OCCITANO

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

lenga d’òc ['leŋɡɔ ɔk] / provençal [pruβen'sal]

Nombre español

occitano [okθi'tano]

Nombre inglés

Occitan ['ɒksɪtæn]

Filiación lingüística

familia indoeuropea > grupo románico > rama occidental > subgrupo galorrománico

Hablado en

España¹, Francia#, Italia#, Suiza#

Número de hablantes

750.000 (2000)

Dialectos principales

provenzal, languedociano, lemosín, auvernés, provenzal alpino, aranés

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

s. XI

Tipología sintáctica

S-V-O

° idioma nacional        ¹ idioma oficial        + dialecto        # idioma minoritario.

 

ESQUEMA

1.        Introducción

2.        Evolución histórica

3.        Ortografía y pronunciación

4.        Morfología

5.        Sintaxis

6.        Texto ilustrativo

 

 

Introducción

 

El occitano (o provenzal) pertenece a la rama occidental, subgrupo galorrománico, de las lenguas románicas, subclase dentro de la familia indoeuropea. Con este nombre se conoce un grupo de dialectos similares hablados en la región histórica de Occitania (mitad sur de Francia, Mónaco, zonas limítrofes de Italia y Valle de Arán en España), que en francés se corresponden con el término tradicional de langue d'oc ―por oposición a los dialectos románicos del norte de Francia conocidos como langue d'oïl (oc y oïl son las derivaciones regionales del adverbio afirmativo “sí” a partir de la respectiva forma latina: hoc en el caso del primero, hoc illi en el caso de oïl, que posteriormente dio lugar a oui en francés moderno). Estos dialectos occitanos son el provenzal (hablado en la región histórica de Provenza, al sudeste de Francia, entre Niza, Nimes y Aviñón), el lemosín (hablado en la zona de Limoges y Perigueux), el auvernés (en la región de Auvernia, entre Clermont-Ferrand y Rodez), el provenzal alpino (entre el Ródano y los Alpes), el languedociano (entre Toulouse, Carcasona y Perpiñán) y el aranés (Valle de Arán, en la región pirenaica del norte de Lérida). En su momento se consideró que el gascón (lengua hablada en la región de Gascuña, al norte de los Pirineos) era otro dialecto occitano, aunque recientes estudios han demostrado su independencia lingüística.

 

El dialecto occitano más importante es el provenzal, que cuenta con cerca de 350.000 hablantes en la región de Provenza (de hecho, tradicionalmente se ha venido utilizando el término “provenzal” como sinónimo de “occitano”, ya que el primero es el dialecto originario que dio lugar a los anteriores). Las estimaciones sobre el número total de hablantes de todos los dialectos occitanos varían en función de los criterios considerados: como lengua nativa e idioma principal no supera el millón de hablantes, todos ellos bilingües en francés o español; si se tiene en cuenta a los hablantes esporádicos de occitano (fundamentalmente en ámbitos familiares), esta cifra probablemente se eleve hasta los dos millones; si además se añade a los que tienen cierta competencia lingüística en el idioma aunque no lo consideran su lengua principal, el número aumenta hasta los seis millones. En cualquier caso, la mayoría de dialectos occitanos se hallan en peligro de extinción por el hecho de que únicamente las personas mayores lo hablan y no están considerados idiomas oficiales en sus territorios (con la única excepción del aranés, que desde 2010 es lengua oficial en el Valle de Arán junto con el catalán y el español).

 

 

Evolución histórica

 

La histórica región de Provenza (que antiguamente se identificaba con la Galia Cisalpina y Narbonensis) fue romanizada antes que el resto de Francia, lo que posibilitó que su lengua no sufriera los efectos de la invasión germánica en la misma medida que el resto del país. El nombre originario que recibió fue el de langue romane, debido a la creencia de que era el idioma originario del que derivaban todas las lenguas románicas. Pese a que los primeros testimonios escritos en una lengua que ya puede denominarse provenzal antiguo datan del siglo X (con palabras mezcladas en textos latinos), una de las primeras obras redactadas completamente en esta lengua es la Chanson de Sainte Foy D’Agen, compuesta hacia mediados del siglo XI.

