TOCARIO

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

<tokhri> [ˈtoxri]

Nombre español

tocario [toˈkarjo]

Nombre inglés

Tocharian [toʊˈkɛəriən]

Filiación lingüística

familia indoeuropea

Hablado en

China

Número de hablantes

Dialectos principales

tocario A (turfano), tocario B (kucheano)

Sistema de escritura

alfasilabario tocario (abugida)

Documentado desde

s. VI

Tipología sintáctica

S-O-V

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario † idioma extinto

 

Descripción

 

El tocario es una lengua independiente y ya desaparecida dentro de la familia indoeuropea que se habló antiguamente en el Turquestán Oriental (territorio correspondiente a la mitad sur de la actual Región Autónoma Uigur de Xinjiang, en el oeste de China). Con este nombre se designa en realidad un grupo de dialectos afines hablados por el pueblo tocario que habitaba esta región, cuya existencia fue descubierta a principios del siglo XX durante una serie de excavaciones arqueológicas. Los textos encontrados pertenecen al período comprendido entre los siglos VI y VIII, por lo que las evidencias lingüísticas que arrojan no son tan importantes para la reconstrucción del primitivo indoeuropeo como lo puedan ser, por ejemplo, las del hitita en Anatolia. Tras la expansión de las tribus turcas uigures procedentes de Mogolia a lo largo de la Cuenca del Tarim durante el siglo IX, los tocarios se mezclaron con la población invasora y su lengua desapareció por completo.

 

Debido a la localización del tocario en la anterior región oriental de Asia Central, en un principio se pensó que era una variedad indoirania de tipo satem (lenguas caracterizadas por la conversión del fonema velar oclusivo sordo /k/ del primitivo indoeuropeo en el alveolar fricativo sordo /s/ o el postalveolar fricativo sordo /ʃ/). Sin embargo, pronto quedó de manifiesto que se trataba de una lengua centum (tipología lingüística representada por las ramas indoeuropeas occidentales, en las que el anterior fonema original se fusionó con su correlato labiovelar oclusivo sordo /kʷ/ para dar lugar a una única variante velar /k/).

 

El análisis lingüístico de los documentos encontrados permite establecer una clara división entre dos dialectos, con diferencias fonológicas y morfológicas notables: los llamados tocario A (turfano o agneano, hablado en la región oriental, alrededor de los enclaves de Turfan y Agni) y tocario B (o kucheano, hablado en el antiguo reino occidental de Kucha y de rasgos gramaticales más conservadores que el anterior). Un tercer dialecto, tocario C (o kroraniano), aparece testimoniado en documentos prácritos del siglo III correspondientes al antiguo reino de Krorän (al sureste del Turquestán chino), aunque en realidad no es más que un grupo de préstamos léxicos de una forma primitiva de tocario (prototocario) usados por la población nativa de esta región.

 

Los testimonios conservados de esta lengua se hallan representados en hojas de palma, tablillas de madera y papel chino mediante un sistema de escritura de carácter silábico derivado del alfasilabario brāhmī (origen posteriormente de la escritura devanāgarī usada por la mayoría de lenguas indoarias), aunque unos pocos documentos contienen también caracteres maniqueos (empleados para la composición de los textos religiosos del maniqueísmo). El análisis lingüístico de estos textos permite establecer que el tocario transcribía las mismas series consonantes que la escritura brāhmī: velares (/ka/, /kha/, /ɡa/, /ɡha/, /ŋa/), palatales (/ʧa/, /ʧha/, /ʤa/, /ʤha/, /ɲa/), retroflejas (/ʈa/, /ʈha/, /ɖa/, /ɖha/, /ɳa/), dentales (/ta/, /tha/, /da/, /dha/, /na/, /ńa/) y labiales (/pa/, /pha/, /ba/, /bha/, /ma/). No obstante, en una etapa posterior el tocario suprimió los fonemas retroflejos y estableció una oposición básica entre consonantes oclusivas sordas y nasales (por ejemplo, la serie labial /pa/, /pha/, /ba/, /bha/, /ma/ se redujo a /pa/, /ma/). Por otro lado, las cinco vocales básicas del alfasilabario brāhmī —/a/, /e/, /i/, /o/, /u/—, junto con sus correlatos largos —/aː/, /iː/, /uː/, /ai/—, se transformaron en una doble serie de fonemas orales y nasales y se ampliaron con dos nuevos sonidos para dar lugar a un sistema formado por siete vocales básicas: ā /a/, a /ə/, e /e/, i /i/, ä /ɨ/, o /o/, u /u/.

 

Dentro de la flexión nominal, se distinguían en tocario tres géneros (masculino, femenino, neutro), tres números (singular, dual, plural) y cuatro casos (nominativo, oblicuo, genitivo, perlativo); este último engloba tanto el locativo como el instrumental y expresa la idea de atravesar un lugar con ayuda de lo expresado por el nombre marcado con este caso nominal (como en tocario A yukā o tocario B yakwesa, formados a partir de las respectivas raíces yuk y yakwe ‘caballo’, con el significado de ‘atravesar un lugar a caballo’). Los pronombres numerales del 1 al 10 ―representados mediante una transcripción ortográfica en caracteres latinos― son los siguientes:

TOCARIO A: sas, wu, tre, śtwar, päñ, äk, pät, okät, ñu, śäk

TOCARIO B: e, wi, trai, śtwer, piś, kas, ukt, okt, ñu, śak

 

Por lo que respecta a la flexión verbal, la conjugación del tocario distinguía las categorías de persona (primera, segunda, tercera), número (singular, dual, plural), tiempo (presente, pretérito, imperfecto), modo (indicativo, subjuntivo, optativo, imperativo), voz (activa, mediopasiva, deponente) y causatividad. Sintácticamente, el tocario era una lengua que favorecía la estructura oracional Sujeto-Objeto-Verbo, aunque el hecho de que muchos de los textos conservados sean traducciones del sánscrito y posean carácter métrico no permite asegurar que esta ordenación sintáctica fuera efectivamente patrimonial de la lengua.

 

 

Texto ilustrativo

 

[TOCARIO A (Hechos de Budas pasados) / Manuscrito THT 888, Berlin Turfan Collection]

Manuscrito original

Transcripción

Okät-tmā puklā wrasaśśi śola Vipaśyi ñomā ptāñkät e. Säm käṣṣi āānik tmā-ñu-wälts-puklyi puttiśparä kälpāt. Śtwar-tmā päñ-wälts puklā puttiśparinās wlesant wleāt. Tmā äk-wälts puklā śol lyalyipurä ksaluneya kälk. pät-tmā puklā wrasaśśi śola Śikhi ñomā ptāñkät e. Säm penu kāruik tmā-äk-wälts-puklyi puttiśparä kälpāt. Śtwar-tmā puklā puttiśparinā wles wleāt. Tmā śtwar-wälts puklā śol śkā lyalyipurä ksaluneya kälk.

════════════════════════════════════

Durante ochenta mil años en la vida de los seres hubo un señor buda de nombre Vipasyin. Este maestro digno de alabanza alcanzó el budismo después de diecinueve mil años. Durante cuarenta y cinco mil años llevó a cabo obras de iluminación. Después de dieciséis mil años, tras haber dejado atrás la vida, alcanzó el nirvana. Durante setenta mil años en la vida de los seres hubo un señor buda de nombre Sikhin. Este hombre, igualmente compasivo, alcanzó el budismo después de dieciséis mil años. Durante cuarenta mil años estuvo al servicio del budismo. Después de catorce mil años, tras haber entregado también su vida, alcanzó el nirvana.

 

[TOCARIO B]

Manuscrito original (S. VII)



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco