Lenguas INDOIRANIAS

 

Las lenguas indoiranias son un subgrupo dentro de la familia indoeuropea formado por dos grandes ramas lingüísticas genéticamente relacionadas: indoaria (situada en la Península Índica) e irania (en el moderno territorio de Irán). Su formación es el resultado de las migraciones masivas de pueblos indoeuropeos hacia el sureste de Europa durante el tercer milenio a.C., hasta que finalmente se asentaron en una región de Asia Central próxima al Hindu Kush, al norte de Afganistán. Tras atravesar áridos desiertos y grandes montañas, algunas de estas tribus —que se denominaban a sí mismos “arios”— se asentaron finalmente en la India hacia el año 1500 a.C.; otras, por el contrario, se dirigieron hacia el mar Caspio, Irán y Afganistán a comienzos del primer milenio a.C. Con el tiempo, los dialectos hablados por estos pueblos indoarios e iranios llegaron a ser lo suficientemente diferentes como para poder ser considerados variantes distintas, y su posterior desarrollo configuró la actual distribución de este grupo indoeuropeo. En la actualidad, las lenguas indoiranias forman una de las agrupaciones lingüísticas más extendidas en el mundo, con un número estimado de hablantes que ronda los 1.400 millones.

 

Características gramaticales de las lenguas indoiranias

Dentro de la familia indoeuropea, las lenguas indoiranias pertenecen al grupo satem, lo cual significa que el fonema velar oclusivo sordo /k/ del primitivo indoeuropeo se transformó en los sibilantes alveolar /s/ o palatal /ʃ/; por el contrario, en las lenguas del grupo centum evolucionó a /k/ (de esta forma, IE *km̥tóm ‘cien’ dio lugar a satəm en avéstico y a centum en latín, las dos lenguas representativas de cada grupo). Entre las innovaciones lingüísticas que caracterizaron la formación del grupo indoiranio destacan los siguientes tres cambios fonológicos:

 

1) Fusión de las vocales del indoeuropeo *e, *o, *a, *m̥, *n̥ en a, y, de forma paralela, neutralización de sus correlatos largos en ā (ej.: IE *māter- ‘madre’ > avéstico mātar / latín māter; IE *poti- ‘amo, señor’ > sánscrito pati- / griego antiguo πόσις; IE *dekm̥ ‘diez’ > avéstico dasa / sánscrito dáśa / eslavo antiguo desętь / latín decem).

 

2) Evolución de la vocal neutra indoeuropea *ə a i (ej.: IE *pətēr- ‘padre’ > persa antiguo pi / latín pater).

 

3) Evolución de la consonante indoeuropea *s a š o tras *i, *u, *r, *k (ej.: IE *ueks- ‘crecer’ > avéstico vaxš- / sánscrito vak- / inglés wax).

 

Clasificación de las lenguas indoiranias

Según criterios lingüísticos y geográficos, las lenguas indoiranias se pueden agrupar en torno al siguiente esquema (una cruz [†] indica que se trata de variedades lingüísticas ya desaparecidas o sin hablantes nativos; entre paréntesis se incluyen los principales territorios en los que se hablan):

 

1. Rama indoaria

   1.1. sánscrito [†](India, Nepal)

   1.2. prácrito [†](India, Nepal)

   1.3. Región central

       1.3.1. bilí (India)

       1.3.2. ahiraní (India)

       1.3.3. penyabí(Punjab [Pakistán, India])

       1.3.4. guyaratí (India)

       1.3.5. rayastaní (Rayastán [India, Pakistán])

       1.3.6. marvarí (Rayastán [India, Pakistán])

       1.3.7. indostaní (India, Pakistán)

           1.3.7.1. hindí (India)

           1.3.7.2. urdú (Pakistán, India)

       1.3.8. domarí (Egipto, Irán, India)

   1.4. Región oriental (magadhan)

       1.4.1. bengalí (Bengala [Bangladesh, India])

       1.4.2. chitagonés (Bangladesh)

       1.4.3. kharia thar (India)

       1.4.4. chakma (Bangladesh)

       1.4.5. bishnupriya (India)

       1.4.6. rangpuri (Bangladesh, India, Nepal)

       1.4.7. silhetí (Bangladesh, India)

       1.4.8. rohingya (Birmania, Bangladesh)

       1.4.9. asamés (India)

       1.4.10. oriya (India)

       1.4.11. kosalí (India)

       1.4.12. Grupo bihari

           1.4.12.1. maitilí (India, Nepal)

           1.4.12.2. boyapurí (India, Nepal)

           1.4.12.3. magahí (India, Nepal)

   1.5. Región septentrional

       1.5.1. nepalí (Nepal, India, Bután)