 

A comienzos del siglo XII, el provenzal ya estaba constituido como lengua románica claramente diferenciada. El momento clave de su desarrollo fue el período comprendido entre los siglos XII y XIV, cuando representó el instrumento de expresión poética de los trovadores y la lengua cultural de todo el sur de Francia, con una considerable influencia en la literatura de Italia, España y Alemania. Estos poetas medievales crearon una gran producción lírica de tipo amoroso y satírico, cuyo sentido, a menudo, estaba cargado de secreto y de simbolismo. Las posteriores presiones lingüísticas que llegaron del norte, con la progresiva imposición del dialecto parisino como idioma estándar de todo el país, acabaron con la literatura trovadoresca y la cultura provenzal. La lengua se desintegró entonces en los diferentes dialectos occitanos que se hablan en la actualidad. En general, el provenzal es una lengua más próxima al catalán que al francés, tanto geográfica como lingüísticamente.

 

Durante el siglo XIX surgió un movimiento que se propuso recuperar y normalizar el provenzal, abanderado por el célebre poeta Frédéric Mistral (1830-1914). Como parte de su intento por crear una nueva forma estándar para la lengua, Mistral publicó un magno diccionario de provenzal en dos volúmenes (Lou Tresor dóu Félibrige, 1876-1886), además de una colección de poemas épicos que le sirvieron para lograr el Premio Nobel en 1904. Esto hizo que, hacia mediados del siglo XX, se hubieran publicado cientos de novelas, poemas y obras teatrales en esta lengua románica. Actualmente, el Instituto de Estudios Occitanos (con base en Toulouse) ha llevado a cabo la enorme tarea de proporcionar una norma literaria y una ortografía estándar al provenzal, para lo cual eligió el languedociano como dialecto base. Ésta es la forma unificada de la lengua que se enseña hoy en día en las escuelas de Provenza. No obstante todo lo anterior, con el creciente énfasis nacionalista y unitario de Francia, el provenzal está siendo lenta pero seguramente reducido a una modalidad regional que, en opinión de los expertos, está condenada a la extinción. En el plano léxico, se estima que unas quinientas palabras han pasado de esta lengua al francés moderno, como bague ‘anillo’, cadeau ‘regalo’, velours ‘terciopelo’ y otras.

 

 

Ortografía y pronunciación

 

El occitano emplea para su representación escrita el alfabeto latino (excepto los caracteres k, w, y). Adicionalmente, y de forma similar al francés, emplea la cedilla (ç) para indicar el sonido [s] de la letra c en lugar del esperado [k] cuando precede a las vocales a, o, u, diéresis (ï, ü), acentos graves (à, è, ò) y acentos agudos (á, é, í, ó, ú). Por influencia del catalán, en la moderna ortografía occitana se utiliza el “punto volado” (·) para separar dos consonantes que pertenezcan a sílabas distintas o para indicar pronunciaciones diferentes en las letras ch, j, g (ch· [ʃ], [ʒ], g·(+e,i) [ʒ] frente a los habituales ch [ts], j [ʤ], g(+e,i) [ʤ]).

 

Las siguientes 23 letras forman el alfabeto occitano:

 

Mayúsculas

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

X

Z

Minúsculas

a

b

c

d

e

f

g

h

i

j

l

m

n

o

p

q

r

s

t

u

v

x

z

Pronunciación (véase AFI)*

a

b

k/s

d

e

f

ɡ/ʤ

-

i

ʤ

l

m

n

ɔ

p

k

ʀ

s

t

y

v

ts

z

* Representa la pronunciación de la letra aislada o la más habitual. Para su pronunciación real en el contexto de la palabra, véase las distintas reglas ortográficas más abajo.

 

El repertorio de sonidos consonantes del occitano es el siguiente (véase Alfabeto Fonético Internacional):

 

LUGAR DE ARTICULACIÓN

bilabial

labio-dental

labio-palatal

alveolar

post-alveolar

palatal

velar

uvular

MODO DE ARTICULACIÓN

oclusivo

p b

 

 

t d

 

 

ɡ

 

fricativo

 

f  (v)

 

s z

ʃ   ʒ

 

 

 

africado

 

 

 

ts

ʧ  ʤ

 

 

 

nasal

m

 

 

n

 

ɲ

 

 

vibrante múltiple

 

 

 

r

 

 

 

(ʀ)

vibrante simple

 

 

 

ɾ

 

 

 

 

lateral

 

 

 

l

 

ʎ

 

 

aproximante

w

 

ɥ

 

 

j

 

 

 

La pronunciación de las letras b y v en el dialecto languedociano es [b] (con su alófono [β] en contextos sonoros), aunque el provenzal emplea el sonido labiodental fricativo sonoro [v] para la segunda. De forma parecida, el sonido uvular [ʀ] se usa en este último dialecto como una variante de las vibrantes [r] y [ɾ]. En provenzal, el grupo ch se pronuncia [ts], mientras que en languedociano representa el sonido postalveolar [ʧ]. Las letras n y r en final de palabra son mudas (ej.: sabon [saɔ] ‘jabón’, susar [su'sa] ‘sudar’), mientras que los grupos nd y nt se pronuncian [n]. Los sonidos palatales [ɲ] y [ʎ], equivalentes a la pronunciación española de ñ y ll, se escriben lh y nh, respectivamente (ej.: botelha, montanha). El occitano ―en especial el dialecto languedociano― evita la pronunciación de dos consonantes seguidas, bien suprimiendo la primera y reforzando la segunda (como en abdicar [addi'ka]), bien alterando la primera (como en occitan [utsi'ta]).

 

El inventario de sonidos vocálicos del occitano es el siguiente (véase Alfabeto Fonético Internacional):

 

FRONTALIDAD

anterior

central

posterior

ALTURA

alto

i / y

 

u

medio

e

 

 

medio-bajo

ɛ

 

ɔ

bajo

 

a

 

 

Ortográficamente, [u] se transcribe como ou e [y] como u. Todas las vocales del occitano son de carácter nasal cuando preceden al sonido [n]. La vocal o se pronuncia [u] en posición átona o inacentuada (ej.: sortído [suɾ'tidu]). De forma parecida, la -a en posición átona final de palabra se pronuncia como [ɔ] (ej.: terrassa [te'rasɔ]). Por otro lado, existen una serie de diptongos y triptongos formados por la combinación de estos sonidos con las semivocales [w], [ɥ], [j]. Las palabras occitanas de dos o más sílabas son por lo general llanas.

 

 

Morfología

 

Los nombres pueden ser masculinos (normalmente acabados en -e) o femeninos (con la terminación típica -a). Con muy pocas excepciones, los sustantivos occitanos poseen el mismo género gramatical que sus correlatos en francés. Las formas de singular y plural también son idénticas. Un rasgo curioso del occitano consiste en el hecho de no poseer pronombres personales en función de sujeto, ya que la forma conjugada del verbo lo indica clara y distintamente. Las formas compuestas de los verbos se forman mediante los auxiliares èstre ‘ser/estar’ y avé ‘haber’ (ej.: la cansoun qu’ai cantado ‘la canción que he cantado’). La negación se expresa mediante la partícula pas (ej.: siéu pas riche ‘no soy rico’). Los pronombres numerales (del 1 al 10) son: un, dous, tres, quatre, cinq, sièis, sèt, vue, nòu, dès.

 

 

Sintaxis

 

Los dos tipos de ordenación sintáctica preferidos por el occitano son Sujeto-Verbo-Objeto y Verbo-Sujeto-Objeto (ej.: es vengu lou tèms di marcat li bèsti ‘ha llegado el momento de llevar los animales al mercado’).

 

 

Texto ilustrativo

 

Van parti de Lioun à la primo aubo

li veiturin que règnon sus lou Rose.

Es uno raço d’ome caloussudo,

galoio e bravo, li Coundriéulen. Sèmpre

planta sus li radèu e li sapino,

l’uscle dóu jour e lou rebat de l’aigo

ié dauron lou carage coume un brounze.

Mai d’aquéu tèms encaro mai, vous dise,

ié vesias d’oumenas à barbo espesso,

grand, courpourènt, clapu tau que de chaine,

boulegant un saumié coume uno busco.

Con las primeras luces de la mañana parten de Lyon

los barqueros que gobiernan el Ródano.

Es un grupo de hombres

robustos y bravos, los Condrillots.

Siempre de pie sobre sus barcos de planchas de abeto,

el moreno del sol y el destello del agua cristalina

han dado a sus rostros el aspecto del bronce.

En aquel día colosos eran

de barba gruesa,

grandes, corpulentos y fuertes como robles,

moviendo vigas como una personas pajas.

El poema de la Rosa (1897), Frédéric Mistral



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco