Lenguas ANATOLIAS

 

Subgrupo lingüístico dentro de la familia indoeuropea formado por una serie de idiomas ya desaparecidos que se hablaron antiguamente en la Península de Anatolia (en un amplio territorio que comprendía la mayor parte de Turquía y el norte de Siria). Pese a tener el mismo origen común que el resto de lenguas indoeuropeas (la variedad originaria conocida como protoindoeuropeo), el grupo anatolio se escindió del tronco común en una etapa primitiva, de forma que mantuvo muchos arcaísmos que se perdieron en el resto de su familia lingüística.

 

Desde finales del siglo XIX, las excavaciones arqueológicas realizadas en Anatolia pusieron de manifiesto la existencia de una serie de lenguas habladas desde el tercer milenio a.C. La lingüística comparada demostró posteriormente que algunas de ellas (hitita, palaico, luvita, licio y lidio) pueden incluirse dentro de la familia indoeuropea (a diferencia de otras variedades halladas, como el hurrita, el urartiano, el hático y el elamita). Únicamente el hitita posee una cantidad suficiente de restos arqueológicos como para permitir su estudio en detalle, lo cual resulta de gran interés dado que se trata de la más antigua lengua indoeuropea de la que existen testimonios escritos. Tras las conquistas de Alejandro Magno en Asia Menor, las lenguas anatolias fueron cediendo terreno ante el progresivo avance del griego hasta acabar desapareciendo por completo hacia el siglo I a.C., en lo que representa la primera extinción completa en la historia de las lenguas indoeuropeas.

 

La más importante variedad lingüística anatolia, el hitita, representaba la lengua oficial del imperio homónimo, que floreció entre los siglos XVIII y XII a.C. y llegó a dominar la mayor parte de la Península de Anatolia. Los más antiguos testimonios escritos en este idioma datan del siglo XVII a.C., lo que lo convierte en la lengua indoeuropea de mayor antigüedad documental. El palaico, hablado en el noroeste de Turquía también durante el segundo milenio a.C., es otra variedad regional de la que se tiene constancia por las referencias hacia ella en antiguos documentos hititas. El lidio representa la variedad más divergente dentro de las lenguas anatolias, no sólo por su localización geográfica en el extremo más occidental de la península, sino por los escasos testimonios escritos que dejó durante el primer milenio a.C. El luvita, hablado en el centro y sur de Anatolia, llegó a constituir una de las lenguas de mayor prestigio en el Imperio Hitita. Junto con una de las variedades surorientales a que dio lugar en el primer milenio a.C., el licio, formaba la llamada rama luvita del grupo anatolio, que también estaba compuesta por otras variedades menores: milyano (hablado durante el primer milenio a.C. en la región anatolia de Licia e históricamente considerado un dialecto del licio), cariano (variedad representada mediante una derivación del alfabeto griego que se habló en la región suroccidental de Caria hasta el siglo I a.C.), sidético (hablado en la ciudad de Side, en la costa mediterránea suroccidental de Anatolia, hasta el siglo III a.C.) y pisidio (variedad anatolia de la región de Pisidia, en el suroeste de la península, que se habló hasta el siglo II a.C.).

 

Las relaciones genético-lingüísticas entre las lenguas anatolias pueden representarse mediante la siguiente clasificación:

 

1. Hitita [†](Turquía, Siria)

2. Palaico [†](Turquía)

3. Rama luvita

   3.1. Luvita [†] (Turquía, Siria)

   3.2. Licio [†] (Turquía)

   3.3. Milyano [†] (Turquía)

   3.4. Cariano [†] (Turquía)

   3.5. Sidético [†] (Turquía)

   3.6. pisidio [†] (Turquía)

4. Lidio [†] (Turquía)

 

Desde el punto de vista gramatical, las lenguas anatolias poseían una serie de rasgos comunes no sólo entre ellas, sino también con el resto de idiomas indoeuropeos: todas distinguían entre un género común (referido a seres animados) y un género neutro (que se aplicaba a entidades inanimadas); en el plano morfológico, la alternancia vocálica era un procedimiento importante para la formación de derivados léxicos; las lenguas anatolias también poseían un sistema de casos nominales (aunque no tan complejo como el de otras variedades indoeuropeas). Por otro lado, la tradicional distinción lingüística dentro de la familia indoeuropea entre lenguas orientales de tipo “satem” y lenguas occidentales de tipo “centum” ―según la evolución del fonema velar oclusivo /k/ del primitivo indoeuropeo a los fricativos /s/, /ʃ/ o su conservación como /k/, respectivamente― no se aplica a las lenguas anatolias, que geográficamente deberían pertenecer al primer grupo; compárese, por ejemplo, la distinta evolución fonética de la raíz protoindoeuropea *ekwo- ‘caballo’ al hitita aswa (cambio “satem” /k/ → /ʃ/ en común con el sánscrito aśvas) con el paso de *akwā- ‘agua’ al hitita akw- (conservación “centum” /k/ → /k/ similar a la del latín aqua).

 

Bibliografía general

HOFFNER, Harry / MELCHERT, Craig: A Grammar of the Hittite Language. (Winona Lake: Eisenbrauns, 2008).

KAZANSKY, Nicolai / KIBRIK, Andrej / KORYAKOV, Yuri: Languages of the World: Ancient Relict Languages of the Near East (Moscow: Academia, 2010).
WOODARD, Roger D. (ed.): The Ancient Languages of Asia Minor (Cambridge University Press, 2008).

© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco