DÁLMATA

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

langa dalmata ['langa'dalmata]

Nombre español

dálmata ['dalmata]

Nombre inglés

Dalmatian [dæl'meɪʃən]

Filiación lingüística

familia indoeuropea > grupo románico > rama occidental > subgrupo italorrománico

Hablado en

Croacia, Macedonia, Albania, Grecia

Número de hablantes

Dialectos principales

ragusano, veglioto

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

1280

Tipología sintáctica

S-V-O

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario.

 

ESQUEMA

1.        Descripción

2.        Texto ilustrativo

 

 

Descripción

 

El dálmata (o dalmático) pertenece a la rama occidental, subgrupo italorrománico, de las lenguas románicas, subclase dentro de la familia indoeuropea. Se trata en la actualidad de una lengua extinta, que se habló en los territorios de Croacia, Macedonia, Albania y Grecia septentrional. Sus dos dialectos principales eran el ragusano al sur (con centro en Ragusa, moderna Dubrovnik), que desapareció en el siglo XV, y el veglioto al norte (basado en el habla de Veglia, moderna Krk), cuyo último hablante, Antonio Udina, murió en 1898, fecha a partir de la cual el dálmata se considera oficialmente una lengua muerta.

 

El origen de esta lengua románica se remonta al siglo V, cuando los pueblos ilirios romanizados que habitaban la provincia romana de Dalmacia se refugiaron de las invasiones bárbaras en la costa dálmata, y allí desarrollaron su propio idioma: el dalmático neolatino. Los primeros testimonios escritos de esta lengua se remontan al siglo XIII: se trata de un inventario de 1280 redactado en el dialecto ragusano que incluye palabras como pen ‘pan’, teta ‘padre’, chesa ‘casa’. A lo largo de su historia, el dálmata ha recibido la influencia del croata y el véneto (una lengua románica independiente, sin relación con el dialecto homónimo del italiano, hablada al noreste de Italia y que gozó de gran prestigio como lengua franca durante la República de Venecia).

 

Al igual que el istriorrománico, el dálmata es una lengua caracterizada por su gran arcaísmo. Esto se muestra, por ejemplo, en el hecho de que ha palatalizado las oclusivas velares latinas [k] y [ɡ] delante de i, pero no delante de e (ej.: lat. civitatem > dál. čituot ‘ciudad’; lat. cenare > dál. kenur ‘cenar’). Otro rasgo arcaico en su morfología es la formación de plurales mediante la adición de un sufijo vocálico -i/-e a la raíz (de forma parecida al italiano y el rumano y distinta del resto de lenguas románicas, que añaden -s). En el plano sintáctico, el dálmata muestra el orden básico Sujeto-Verbo-Objeto común a todos los idiomas romances (ej.: el juarbol sant in tel buasc ‘el árbol está en el bosque’). Los pronombres numerales (del 1 al 10) son: join, dói, tra, quatro, čenk, si, siapto, vapto, nu, dik.

 

El dálmata emplea para su representación escrita el alfabeto latino, aunque carece de las letras c, h, w y x (que no transcriben ningún sonido de esta lengua) y en cambio añade el carácter centroeuropeo č (por influencia del croata).

 

 

Texto ilustrativo

 

Tuota nuester, che te sante intel sil,

sait santificuot el naun to.

Vigna el raigno to.

Sait fuot la voluntuot toa, coisa in sil, coisa in tiara.

Duote costa dai el pun nuester cotidiun.

E remetiaj le nuestre debete,

coisa nojiltri remetiaime a i nuestri debetuar.

E naun ne menur in tentatiaun,

miu deleberiajne dal mal.

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu nombre.

Venga tu reino.

Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación,

y líbranos del mal.

Padre Nuestro



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco