RETORROMÁNICO

 

FICHA TÉCNICA

Nombre original

Retorumantsch [retorʊ'manʧ]

Nombre español

retorrománico [retoro'maniko]

Nombre inglés

Rhaeto-Romance ['ritoʊ roʊ'mæns]

Filiación lingüística

familia indoeuropea > grupo románico > rama occidental > subgrupo galorrománico

Hablado en

Italia¹, Suiza¹

Número de hablantes

600.000 (2010)

Dialectos principales

friulano, ladino, romanche

Sistema de escritura

alfabeto latino

Documentado desde

s. XII

Tipología sintáctica

S-V-O

° idioma nacional ¹ idioma oficial + dialecto # idioma minoritario.

 

ESQUEMA

1.        Descripción

2.        Texto ilustrativo

 

 

Descripción

 

El retorrománico pertenece a la rama occidental, subgrupo galorrománico, de las lenguas románicas, subclase dentro de la familia indoeuropea. Este nombre genérico hace referencia a un conjunto de tres dialectos afines hablados en el norte de Italia y el sudeste de Suiza. De los más de 600.000 hablantes de retorrománico, el 90 por ciento viven en la región de Friuli-Venecia Julia, al noreste de Italia, en donde la variedad retorrománica llamada friulano (furlan) está considerada desde 1999 idioma oficial, al amparo de una ley italiana que protege a las minorías lingüísticas del país (motivo por el que el friulano se halla presente en la enseñanza y los medios de comunicación). El dialecto romanche (Rumantsch) también posee la condición de idioma oficial en Suiza (junto con el alemán, el francés y el italiano), aunque apenas cuenta con 35.000 hablantes en el cantón montañoso de Grisones. La tercera variedad lingüística retorrománica, el ladino (ladin), es un idioma minoritario en Italia con cerca de 30.000 hablantes ―la mayoría de ellos bilingües― en la región de Trentino-Alto Adige (en los Alpes dolomitas fronterizos con Austria).

 

Históricamente, el retorrománico deriva de la variedad de latín vulgar hablada en la antigua provincia romana de Retia, en los Alpes Centrales, que sustituyó a las dos lenguas prerromanas que se hablaban en esa región: el celta al norte y el rético (idioma pre-indoeuropeo) al sur. La supervivencia de los dialectos retorrománicos, a pesar de las presiones de lenguas vecinas, ha sido posible gracias a su aislamiento en una región alpina extremadamente montañosa y de difícil acceso. Sin embargo, este mismo aislamiento también ha sido el causante de su fragmentación en subdialectos locales; por ejemplo, dentro del romanche suizo se distinguen las siguientes variedades: interromanche (variedad estándar de la lengua), sursilvano, sutsilvano, surmirano, engadino.

 

El retorrománico emplea para su representación escrita el alfabeto latino, aunque con algunas variaciones ortográficas de carácter dialectal, como la cedilla (ç) y el empleo de acentos graves y circunflejos para indicar el timbre y la longitud vocálicas. Desde el punto de vista gramatical y léxico, los tres dialectos retorrománicos presentan características comunes con el francés, el italiano y el catalán. Un rasgo fonológico que los diferencia del resto de variedades románicas es la presencia de las oclusivas palatales [c] y [ɟ] (como en cjoc [cok] ‘borracho’ o tegia ['teɟa] ‘cabaña’), que se oponen a las africadas [ʧ] y [ʤ], respectivamente. Los pronombres numerales (del 1 al 10) en el dialecto romanche son: ün, dus, trais, quatro, tschinch, ses, set, ot, nouv, desch.

 

 

Texto ilustrativo

 

[ROMANCHE]

A Vella, la veglia capitala da Lumnezia e liug distinguiu da purs e pugnieras, tonscha la splendur dil geraun tochen maneivel dallas cases. El ruaus della dumengia damaun fa ei la pareta che vitg e cultira seigien in esser, ch’igl undegiar dils feins madirs seplonti viavon sur seivs e miraglia, encurend in sinzur davos ils veiders glischonts dellas cases. L’empermischun della stad schai ell’aria cun si’odur pesonta da rosas selvatgas e mèl, mo era cugl aspect penibel da spinas e carduns.

════════════════════════════════════

En Vella, la antigua capital del valle de Lumnezia, durante mucho tiempo dominio de criadores de selecto ganado, el esplendor de las tierras parece alcanzar a las mismas casas. En el silencio de la mañana dominical se tiene la sensación de que el pueblo y la naturaleza son uno, que la ondulación de la alfalfa madura parece llegar más allá del límite de los muros, casi como si escuchara un eco detrás de los brillantes cristales de las ventanas de las casas. La promesa del verano flota en el aire con el dulce perfume de rosas silvestres y miel, pero también con la dolorosa vista de las espinas y los cardos.

Il cavalè della Greina (1960), Toni Halter



© www.linguasport.com

Página creada, diseñada y editada por Santiago Velasco