       1.5.2. Grupo pahari

           1.5.2.1. Subgrupo oriental

               1.5.2.1.1. jumli (Nepal)

               1.5.2.1.2. palpa [†] (Nepal)

           1.5.2.2. Subgrupo central

               1.5.2.2.1. kumaoni (India)

               1.5.2.2.2. garhwali (India)

           1.5.2.3. Subgrupo occidental

               1.5.2.3.1. dogri (India, Pakistán)

               1.5.2.3.2. kangri (India)

               1.5.2.3.3. mandeali (India)

               1.5.2.3.4. bilaspuri (India)

               1.5.2.3.5. chambeali (India)

               1.5.2.3.6. churahi (India)

               1.5.2.3.7. gaddi (India)

               1.5.2.3.8. bhattiyali (India)

               1.5.2.3.9. pangwali (India)

               1.5.2.3.10. bhadrawahi (India)

               1.5.2.3.11. pahari de Kinnaur (India)

               1.5.2.3.12. hinduri (India)

               1.5.2.3.13. pahari de Mahasu (India)

               1.5.2.3.14. sirmauri (India)

               1.5.2.3.15. kullu (India)

               1.5.2.3.16. jaunsari (India)

   1.6. Región noroccidental

       1.6.1. Grupo dárdico

           1.6.1.1. Subgrupo occidental (nuristaní o kafir)

               1.6.1.1.1. catí (Afganistán)

               1.6.1.1.2. vaigalí (Afganistán)

               1.6.1.1.3. ascundo (Afganistán)

               1.6.1.1.4. prasuno (Afganistán)

               1.6.1.1.5. tregamí (Afganistán)

               1.6.1.1.6. zemiakí (Afganistán)

               1.6.1.1.7. damelí (Pakistán)

           1.6.1.2. Subgrupo central

               1.6.1.2.1. jovaro (Pakistán)

               1.6.1.2.2. calasa (Pakistán)

               1.6.1.2.3. saví (Afganistán)

               1.6.1.2.4. sumastí (Afganistán)

               1.6.1.2.5. nangalamí (Afganistán)

               1.6.1.2.6. pachái (Afganistán)

               1.6.1.2.7. gavarbatí (Afganistán, Pakistán)

               1.6.1.2.8. tirají (Afganistán)

               1.6.1.2.9. votapurí [†] (Afganistán)

           1.6.1.3. Subgrupo oriental

               1.6.1.3.1. cachemir (India)

               1.6.1.3.2. calcotí (Pakistán)

               1.6.1.3.3. maiyá (Pakistán)

               1.6.1.3.4. baterí (Pakistán)

               1.6.1.3.5. chiliso (Pakistán)

               1.6.1.3.6. gouro (Pakistán)

               1.6.1.3.7. torvalí (Pakistán)

               1.6.1.3.8. usoyí (Pakistán)

               1.6.1.3.9. bascarí (Pakistán)

               1.6.1.3.10. calamí (Pakistán)

               1.6.1.3.11. sina (Pakistán, India)

               1.6.1.3.12. palula (Pakistán)

               1.6.1.3.13. dumaquí (Pakistán)

               1.6.1.3.14. kundal shahi (Pakistán)

       1.6.2. landa (Pakistán)

       1.6.3. saraiquí (Pakistán, India, Afganistán)

       1.6.4. sindí (Sindh [Pakistán, India])

   1.7. Región meridional

       1.7.1. maratí (India)

       1.7.2. konkaní (India)

   1.8. Región insular

       1.8.1. cingalés (Sri Lanka)

       1.8.2. maldivo (Maldivas)

       1.8.3. veda (Sri Lanka)

   1.9. romaní (comunidades gitanas en Europa)

 

2. Rama irania

   2.1. Región suroccidental

       2.1.1. persa (Irán, Afghanistán, Tayikistán)

           2.1.1.1. farsi (Irán)

           2.1.1.2. dari (Afganistán)

           2.1.1.3. tayiquí (Tayikistán)

       2.1.2. lurí (Irán)

       2.1.3. bajtiarí (Irán)

       2.1.4. larí (Irán)

       2.1.5. dialectos Fars (Irán)

       2.1.6. cumsarí (Omán)

       2.1.7. tatí (Azerbaiyán, Daguestán, Irán)

       2.1.8. pahlavi [†] (Irán)

   2.2. Región noroccidental

       2.2.1. curdo (Kurdistán [Turquía, Irán, Iraq, Siria])

       2.2.2. sasaquí (Turquía)

       2.2.3. guraní (Irán, Iraq)

       2.2.4. talechí (Azerbaiyán, Irán)

       2.2.5. dialectos tat (Irán)

       2.2.6. vafsí (Irán)

       2.2.7. astianí (Irán)

       2.2.8. dialectos centrales de Irán (Irán)

       2.2.9. guilaquí (Irán)

       2.2.10. masandaraní (Irán)

       2.2.11. bascardí (Irán)

       2.2.12. semnaní (Irán)

       2.2.13. baluchí (Irán, Pakistán, Afganistán)

       2.2.14. medo [†] (Irán, Turquía, Afganistán)

       2.2.15. parto [†] (Irán, Turquía)

   2.3. Región suroriental

       2.3.1. parachí (Afganistán)

       2.3.2. ormurí (Pakistán, Afganistán)

       2.3.3. yidga (Pakistán)

       2.3.4. munyí (Afganistán)

       2.3.5. avéstico [†] (Irán)

       2.3.6. saka [†] (China)

       2.3.7. bactriano [†](Afganistán)

  2.4. Región nororiental

       2.4.1. pasto (Afghanistán, Pakistán)

       2.4.2. Lenguas pamires

           2.4.2.1. vají (Tayikistán, Afganistán, Pakistán, China)

           2.4.2.2. saricolí (China, Tayisquistán)

           2.4.2.3. chugní (Tayiquistán, Afganistán)

           2.4.2.4. rochaní (Tayiquistán, Afganistán)

           2.4.2.5. bartanguí (Tayikistán)

           2.4.2.6. orochorí (Tayisquistán)

           2.4.2.7. yasgulamí (Tayikistán)

           2.4.2.8. sanglechí (Afganistán, Tayisquistán)

           2.4.2.9. iscasmí (Tayiquistán, Afganistán, Pakistán)

           2.4.2.10. sebaquí (Afganistán, Tayisquistán)

           2.4.2.11. vanyí [†] (Tayikistán)

       2.4.3. osete (Georgia, Rusia, Turquía)

       2.4.4. yagnobí (Tayikistán)

       2.4.5. escita [†] (Rusia, Ucrania, Uzbekistán, Tayiquistán)

       2.4.6. sármata [†] (Rusia, Ucrania)

       2.4.7. alano [†] (Rusia)

       2.4.8. sogdiano [†] (Uzbekistán, Tayiquistán, China)

       2.4.9. juaresmiano [†] (Uzbekistán, Turkmenistán)

 

Se estima que el número total de hablantes de lenguas indoiranias sobrepasa los 1.400 millones. Los idiomas de esta familia lingüística que se hablan en la actualidad son los siguientes (clasificados en función de su número aproximado de hablantes nativos, a fecha de 2010):

hindí

358.000.000

bengalí

220.000.000

urdú

104.000.000

penyabí

102.000.000

maratí

73.000.000

persa

65.000.000

guyaratí

49.000.000

pasto

39.000.000

boyapurí

38.500.000

oriya

33.000.000

sindí

26.000.000

maitilí

24.300.000

curdo

21.000.000

rayastaní

20.000.000

landa

20.000.000

kosalí

18.000.000

magahí

18.000.000

saraiquí

17.000.000

nepalí

17.000.000

cingalés

16.000.000

chitagonés

16.000.000

asamés

15.000.000

rangpuri

15.000.000

marvarí

14.000.000

silhetí

10.700.000

konkaní

7.400.000

baluchí

5.000.000

romaní

5.000.000

cachemir

4.600.000

lurí

4.000.000

guilaquí

3.000.000

garhwali

2.900.000

ahiraní

2.400.000

kumaoni

2.400.000

dogri

2.280.000

bilí

2.200.000

domarí

2.200.000

masandaraní

2.000.000

sasaquí

2.000.000

rohingya

1.700.000

kangri

1.700.000

pahari de Mahasu

1.000.000

talechí

900.000

mandeali

900.000

osete

500.000

jovaro

400.000

sirmauri

400.000

sina

370.000

maldivo

360.000

bajtiarí

350.000

chakma

326.000

larí

300.000

bilaspuri

295.000

maiyá

220.000

guraní

200.000

chambeali

130.000

bishnupriya

120.000

churahi

110.000

gaddi

110.000

kullu

110.000

bhattiyali

102.000

pachái

100.000

jaunsari

100.000

torvalí

90.000

semnaní

75.000

calamí

60.000

bascarí

60.000

vají

58.000

bhadrawahi

53.000

dialectos Fars

40.000

tatí

30.000

catí

30.000

dialectos centrales Irán

30.000

chugní

30.000

hinduri

30.000

baterí

29.000

karia thar

25.000

astianí

21.000

dialectos tat

20.000

vafsí

18.000

pangwali

17.000

saricolí

16.000

rochaní

15.000

gavarbatí

10.000

palula

10.000

ascundo

10.000

vaigalí

10.000

yasgulamí

9.000

pahari de Kinnaur

6.300

yidga

6.000

calasa

6.000

bascardí

5.000

damelí

5.000

nangalamí

5.000

calcotí

4.000

parachí

3.500

bartanguí

3.000

saví

3.000

cumsarí

3.000

iscasmí

3.000

chiliso

2.300

sanglechí

2.200

yagnobí

2.000

orochorí

2.000

munyí

1.500

ormurí

1.000

sumastí

1.000

prasuno

1.000

tregamí

1.000

jumli

850

kundal shahi

700

usoyí

500

zemiakí

500

dumaquí

350

veda

200

gouro

200

sebaquí

200

tirají

100

 

Rama indoaria

Las lenguas indoarias representan la extensión más oriental del grupo indoiranio. En la actualidad poseen alrededor de 1.250 millones de hablantes, repartidos por la India, Pakistán, Bangladesh, Sri Lanka, Nepal y otras zonas del Himalaya. Hay que incluir también los numerosos dialectos de romaní que el pueblo gitano (originario de la India) ha conservado a lo largo de su éxodo por todo el mundo.

 

En función de criterios genéticos y lingüísticos, se distinguen las siguientes agrupaciones de lenguas indoarias (junto con las variedades más importantes dentro de cada grupo):

1) Grupo noroccidental: landa, sindí, grupo dárdico (cachemir, jovaro, pachái), saraiquí.

2) Grupo meridional: maratí, konkaní.

3) Grupo oriental: bengalí, oriya, asamés, grupo bihari (boyapurí, maitilí, magahí), chitagonés, rangpuri, chakma, bishnupriya, silhetí, rohingya, kosalí.

4) Grupo central: indostaní (hindí, urdú), rayastaní, marvarí, guyaratí, penyabí, bilí, ahiraní, domarí.

5) Grupo septentrional: grupo pahari (dogri, kumaoni, garhwali, kangri), nepalí.

6) Grupo insular: cingalés, maldivo, veda.

7) Romaní (lengua independiente).

8) Sánscrito (lengua extinta).

9) Prácrito (lengua extinta).

 

Cinco de estas lenguas son idiomas oficiales en sus respectivos territorios: hindí, urdú, bengalí, nepalí y cingalés; otras (asamés, guyaratí, maratí, oriya, penyabí, sindí) son lenguas administrativas regionales.

 

El sánscrito (sasktam ‘adornado, purificado’) es la variedad lingüística originaria, ya desaparecida, de la que todas las demás lenguas indoarias derivan. Representaba la lengua sagrada de los hindúes, que hacia el año 1200 a.C. empezó a desintegrarse en diferentes dialectos vernáculos llamados prácritos (prākta ‘natural, vulgar’), los cuales evolucionaron posteriormente hasta convertirse en las lenguas indoarias modernas. La mayoría de ellas emplean variantes de un sistema alfabético conocido como devanāgarī, que surgió en la India hacia el siglo VII d.C. y que se extendió como medio principal de escritura a partir del siglo XI. Con anterioridad se empleaban dos sistemas de escritura principales: kharoṣṭ (en el noroeste de la India) escrito de derecha a izquierda, y brāhmī (en el resto de la península) escrito de izquierda a derecha. Fue precisamente de este segundo del que derivó el actual devanāgarī, empleado inicialmente por el sánscrito. Únicamente dos lenguas indoarias, urdú y sindí (habladas en Pakistán), utilizan exclusivamente el alfabeto árabe para su representación escrita.

 

Es corriente agrupar el proceso evolutivo de las lenguas indoarias en tres grandes etapas históricas: a) indoario antiguo (1500-600 a.C.), que incluye el sánscrito védico y su variedad hablada, el sánscrito clásico; b) indoario medio (600 a.C.-1000 d.C.), formado por los dialectos prácritos a que dio lugar el segundo, y cuyos testimonios literarios más antiguos son los Edictos de Aśoka, fechados en el siglo III a.C.; c) indoario moderno, compuesto ya por todas las lenguas de este subgrupo, cuyas características diferenciales se desarrollaron básicamente entre los años 1000 y 1300.

 

Los principales rasgos fonéticos que caracterizaron la evolución del indoario antiguo (o sánscrito) al indoario medio fueron los siguientes:

a) En indoario medio se perdieron las consonantes finales (salvo -m, que evolucionó a - con acortamiento de la vocal precedente); por ejemplo, sánscrito putrās ‘hijos’ evolucionó en pāli —el dialecto prácrito utilizado para la redacción de los cánones budistas— a puttā, mientras que putram ‘hijo (ac.)’ dio putta.

b) Los grupos consonánticos interiores se redujeron mediante asimilación fonética —como en los anteriores casos— o epéntesis (ej.: sánscrito rājnā ‘rey (instr.)’ > jaugaa lājinā). No obstante, las nasales permanecieron inalteradas delantes de las oclusivas (ej.: sánscrito / pāli danta- ‘diente’).

c) En los grupos de h más nasal o y se produjo metátesis de estos sonidos (ej.: sánscrito cihna- ‘marca’ > pāli cinha-).

d) Los grupos de fricativas sordas más oclusivas evolucionaron a secuencias homorgánicas de oclusivas con aspiración (ej.: sánscrito hasta- ‘mano’ > pāli hattha-).

 

El sistema gramatical del indoario medio se caracteriza por una reducción general en la compleja morfología del sánscrito. Por ejemplo, la categoría de número dual (presente tanto en el sustantivo como en el verbo) se pierde por completo, de forma que sólo se establece una distinción entre singular y plural. El sistema de tres géneros del indoario antiguo —masculino, femenino, neutro— se ha conservado en algunas lenguas (como el guyaratí, por ejemplo navo,, ‘nuevo,-a,-o’), aunque en otras se ha reducido (como en hindí, que tan sólo posee formas masculinas y femeninas) o perdido por completo (como en bengalí). En la flexión verbal se suprime el contraste entre la voz activa y la medio-pasiva (por ejemplo, el dialecto prácrito pāli posee formas medias como jāyati ‘nacer’ y pasivas como vuccati ‘decirse’ con desinencias activas, derivadas del sánscrito jāyate y ucyate). Por otro lado, la distinción temporal entre aoristo, imperfecto y perfecto se difumina. El orden sintáctico no marcado del indoario medio reflejaba ya la situación actual de la mayoría de las lenguas modernas a que dio lugar: Sujeto-Objeto-Verbo (la única excepción reseñable es el cachemir, en donde el verbo aparece en segundo lugar).

 

Existen dos rasgos fonológicos principales que diferencian a las lenguas indoarias del resto de variantes indoeuropeas (incluyendo las iranias):

1) Conservación de las consonantes oclusivas sonoras aspiradas del indoeuropeo: bh, dh, gh, gwh (ej.: sánscrito gharma- ‘calor’).

2) Creación de una oposición fonológicamente productiva entre las consonantes oclusivas alveolares t / d / dh y sus correlatos retroflejos / / h (ej.: sánscrito nīa- ‘nido, lugar de descanso’, mīha- ‘recompensa’).

La mayoría de las lenguas indoarias actuales aún poseen estos dos rasgos; no obstante, algunas (como el cachemir) no poseen oclusivas sonoras aspiradas, mientras que otras (como el asamés) carecen de oclusivas retroflejas.

 

Rama irania

Las lenguas iranias constituyen la extensión más occidental del grupo indoiranio. Su moderna distribución se debe a los movimientos migratorios de distintos pueblos indoeuropeos (que se llamaban a sí mismos “arios”) que, a comienzos del primer milenio a.C., se asentaron en la región asiática al sur del mar Caspio, en los actuales territorios de Irán y Afganistán. Con anterioridad, hacia el año 1500 a.C., otro grupo de tribus arias se había desplazado más hacia el este, en dirección a la Península Índica, dando lugar con el tiempo al surgimiento de las lenguas indoarias, la otra gran rama que compone el grupo indoiranio. Se estima que en la actualidad alrededor de 150 millones de personas hablan alguna lengua irania (con cerca de la mitad de esta cantidad proporcionada por el persa, que es la variedad más importante).

 

En virtud de sus relaciones genéticas y lingüísticas, se distinguen cuatro grandes bloques dentro de las lenguas iranias (junto con las variedades más importantes dentro de cada grupo):

1) Suroccidental: persa (macrolengua formada por los dialectos farsi (Irán y región del Golfo Pérsico), dari (norte de Afganistán) y tayiquí (Tayikistán)), lurí, bajtiarí y larí (lenguas nómadas del suroeste de Irán), dialectos Fars (en la provincia homónima del sur de Irán), cumsarí (norte de Omán), tatí (Azerbaiyán, Daguestán e Irán).

2) Noroccidental: curdo (región del Kurdistán, que se extiende por territorios de Turquía, Irán, Iraq y Siria), talechí (Azerbaiyán, Irán), baluchí (Irán, Pakistán, Afganistán), guilaquí (norte de Irán), masandaraní (norte de Irán), sasaquí (Turquía), guraní (Irán, Iraq), bascardí (sureste de Irán), semnaní (norte de Irán), dialectos tat (noroeste de Irán), vafsí (noroeste de Irán), astianí (noroeste de Irán), dialectos centrales de Irán (centro y norte del país).

3) Suroriental: munyí (Afganistán), parachí (Afganistán), ormurí (Pakistán, Afganistán), yidga (Pakistán).

4) Nororiental: pasto (Afganistán, Pakistán), lenguas pamires (Tayikistán, Afganistán, Pakistán, China), osete (Georgia, Rusia, Turquía), yagnobí (Tayikistán).

A las anteriores lenguas hay que sumar otras que, aunque extintas en la actualidad, representaron en su momento variedades lingüísticas importantes: pahlavi, medo, parto, avéstico, saka, bactriano, escita, sármata, alano, sogdiano y juaresmiano.

 

A mediados del primer milenio a.C. ya se habían establecido las principales diferencias dialectales entre estos cuatro grupos. Como puede verse, existe una división bipartita dentro de las lenguas iranias: por una parte se oponen las variantes occidentales y orientales, y por otra las septentrionales y meridionales. Las principales isoglosas que separan este de oeste son las siguientes:

1) Los dialectos orientales transforman las oclusivas sonoras b, d, g de los occidentales en sus correlatos fricativos β/v, ð, ɣ. Ejemplo: persa berādar ‘hermano’, baluchí brās vs. sogdiano βr’t, yagnobí virðt.

2) Los dialectos orientales convierten la africada palatal č de los occidentales en su correlato dental c (pronunciado [ts]). Ejemplo: persa medio čahār ‘cuatro’, baluchí čār vs. chugní cavðr.

3) Los dialectos orientales transforman los grupos consonánticos -ft- y -xt- de los occidentales en sus correlatos sonoros -vd- y -ɣd- (y viceversa). Ejemplo: persa doxtar ‘hija’, guilaquí duxtər vs. avéstico dugdā, vají ðəɣd.

 

El grupo suroccidental de las lenguas iranias (en el que se halla en persa) posee una serie de rasgos característicos que lo distinguen no sólo del noroccidental, sino también de los dialectos orientales en conjunto. Uno de ellos es la presencia de las consonantes dentales θ/d en lugar de las alveolares s/z (ej.: persa dān- ‘conocer’ vs. curdo zan-, avéstico zān-). Entre los grupos suroccidental y noroccidental exclusivamente se producen las alternancias z-/j- y d-/b- (ej.: persa zan ‘mujer’ vs. sasaquí jan; persa dar ‘puerta’ vs. parto br).

 

Dentro de las lenguas iranias del este, la subdivisión entre variantes surorientales y nororientales se lleva a cabo en base a criterios fonológicos y morfológicos. En las segundas, por ejemplo, se desarrolló una marca de plural -t a partir de un sufijo que originariamente servía para formar sustantivos abstractos (ej.: yagnobí pōda ‘pie’ — pōdōt ‘pies’, osete sər ‘cabeza’ — sərtə ‘cabezas’). Los dialectos surorientales, por otro lado, muestran una tendencia general hacia el desarrollo de consonantes retroflejas (por influjo seguramente de las lenguas indoarias habladas en Pakistán).

 

Los más antiguos testimonios escritos dentro de las lenguas iranias se hallan representados por el llamado iranio antiguo (entre los siglos XIV y IV a.C.), período evolutivo que comprende tanto el avéstico —lengua en la que se conservaron los textos sagrados del zoroastrismo, religión que dominó el mundo persa durante los siglos VII y VI a.C.— como las inscripciones cuneiformes del persa antiguo —particularmente durante el reinado de Darío el Grande (522-486 a.C.) y Jerjes (486-465 a.C.). Esta última lengua, que tras las conquistas logradas por el Imperio Persa durante el siglo V a.C. se convirtió en la más importante de la Antigüedad, puede relacionarse genéticamente con el grupo suroccidental de las lenguas iranias. A partir de una serie de testimonios arqueológicos y lingüísticos se puede deducir que el iranio antiguo se extendía por un amplio territorio desde las estepas del suroeste de Rusia hasta el Turquestán chino.

 

A pesar de que el avéstico y el persa antiguo sean las principales fuentes documentales de este período, una serie de nombres propios y topónimos proporcionan información acerca de la existencia de otras variantes iranias. Una de ellas es el medo, la lengua de la provincia de Media, con centro en Ecbatana (actual Hamadan, en el noroeste de Irán). Su período de máximo esplendor coincide con el del Imperio Medo (que entre los siglos VIII y VI a.C. abarcaba un amplio territorio que se extendía por los actuales Irán, Turquía y Afganistán), de forma que incluso ejerció su influencia sobre el persa antiguo; genéticamente, el medo pertenece al grupo noroccidental de las lenguas iranias. Otras dos lenguas de las que se tiene un conocimiento impreciso son el escita y el sármata, habladas por las tribus homónimas que habitaron las estepas del sur de Rusia desde el siglo VIII a.C. hasta el V d.C. (fecha en que fueron dispersados por las invasiones de los hunos). Su identificación ha sido posible gracias al análisis lingüístico de nombres propios y topónimos en una serie de inscripciones de las colonias griegas más orientales y su comparación con el osete (su único descendiente moderno). Estas dos lenguas formaban en realidad un continuo dialectal denominado grupo escita-sármata, uno de cuyos descendientes fue el alano, idioma hablado por el pueblo homónimo entre los siglos V y XI y que a su vez dio origen posteriormente al osete.

 

La siguiente etapa evolutiva dentro de las lenguas iranias está representada por el iranio medio (entre los siglos IV a.C. y IX d.C.), propiamente llamado ya persa medio, puesto que representa básicamente la continuación directa del persa antiguo. Aunque los primeros testimonios escritos corresponden a unas inscripciones realizadas en monedas, en el siglo II a.C., el principal corpus ilustra la lengua dominante durante el Imperio Sasánida (entre los siglos III y VII de nuestra era), cuyo centro se hallaba en la provincia de Fars (antigua Persis). Tras la conquista islámica de la región, que se produjo entre los siglos VII y VIII, el iranio medio llegó a extender su influencia por una amplia región que comprendía los actuales territorios de Irán, Afganistán y Asia Central. El sistema de escritura utilizado para su representación, denominado pahlavi (nombre que designa igualmente el persa medio), estaba basado en los alfabetos arameos. Esta lengua está también representada por un extenso corpus de textos maniqueos hallados en el Turquestán chino, que corresponden a los siglos VIII y IX, aunque los más antiguos testimonios se remontan a la época de Mani (216-276), el fundador del maniqueísmo.

 

A esta etapa evolutiva de las lenguas iranias corresponde igualmente el parto, que pertenece al mismo grupo noroccidental que el medo; se trataba de la lengua hablada en la provincia de Partia, al sureste del mar Caspio, que en su época de máximo esplendor durante la dinastía arsácida (247 a.C.-224 d.C.) se extendía por los actuales territorios de Irán y este de Turquía. El parto empleaba para su representación escrita la variedad tipográfica inicial del anterior sistema pahlavi (que posteriormente se extendería como principal sistema de escritura durante el iranio medio hasta la conquista islámica de Persia en el año 642).

 

Otras dos lenguas representativas del iranio medio —pertenecientes al grupo nororiental— fueron el sogdiano y el juaresmiano. El primero constituyó el principal medio de comunicación en un amplio territorio que se extendía desde Samarcanda y la ruta de la seda hasta China; los más importantes testimonios escritos que se conservan ―representados mediante un sistema de escritura de base consonántica derivado del siriaco― son cartas privadas (desde el siglo IV d.C.), documentos oficiales hallados en Tayikistán (siglo VIII) y una serie de textos budistas (también del siglo VIII). El único descendiente moderno del sogdiano es el yagnobí. Por su parte el juaresmiano, hablado en el área que ocupa la moderna ciudad uzbeca de Khiva, aparece testimoniado en una serie de documentos e inscripciones en un tipo de escritura aramea pertenecientes a un periodo comprendido entre los siglos III-VIII (aunque es también posible encontrar fragmentos representativos de esta lengua en textos islámicos posteriores, entre los siglos XI y XIV).

 

Por último, hay que mencionar otras dos fuentes para el estudio del iranio medio, ambas genéticamente relacionadas con el grupo suroriental de las lenguas iranias; se trata del saka, hablado por las tribus escitas más orientales que fundaron el Reino de Khotan (en la moderna región china de Xinjiang), y el bactriano, la lengua de la antigua región asiática de Bactriana (en el moderno territorio de Afganistán). Del primero se tiene conocimiento gracias a un amplio corpus de textos budistas —de entre los siglos IV y XI d.C.— escritos en el alfabeto brāhmī de los hindúes, mientras que el segundo está representado principalmente por una inscripción de veinticinco líneas compuesta en una variedad del alfabeto griego y datada hacia el siglo II d.C., hallada en el templo de Surkh Kotal (norte de Afganistán).

 

Los principales cambios fonológicos que sirvieron para diferenciar a las lenguas iranias de las indoarias tras la disgregación del grupo indoiranio original son los siguientes:

1) Las consonantes oclusivas sonoras aspiradas *bh, *dh, *gh del indoiranio —que reproducían este mismo esquema en el primitivo indoeuropeo— se conservaron en las lenguas indoarias, mientras que en las iranias se convirtieron en b, d, g, respectivamente, tras perder su aspiración (compárese, por ejemplo, el sánscrito bhrātar ‘hermano’ con el avéstico brātar).

2) Las consonantes oclusivas sordas aspiradas *ph, *th, *kh del indoiranio —idénticas a las del indoeuropeo— se conservaron en las lenguas indoarias, pero se convirtieron en sus correlatos fricativos f, θ, x, respectivamente, en las iranias (o en las oclusivas sin aspiración p, t, k después de s). Ejemplo: sánscrito path- ‘camino’ / avéstico paθ-; sánscrito sthā- ‘permanecer’ / avéstico stā-.

3) Las consonantes oclusivas sordas *p, *t, *k del indoiranio —idénticas a las del indoeuropeo— se conservaron en las lenguas indoarias, mientras que en las iranias evolucionaron a sus correlatos fricativos f, θ, x, respectivamente, cuando se trataba del primer elemento dentro de un grupo consonántico. Ejemplo: sánscrito putrá- ‘hijo’ / avéstico puθra-. Una lengua irania muy arcaica como el vají, no obstante, conserva el grupo -tr-.

4) Las consonantes palatales *c, *j, *jh del indoiranio —*k, *g, *gh en indoeuropeo— se conservaron como ś, j, h, respectivamente, en las lenguas indoarias, pero en las iranias adelantaron su punto de articulación y se transformaron en s, z, z (o θ, d, d); compárese el sánscrito hasta- ‘mano’ con el avéstico zasta- o el persa antiguo dasta-.

5) La consonante fricativa *s del indoiranio se conservó en las lenguas indoarias, aunque en las iranias se convirtió en la aspirada h (excepto delante de *p, *t, *k, para posibilitar de esta forma el cambio producido en 2). Ejemplo: sánscrito ásmi ‘soy’ / avéstico ahmi.

 

Desde el punto de vista morfosintáctico, todas las lenguas iranias presentan una serie de características comunes, en particular una ordenación de los constituyentes oracionales que favorece la posición del verbo en último lugar y un sistema verbal basado en dos formas temáticas básicas: presente y pretérito. En el plano léxico, la invasión islámica del siglo VII d.C. supuso la entrada de gran cantidad de arabismos. Otra consecuencia de este hecho histórico fue el uso generalizado del alfabeto árabe para la representación escrita de la mayoría de lenguas iranias. Antes de la Segunda Guerra Mundial, no obstante, el gobierno soviético creó un sistema alfabético basado en los caracteres cirílicos del ruso para representar el tayiquí, el osete y el curdo, lenguas iranias habladas en las antiguas repúblicas soviéticas.

 

Bibliografía general

ACHARYA, Jayaraj: A Descriptive Grammar of Nepali (Washington D.C.: Georgetown University Press, 1991).

BAILEY, T. G.: Teach Yourself Urdu (London: English Universities Press, 1956).

BENDER, E. / RICCARDI, T.: An Advanced Course in Bengali (Philadelphia: University of Pennsylvania, 1978).

BLOCH, J.: Indo-Aryan from the Vedas to Modern Times (Paris: Adrien-Maisonneuve, 1965).

BURROW, T.: The Sanskrit Language (London: Faber and Faber, 1965).

GEIGER, Wilhelm: Maldivian Linguistic Studies (New Delhi: Asian Educational Services, 1996).

GONEN, Amiram [dir.]: Diccionario de los pueblos del mundo (Madrid: Anaya, 1996).

MASICA, Colin P.: The Indo-Aryan Languages (Cambridge University Press, 1991).

MCDOUGALL, Bonnie Graham: Sinhala: Basic Course (Washington, D.C.: Foreign Service Institute, 1979).

MCGREGOR, R. S.: Outline of Hindi Grammar (London: Oxford University Press, 1972).

PENZL, H.: A Grammar of Pashto (Washington, DC: American Council of Learned Societies, 1955).

RAMÍREZ HEREDIA, Juan de Dios: Gramática gitana (I Tchatchipen, II, April-June 1993).

RAY, P.S. et al.: Bengali Language Handbook (Washington, D.C.: Center for Applied Linguistics, 1966).

SHAPIRO, Michael C.: A Primer of Modern Standard Hindi (New Delhi: Motilal Banarsidass, 2003).

VAMAN DHONGDE, Ramesh / WALI, Kashi: Marathi (Amsterdam: John Benjamin’s Publishing Company, 2009).

WHITNEY, W. D.: Sanskrit Grammar, Including Both the Classical Language and the Older Dialects, of Veda and Brahmana (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1889).

WINDFUHR, G. L.: Persian Grammar. History and State of its Study (La Haya: Mouton, 1979).

YADAV, Ramawatar: A Reference Grammar of Maithili (Berlin: Mouton de Gruyter, 1996).

© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco