ALBANÉS

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

shqip [ʃcip]

Nombre español

albanés [alba'nes]

Nombre inglés

Albanian [æl'beɪniən]

Filiación lingüística

familia indoeuropea

Hablado en

Albaniaº¹, Kosovo¹, Italia#, Grecia#

Número de hablantes

4.500.000 (2010)

Dialectos principales

tosco, guego, arvanítika, arbëresh

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

1462

Tipología sintáctica

S-V-O

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

ESQUEMA

1.        Introducción

2.        Evolución histórica

3.        Ortografía y pronunciación

4.        Morfología

5.        Sintaxis

6.        Texto ilustrativo

 

 

Introducción

 

El albanés es una lengua independiente dentro de la familia indoeuropea que representa el idioma oficial de Albania, en donde la práctica totalidad de la población lo posee como lengua materna. Su origen y filiación lingüística son inciertos, hasta el punto de que su adscripción a la familia indoeuropea no fue establecida con seguridad hasta 1854. El albanés moderno está formado por dos dialectos principales: tosco (tosk), hablado en el sur de Albania y considerado la variedad estándar de la lengua, y guego (gheg), en el norte del país, divididos ambos por el río Shkumbin. En la vecina República de Kosovo, el albanés (en su dialecto guego) es idioma cooficial junto con el serbio. En Grecia y el sur de Italia, una importante comunidad de emigrantes albaneses ha venido empleando durante siglos una variedad que deriva históricamente del tosco (conocida como arvanítika en Grecia y arbëresh en Italia). Otros territorios próximos que cuentan con núcleos de población albanesa son Macedonia, Turquía, Montenegro, Bosnia-Herzegovina, Serbia, Rumanía, Bulgaria y Ucrania.

 

 

Evolución histórica

 

Lo que más llama la atención del albanés en un primer momento es su escasa apariencia de lengua indoeuropea, debido a las complejidades de su evolución fonética, el exotismo de su morfología y la gran cantidad de préstamos léxicos de su vocabulario. De hecho, hasta mediados del siglo XIX no se tuvo la certeza absoluta acerca de su pertenencia a esta familia lingüística. Las tesis más extendidas en la actualidad sostienen que el albanés deriva de las lenguas ilirias habladas en la costas balcánicas antes de la llegada de los romanos. La variante más antigua de la lengua se conoce como protoalbanés, y se desarrolla entre el siglo V a.C. y el año 400 de la era cristiana, periodo tras el cual puede hablarse ya de un primitivo albanés común (compuesto por los dialectos guego y tosco). En el año 1000 surge la lengua semiunificada llamada propiamente albanés.

 

El albanés es uno de los idiomas indoeuropeos más tardíamente representadas por escrito. El primer testimonio lingüístico data de mediados del siglo XV, y está redactado en el dialecto guego. Se trata de la siguiente fórmula bautismal incluida en una epístola del arzobispado de Durrës fechada en 1462: un të paghësont pr emënit atit e t birit e t spertit senit (cuya forma actualizada, junto con su traducción, sería la siguiente: unë ty pagëzoj për ëmrit Atit e Birit e Shpirtit të Shenjtë ‘yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo’). Cuando en el siglo XV los turcos invadieron la Península Balcánica, muchos albaneses emigraron a Italia y Grecia. A partir de entonces, y hasta el siglo XIX, la mayor parte de la producción literaria en albanés procede de estos exiliados, ya que los turcos proscribieron el empleo de esta lengua en Albania. Pero, tras lograr la independencia en 1912, el sentimiento nacionalista cobra gran fuerza en el país, a pesar de las distintas ocupaciones de su territorio durante las guerras mundiales. En 1944 los comunistas, de la mano de Enver Hoxha, llegan al gobierno, y por primera vez se establece que el albanés sea la lengua que se enseñe en las escuelas; de esta forma, empieza a cobrar cuerpo una lengua literaria estándar (gjuha letrare shqipe) que en la actualidad se halla plenamente aceptada en Albania. En un principio, el dialecto elegido como base de esta nueva lengua unificada fue el guego hablado en Elbasan. Sin embargo, en 1952 el tosco fue oficialmente adoptado como norma literaria (excepto en Kosovo, donde el guego continúa usándose tanto en el ámbito oral como escrito).

 

Las dos variantes dialectales del albanés son mutuamente inteligibles, y difieren únicamente en unos pocos aspectos. Su vocabulario común se ha visto ampliamente influido a lo largo de la historia por el latín, el griego, el turco y las lenguas eslavas. No se conoce a ciencia cierta el momento exacto en el que el tosco y el guego se separaron, aunque la evidencia lingüística hace suponer que no fue antes del siglo IV ni después del X. Los guegos eran un pueblo católico organizado en tribus, con una cultura inferior a la de los toscos. Dentro de su habla es posible reconocer distintos subdialectos: noroccidental (con base en Shkodër), nororiental (Kosovo), meridional (Tirana, Elbasan y Durrës) y de transición (al sur del río Shkumbin). Los toscos, a diferencia de los guegos, eran ortodoxos y sufrieron una dominación más intensa por parte de los invasores turcos. Los siguientes subdialectos componen su variedad de albanés: septentrional (Berat, Korçë, Vlorë), tosco de Labëria (Gjirokastër) y tosco de Çamëria (en la frontera albanesa con Grecia). Los dialectos hablados fuera del territorio albanés a consecuencia de las emigraciones derivan en su mayor parte del tosco, ya que la ocupación turca se produjo mayoritariamente en el sur de Albania. Los más importantes son los siguientes: arbëresh (hablado en el sur de Italia y en Sicilia), arvanítika (en numerosos enclaves de Grecia meridional e insular), dialectos de los enclaves de Bulgaria, Grecia y Turquía, y hablas de los enclaves de Ucrania. La emigración de albaneses a Grecia comenzó en el siglo XIII, mientras que el desplazamiento a Italia se produjo en el XV, tras la invasión otomana.

 

El primer texto escrito en tosco es la Perikopeja e Ungjillit ‘lección del Evangelio’, de hacia el año 1500. En 1592 se publica la primera obra en el dialecto arbëresh: E mbesuame e krështerë ‘la doctrina cristiana’. Entre los siglos XVIII y XIX, una serie de escritores musulmanes (entre los que destacan Nazim Berati y Hasan Zyko Kamberi) utilizan el alifato árabe en la composición de sus obras. Ya en pleno siglo XIX, durante el auge del Renacimiento nacionalista (Rilindja Kombëtare), los escritores más importantes —en su mayoría toscos— utilizan sus propios dialectos locales; tal es el caso de los hermanos Frashëri (Naim y Sami) y Faik Konica. Desde la década de 1960, una de las principales figuras de las letras albanesas es Ismail Kadare, reconocido internacionalmente gracias sobre todo a su novela El general del ejército muerto (1963).

 

El vocabulario albanés refleja los avatares históricos de la lengua: en la etapa inicial del protoalbanés, las principales fuentes de préstamos léxicos fueron el ilirio (ej.: bardhë ‘blanco’, ujk ‘lobo’), el griego (ej.: mollë ‘manzana’, shpellë ‘cueva’, krevati ‘cama’), el latín (ej.: peshk ‘pescado’, vullnet ‘voluntad’, mik ‘amigo’) y el gótico (ej.: shkumë ‘espuma’, horr ‘villano’). Entre los siglos VII y IX, las invasiones de pueblos eslavos introdujeron un nuevo componente cultural en el albanés común (ej.: natë ‘noche’, nevojë ‘necesidad’). Posteriormente, el prolongado dominio del Imperio Otomano en Albania (1478-1912) trajo consigo la presencia de numerosas palabras de origen turco, persa y árabe (ej.: penxhere ‘ventana’, çorbë ‘sopa’, patëllxhan ‘berenjena’).

 

 

Ortografía y pronunciación

 

Desde el comienzo de su historia documental en el siglo XV, el albanés se ha venido representando mediante distintos sistemas de escritura (latino, griego, árabe y cirílico), en función de la influencia cultural sobre su territorio. Entre 1750 y 1850 (durante el período de dominación turca en Albania) hubo algunos intentos de carácter nacionalista por crear un alfabeto albanés propio, con tres variedades principales conocidas como elbasan (mediados del siglo XVIII), gjirokastër y buthakukye (1825-1845). Los sucesivos intentos para la creación de una lengua nacional unificada culminaron definitivamente en 1908 con la adopción del alfabeto latino como medio permanente de escritura. Éste es el sistema ortográfico que se emplea en la actualidad para la representación del albanés (con la excepción de la letra w y el empleo adicional de los caracteres ç y ë). En general, existe un alto grado de correspondencia entre los sistemas ortográfico y fonológico, lo que hace que la lectura de esta lengua sea relativamente sencilla. Las siguientes son las 36 grafías que componen el alfabeto albanés (incluidos dígrafos que representan sonidos individuales) en su ordenación alfabética tradicional:

 

Mayúsculas

A

B

C

Ç

D

Dh

E

Ë

F

G

Gj

H

I

J

K

L

Ll

M

Minúsculas

a

b

c

ç

d

dh

e

ë

f

g

gj

h

i

j

k

l

ll

m

Pronunciación*

a

b

ts

ʧ

d

ð

ɛ

ə

f

ɡ

ɟ

h

i

j

k

l

ɫ

m

 

Mayúsculas

N

Nj

O

P

Q

R

Rr

S

Sh

T

Th

U

V

X

Xh

Y

Z

Zh

Minúsculas

n

nj

o

p

q

r

rr

s

sh

t

th

u

v

x

xh

y

z

zh

Pronunciación*

n

ɲ

ɔ

p

c

ɾ

r

s

ʃ

t

θ

u

v

dz

ʤ

y

z

ʒ

* Representa la pronunciación de la letra aislada o la más habitual. Para su pronunciación real en el contexto de la palabra, véase las distintas reglas ortográficas más abajo.

 

El inventario de sonidos consonantes del albanés es el siguiente:

 

LUGAR DE ARTICULACIÓN

bilabial

labio-dental

dental

alveolar

palatal

velar

glotal

MODO DE ARTICULACIÓN

oclusivo

p      b

 

 

t       d

c       ɟ

k      ɡ

 

fricativo

 

f       v

θ      ð

s       z

ʃ      ʒ

 

h

africado

 

 

 

ts    dz

ʧ      ʤ

 

 

nasal

m

 

 

n

ɲ

(ŋ)

 

vibrante múltiple

 

 

 

r

 

 

 

vibrante simple

 

 

 

ɾ

 

 

 

lateral

 

 

 

l

(ʎ)

ɫ

 

aproximante

 

 

 

 

j

 

 

 

La mayoría de estos sonidos se pronuncian como en español. Las siguientes son las correspondencias menos obvias entre grafías y sonidos: q [c] (consonante palatal oclusiva sorda de pronunciación similar a [kj], como en qark ‘alrededor’); gj [ɟ] (consonante palatal oclusiva sonora de pronunciación similar a [ɡj], como en gjumë ‘sueño’); th [θ] (ej.: thellësi ‘profundidad’); dh [ð] (ej.: dhëmb ‘diente’); sh [ʃ] (ej.: shekull ‘siglo’); zh [ʒ] (ej.: zhvillim ‘desarrollo’); c [ts] (ej.: proces ‘proceso’), x [dz] (ej.: nxenës ‘estudiante’); ç [ʧ] (ej.: viç ‘ternero’); xh [ʤ] (ej.: haxhi ‘peregrino’); nj [ɲ] (ej.: njeri ‘hombre’); n+k/g [ŋ] (alófono velar del fonema /n/ delante de una consonante velar, como en qenkam ‘¡existo!’); rr [r] (sonido vibrante múltiple, como en rrugë ‘calle’); r [ɾ] (sonido vibrante simple, como en romak ‘romano’); l+e/i [ʎ] (alófono palatal del fonema /l/ delante de una vocal anterior, como en pulë ‘pollo’); ll [ɫ] (sonido lateral velarizado parecido a la l del catalán, como en portokallët ‘naranja’).

 

En el habla coloquial albanesa (tanto en el dialecto guego como en el tosco), resulta frecuente la pronunciación de los sonidos oclusivos palatales [c], [ɟ] como sus correlatos africados [ʧ], [ʤ] (respectivamente).

 

El inventario de sonidos vocálicos del albanés es el siguiente:

 

FRONTALIDAD

anterior

central

posterior

ALTURA

alto

i / y

 

u

medio

ɛ

ə

ɔ

bajo

 

a

 

 

En ocasiones, la vocal átona de timbre indeciso [ə] (correspondiente a la grafía ë) se omite en la pronunciación tras producir el alargamiento de la sílaba precedente (ej.: penë [pɛːn] ‘pluma’). En el dialecto guego existen seis sonidos vocálicos adicionales correspondientes a variantes nasales de los anteriores ―[ĩ], [ɛ̃], [ɑ̃], [ɔ̃], [ỹ], [ũ]― que se señalan ortográficamente mediante un acento circunflejo (ej.: nândë ‘nueve’, êmën ‘nombre’).

 

El acento en albanés es de intensidad, y suele recaer en la sílaba final de la raíz léxica, que corresponde por lo general a la penúltima dentro de palabras polisílabas (compárese manastir ‘monasterio’ con su forma determinada manastiri ‘el monasterio’).

 

 

Morfología

 

La flexión nominal del albanés se realiza plenamente según las categorías de género (masculino, femenino, neutro), número (singular, plural) y caso (nominativo, vocativo, acusativo, genitivo, dativo, ablativo). El plural es de carácter léxico, lo cual quiere decir que no resulta predecible a partir de la forma singular (ej.: mal[m] ‘montaña’ — male ‘montañas’; zog[m] ‘pájaro’ — zogj ‘pájaros’; vajzë[f] ‘chica’ — vajza ‘chicas’; dhjamë[n] ‘grasa’ — dhjamra ‘grasas’). Por otro lado, existe un sufijo especial para marcar los sustantivos como definidos (de forma parecida al artículo determinado en español) que se usa incluso —al igual que en catalán— con nombres propios (ej.: qytet[m] ‘ciudad’ — qyteti ‘la ciudad’; mollë[f] ‘manzana’ — molla ‘la manzana’; të qeshur[n] ‘risa’ — të qeshurit ‘la risa’; NaimNaimi). En los diccionarios albaneses, los sustantivos se citan mediante sus formas de nominativo singular indeterminado, nominativo singular determinado y nominativo plural indeterminado (ej.: libër, libri, libra ‘libro, el libro, libros’). Los adjetivos concuerdan plenamente en caso, género y número con los sustantivos a los que modifican. Los pronombres numerales (del 1 al 10) son: një, dy, tre, katër, pesë, gjashtë, shtatë, tetë, nëntë, dhjetë.

 

Dentro de la flexión verbal se distinguen dos voces (activa, media), cinco modos (indicativo, subjuntivo, admirativo, optativo, imperativo) y tres tiempos sintéticos (presente, imperfecto, aoristo). El modo admirativo se usa para expresar sorpresa, admiración o conocimiento indirecto de hechos (ej.: po rënka shi! ‘¡está lloviendo!’; rruga qenka e mbyllur ‘(aparentemente) la calle está cortada’). El futuro se expresa en albanés mediante una construcción perifrástica con la partícula do y el verbo en subjuntivo, al igual que el condicional. Las formas básicas que se enuncian en los diccionarios, y que sirven para construir la conjugación completa de un determinado verbo, son los temas de presente, de aoristo y de participio (ej.: , zura, zënë ‘coger’). Con el primero se construye el presente y el imperfecto, con el segundo el propio aoristo (equivalente al pretérito anterior en español) y con el de participio los modos optativo (presente) y admirativo (presente e imperfecto). Los tiempos perfectos se forman con el auxiliar kam ‘haber, tener’ y el participio del verbo. La voz media en albanés tiene valor reflexivo o pasivo, y existen verbos que sólo se conjugan mediante esta categoría gramatical (ej.: pendohem ‘me arrepiento’).

 

 

Sintaxis

 

El orden no marcado de constituyentes dentro de la oración albanesa es predominantemente Sujeto-Verbo-Objeto (ej.: pëlqen Shqipëria ‘me gusta Albania’). El resto de su esquema sintáctico es similar al del español: nombre-adjetivo, preposiciones (en lugar de posposiciones), adverbio-adjetivo, verbo auxiliar-verbo principal, determinante-nombre, etc. La dislocación de estos elementos dentro de la oración implica determinados valores de énfasis temático o conexión discursiva (ej.: parashikohet një ndërprerjese prevé una interrupción’).

 

 

Texto ilustrativo

 

[TOSCO]

Mbi tokën e huaj binte shi dhe dëborë përzier bashkë. Sqota kishte qullur betonin e pistës së aeroportit, ndërtesat, rojat. Ajo lagte fushën dhe brigjet dhe shkëlqente mbi asfaltin e zi të xhadesë. Sikur të mos ishte fillimi i vjeshtës, çdo njeriu tjetër, përveç gjeneralit të porsaardhur, do t'i dukej ky shi monoton një koicidencë e trishtuar. Ai po vinte në Shqipëri nga një shtet i huaj për tërheqjen e eshtrave të ushtarëve të vrarë këtu në luftën e fundit botërore. Bisedimet midis dy qeverive kishin filluar që në pranverë, por kontratat përfundimtare u nënshkruan vetëm në fund të gushtit, taman në kohën kur filluan vranësirat e para. Pra ishte vjeshtë dhe shiu kishte kohën e tij. Gjenerali e dinte këtë.

Gjenerali i ushtrisë së vdekur (1963), Ismail Kadare

════════════════════════════════════

La lluvia y la nieve caían de forma entremezclada en territorio extranjero. El aguanieve había empapado el hormigón de la pista de aterrizaje del aeropuerto, los edificios y hasta los guardias, había cubierto el campo y las colinas y había hecho que el negro asfalto de la carretera se volviera una superficie brillante. Como si no fuera el inicio del otoño, a cualquier otra persona que no fuera el recién llegado general esta lluvia monótona le parecería una triste coincidencia. Venía a Albania desde un país extranjero para llevarse los restos de los soldados muertos durante la última guerra mundial. Las conversaciones entre los dos gobiernos habían comenzado en primavera, pero los contratos definitivos sólo se firmaron a finales de agosto, precisamente cuando comenzaron a aparecer los primeros cielos nublados. Por lo tanto, era otoño, y había llegado el momento de la lluvia. El general lo sabía.

El general del ejército muerto (1963), Ismail Kadare

 

[GUEGO]

1. Ne, udhëheqësit e popullit tonë, të zgjedhur në mënyrë demokratike, nëpërmjet kësaj Deklarate shpallim Kosovën shtet të pavarur dhe sovran. Kjo shpallje pasqyron vullnetin e popullit tonë dhe është në pajtueshmëri të plotë me rekomandimet e të Dërguarit Special të Kombeve të Bashkuara, Martti Ahtisaari, dhe Propozimin e tij Gjithëpërfshirës për Zgjidhjen e Statusit të Kosovës.

2. Ne shpallim Kosovën republikë demokratike, laike dhe multietnike, të udhëhequr nga parimet e jodiskriminimit dhe mbrojtes së barabartë sipas ligjit. Ne do të mbrojmë dhe promovojmë të drejtat e të gjitha komuniteteve në Kosovë dhe krijojmë kushtet e nevojshme për pjesëmarrjen e tyre efektive në proceset politike dhe vendimmarrëse.

Deklarata e Pavarësisë së Kosovës (2008)

════════════════════════════════════

1. Nosotros, los líderes de nuestro pueblo, elegidos democráticamente, mediante la presente declaramos Kosovo un Estado independiente y soberano. Esta declaración refleja la voluntad de nuestro pueblo y está en plena conformidad con las recomendaciones del enviado especial de las Naciones Unidas, Martti Ahtisaari, y su propuesta integral para la solución del estatuto kosovar.

2. Declaramos Kosovo una república democrática, laica y multiétnica, guiada por principios protectores de no discriminación e igualdad ante la ley. Deseamos proteger y promover los derechos de todas las comunidades de Kosovo y crear condiciones necesarias para su participación efectiva en los procesos políticos y de toma de decisiones.

Declaración de Independencia de Kosovo (2008)

 

Bibliografía

CAMAJ, Martin: Albanian Grammar (Wiesbaden: Otto Harrassowitz, 1984).

SANZ LEDESMA, Manuel: El albanés. Gramática, historia, textos (Madrid: Ediciones Clásicas, 1996).



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco