inferior) en posición inicial o tras consonante, y ch en el resto de contextos. El carácter yodh (י) se representa como i en posición final de palabra o delante de consonantes.

 

Como se mencionó anteriormente, el alfabeto hebreo no indica las vocales, y cuando lo hace es porque una consonante débil como ’aleph (א), (ה), vāv (ו) o yodh (י) se combina con una vocal precedente y se vuelve muda. En general, los hablantes de hebreo no necesitan “leer” las vocales para reconocer las palabras de su lengua que pronuncian de forma natural, por lo que sólo necesitan las consonantes para proporcionar la clave. En la representación escrita del judeoalemán, dado que es una lengua indoeuropea con sonidos vocálicos, el alfabeto hebreo utiliza caracteres consonantes para indicar las vocales (excepto en el caso de palabras de origen hebreo).

 

Modernamente, el hebreo ha desarrollado diversos métodos para representar las vocales y proporcionar pistas acerca de la pronunciación real de las palabras, ya que en ocasiones las consonantes solas no son suficientes para evitar ambigüedades. El principal, conocido como “sistema tiberiano”, consiste en el empleo de una serie de puntos encima y debajo de los caracteres hebreos. Este sistema, que no se emplea habitualmente en la lengua estándar, está reservado al estudio filológico de los textos bíblicos, la poesía y la enseñanza del hebreo a extranjeros y niños pequeños.

© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco